Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 32 mins 56 segs

    VENEZUELA: QUIENES ESTÁN DETRÁS DE LA GUERRA

    Hace 6 horas 20 mins

    por Carlos Lanz Rodríguez

    En la actual coyuntura histórica, el imperio norteamericano y sus socios, están implementando un plan de agresión contra Venezuela, el cual tiene aristas de vieja data entre las que se encuentra la manipulación de la CRISIS HUMANITARIA como una coartada que justifique la intervención militar.

    En tal sentido, cobra pertinencia ubicar el contexto programático que permite comprender las características de este proceso y su diversas concreciones, para lo cual vamos a reseñar sumariamente una especie de tesis al respecto

    I.- SOBRE LA NATURALEZA DE LA GUERRA

    En la historia del capitalismo desde su acumulación originaria, a través de la guerra, se encuentra el robo y el pillaje como mecanismo de apropiación de riquezas y como modo de producción se articula en torno a la explotación del trabajo y de la naturaleza. Esta es la génesis de la acumulación y la reproducción ampliada del capital, modulado periódicamente por crisis orgánicas que son paliadas también por el empleo de la guerra y la confrontación armada, siendo bien conocido este fenómeno y sus determinaciones:

    Uso del complejo militar – industrial como locomotora de la actividad productiva.
    -Destrucción y reconstrucción de países intervenidos
    – Reparto del mundo y conquista de nuevos mercados
    – Saqueo de materias primas y recursos energéticos.
    – Exportación del capital financiero especulativo a través del mecanismo de la deuda

    II.- QUIENES ESTAN DETRÁS DE LA GUERRA

    El anterior proceso de confrontación bélica, no se da sin sujetos, clases, etnias, naciones, los cuales se miden en el campo de batalla por sus intereses, siendo en la mayoría de los casos propiciadores y beneficiarios de la guerra que permanecen ocultos entre bastidores. De allí la importancia de ubicar el mapa de actores que subyacen en el fenómeno de la guerra, ya que son nuestros verdaderos enemigos:

    1.-El cartel financiero

    2.-El lobby petrolero

    3.-El emporio mediático

    4.-Empresas del complejo militar industrial

    Estas redes corporativas a su vez, están controladas y en manos de unas pocas familias que concentran y centralizan la propiedad en todo el mundo. Son los amos del circo, que manipulan los payasos por supuesto.. He aquí estas familias que controlan el imperio del capital: Rothschild, Rockefeller,Warburg,Morgan, Lazard, Mosés, Kuhn Loeb, Lehman Brothers, Goldman Sachs .


    III.- EL CARÁCTER NO CONVENCIONAL DE LA ACTUAL GUERRA

    En correspondencia con las relaciones de fuerzas presentes en los conflictos clasistas, étnicos o nacionales, donde no dejan de estar las contradicciones inter-burguesas e inter-imperialistas, van evolucionando las modalidades de guerra como productos de la sistematizaciones de la experiencias y el balance de las múltiples derrota que ha sufrido el imperio, por lo que podemos destacar algunos hitos que han determinados las actuales modalidades de guerra, particularmente la proxywar y la guerra hibrida:

    1.- SECUELAS DEL SÍNDROME DE VIETNAM: “todo menos baja”.

    2.- GUERRA NO AUTORIZADA: “utilización de las ordenes ejecutivas”.

    3.- COSTOS ECONÓMICOS CRECIENTES

    4.- DIFICULTADES PARA ARMAR ALIANZAS BÉLICAS.

    5-EMPANTANAMIENTO COMO LA INTERVENCIÓN EN AFGANISTAN, DONDE HAN PAGADO UN ALTO COSTO POLÍTICO POR EL EMPLEO DE TROPAS EN EL TERRENO.

    De este conjunto de dificultades surgen los enfoque de guerra de baja intensidad y emergen las modalidades de guerra no convencional, donde predominan las operaciones encubiertas con fuerzas especiales y se combinan aspectos tradicionales de la guerra .

    Aquí debemos puntualizar una de las vertientes de la proxywar como modalidad de guerra no convencional, donde los EEUU intenta evadir la intervención directa  y utiliza a “terceros” actores que lo sustituyan en la agresión. En tal sentido, guerra por delegación (proxy war, en inglés) es aquel conflicto donde una potencia utiliza a terceros actores (ya sean otros Estados, grupos u organizaciones terroristas) para defender sus intereses. Este tipo de  guerra subsidiaria   es un tipo de conflicto que se produce cuando una potencia, en este caso los EEUU, utiliza fuerzas títeres como sustitutos como las FFAA colombianas, en vez de enfrentarse directamente. En este caso, los yanky buscan el objetivo es dañar, dislocar o debilitar nuestras fuerzas sin ir a un conflicto abierto.


    IV.- ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO Y DESGASTE POR DESCOMPOSICION INTERNA

    El concepto de dominación de espectro completo  (Joint Vision 2020).Dirección de Políticas y Planes Estratégicos del Ejército de los EEUU. Junio de 2015,significa aplicación simultánea y sin tregua de mecanismos variados que tiendan a confundir y a la vez a producir resultados combinados;

    –No dejar resquicio, ningún espacio de resguardo, ni un momento para tomar aliento,

    –Simultaneidad.  El mejor medio para desgastar es atacar sin tregua, por todos lados y al mismo tiempo

    — Combate como en un enjambre de avispas, se aplican simultáneamente mecanismos desestabilizadores o directamente operaciones en todos los ámbitos

    En esta estrategia el énfasis no está localizado solamente en la eliminación física sino priorizar la degradación de la fuerza oponente, explotando déficits e insuficiencias político-culturales, económico-sociales. Las fallas y limitaciones, como por ejemplo, el desabastecimiento y las alzas de precios, se utilizan en forma simultánea y sincrónica ( como OPERACIÓN CONJUNTA Y COMBINADA ) en un amplio espectro de políticas, recursos y medios. Todo dirigido a quebrar la voluntad de lucha , impactando tanto el ámbito cognitivo como emocional.

    Alcanzar tales objetivos demanda la organización sistemática de operaciones psicológicas que desacrediten e ilegitimen al poder público ( CNE, TSJ,FANB ).

    Po eso, la OPSIC es la herramienta más utilizadas para exponenciar la conflictividad y el cuadro de ingobernabilidad y están centradas en distorsiones informativas, rumores, tergiversaciones, alarmas infundadas (post-verdad y fakenwes) que conduzcan a escenarios modulado por conmociones que puedan modificar las relaciones de fuerza, empantanar el ´proceso y construirle viabilidad a una intervención “humanitaria” de organismos internacionales.


    V.- LA AMENAZA DE LA PROXYWAR COLOMBIANA

    La versión de la proxywar colombiana, contempla emplear diversas formas de luchas en la estrategia de amplio espectro, esbozando de una manera simultáneas y combinadas, las siguientes líneas:

    • Empleo del poder aéreo de las distintas bases de los EEUU instaladas en su territorio: ataque convencional sobre centros de gravedad, neutralización de puestos de mando y control, destrucción de infraestructuras y servicios esenciales.
    • Utilización de grupos élites y fuerzas especiales, tanto colombianas como norteamericanas.
    • Asociación con paramilitares, narcotraficantes y contrabandistas.
    • Control territorial de corredores viales como la ARC, división y fragmentación de las principales ciudades; San Cristobal,Maracaibo,Baruiisimeto,Valencia,Maracay,Caracas,Barcelona,Ciudad Guayana.
    • Focalización territorial en la franja fronteriza, específicamente en el norte de Santander-región Catatumbo, articulado con las proyecciones separatista de la “media luna”: Estados Táchira-Zulia. Esta franja espacial, alberga en su seno una larga historia de prácticas contrabandistas, tanto de drogas, combustibles y múltiples mercancía. A lo largo del eje fronterizo, se asientan miles de familias con doble nacionalidad, quienes utilizan cotidianamente cientos de trochas, carreteras, caños y pasos de ríos, los cuales son una especie de tierra de nadie
    • Al lado de esta secuela delictiva, se le suma el fenómeno migratorio inducido, con el objetivo de justificar la crisis humanitaria que le sirve como pretexto para una intervención internacional .
    • Destacada importancia tiene la presencia de fuerzas hibridas como las fuerzas especiales Vulcano, Fudra-3, en proceso de articulación con narcos, paracos y contrabandistas.
    • El proceso de descomposición del estado colombiano que se conoce como PARAPOLITICA ( desarrollada por el uribismo del cual el actual presidente es un fiel oponente ) le da un sello particular a la proxywar, por ejemplo:

    — Los paras en Cúcuta trafican con drogas, hacen contrabando de gasolina, de alimentos, medicamentos y de otras mercancías

    — Al lado de las actividades lucrativas, los paras realizan sicariatos, desapariciones, masacres, desplazamientos forzados.

    — Los mandos de los para-militares son ex militares, ex policías y ex agentes del Das, sumándose les efectivos del ejército colombiano .

    — Realizan control territorial, establecen toque de queda, hacen limpieza social y mantienen el orden público como “poder paralelo”
    — Promueven una labor filantrópica, ayudando a familias necesitadas, organizan micro-empresas, moto taxis, alquiler de teléfonos.
    — Su inserción en comunidades y barriadas, le da a los paras un manto de protección, contando con niveles de impunidad de la base social, ejerciendo funciones de gobierno paralelo.

    En esa dirección hay que tener claro que este enemigo no tiene una membresía institucional o regular, sino que son grupos híbridos que realizan operaciones encubiertas.

    VI.-EL CABALLO DE TROYA DE LA AYUDA HUMANITARIA

    La crisis humanitaria se inscribe en el enfoque de Guerra no Convencional y la Estrategia de Amplio Espectro, tal como reseñamos con anterioridad y se encuentra entre las orientaciones trazadas desde el año 2016, cuando se denunció el plan de operaciones encubiertas dirigidas por el Almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de EEUU, quien para esa época formulo esta línea maestra en la Operación Freedom-2

    “Especial interés adquiere posicionar la matriz de que Venezuela entra en una etapa de crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos, hay que continuar con el manejo del escenario donde Venezuela está cerca del ´colapso y de implosionar´ demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas…Doctrinariamente hay que responsabilizar al Estado como causal del estancamiento económico, la inflación y la escasez.”

    Durante casi 3 años han venido trabajando por agravar las condiciones de vida y de trabajo de la población, realizando el cerco financiero, el bloqueo comercial, saboteando los servicios públicos, especulando con los bienes de primera necesidad, particularmente con los alimentos y las medicina.

    Ahora en la actual etapa de la estrategia injerencista y a través de la proxywar colombiana, han focalizado el esfuerzo en el área adyacente a Cucuta, específicamente en la tiendita, bajo los siguientes parámetros:

    • Con el parapeto del gobierno paralelo y el proceso de transición, el plan requiere tener un espacio como sede del poder. Como no puede ser en nuestro territorio, se plantea el “gobierno en el exilio” con apoyo de la oligarquía colombiana .Ese es la razón de lo que va a ocurrir en la zona de La Tiendita. En este puente (lado colombiano) el imperio y sus socios van a entregar “ayuda humanitaria”, la cual pretenden trasladarla a territorio venezolano. En ese contexto, atacaran indiscriminadamente como lo hicieron los contrarrevolucionarios en la PLAZA MAIDAN en Ucrania. Con el disfraz de la ayuda humanitaria, ahora se organiza el epicentro territorial en dicho puente donde van a realizar las operaciones encubiertas que configuren CASUS BELLI, concretando la agresión yanky contra Venezuela
    • El escalamiento de la agresión de contra Venezuela, también intenta ampararse en la “RESPONSABILIDAD DE PROTEGER”, manipulando el R2P de la ONU, creando una especie de escudo protector al títere Guaido para que coordine la intervención militar. Este escalamiento del trayecto que sigue el Caballo de Troya donde la ayuda humanitaria se intenta manipular con el amparo del PRINCIPIO DE RESPONSABILIDAD DE PROTEGER y por eso, el TSJ en el exilio autorizó una coalición militar internacional con la misión de garantizar un canal para el ingreso de la ayuda.
    • Al mismo tiempo que empujan la masa crítica hacia este sector fronterizo en el norte de Santander para crear una zona liberada como sede del gobierno provisional, aparece otra quinta columna del caballo de troya concretando en la organización de “voluntarios” ( especie de tontos útiles o población necesitada) los cuales van a ser empleados en una supuesta solidaridad, pero parte de ellos tienen el rol encubierto de confrontar a la FANB y provocar el conflicto armado.

    A todo lo anterior se le suma otra manipulación para el nuevo día D, el 23 de Febrero, en la víspera, han organizado un megaconcierto en el puente la Tiendita, para intentar elevar la convocatoria y aumentar la masa crítica para la confrontación.

    VII.-ESCENARIOS Y CURSOS DE ACCIÓN EN LA COYUNTURA

    Como ya reseñamos, en el actual contexto geopolítico, el imperio y sus aliados internacionales, han avanzado en el escalamiento de la agresión contra Venezuela, empleando la coartada de la crisis humanitaria y la Responsabilidad del Proteger (R2P de la ONU ) aunque en sus deliberados propósitos de apoderarse de las riquezas y recursos naturales de las naciones, los EEUU nunca han respetado a la llamada “comunidad internacional” y sus resoluciones.

    Sin embargo, la banda de los cuatro: Trump, Bolton, Pompeo y Abraham, han encontrado en la ayuda humanitaria un punto de ruptura que aparenta tener justificación y legitimidad, enmascarando de esta manera, sus verdaderos objetivos. Por eso se pueden hablar con propiedad del empleo de la ayuda humanitaria como CABALLO DE TROYA.

    Posesionada la matriz de intervención humanitaria, en estos momentos colocan el 23-F como día D y focalizan el esfuerzo en territorio colombiano como epicentro de la confrontación, específicamente en Cúcuta y zonas adyacentes, como es el caso del puente la Tiendita.

    No se requiere de profundos análisis para elaborar los escenarios, ya que las amenazas y ultimátum los han realizado con desplantes, cinismo y prepotencia:

    * Se han negado a dialogar y negociar, tratando de imponer las condiciones de una capitulación, por supuesto, bajo el chantaje no solo de una intervención militar, sino con sanciones de todo tipo, cerco económico y diplomático

    * Continúan con los acciones desestabilizadora con la AN, en un plan de desgaste que demanda una chispa que le dé combustible al conflicto y pueda convertirse en un detonante que ruede como pólvora y catalice el desenlace, se trata de un clima de conmoción al estilo del “SINDROME DE ATOCHA” español.

    * Este chispazo lo vienen proyectando en la provocación de incidentes violentos en la entrega de la ayuda humanitaria, organizando operaciones encubiertas con actores híbridos (fuerzas especiales, Bacrim, paracos,etc) .

    * Con estas actividades encubiertas persiguen el quiebre del mando e insubordinación en la FANB, con desbordamientos de acciones callejeras y empleo múltiples de la masa crítica, apareciendo como salvadores en este escenario.

    * Estas concreciones de la proxywar colombiana no descarta el empleo de modalidades operativas y sistemas de armas convencionales, tal como se viene propalando propagandísticamente con la movilización de los portaaviones o el empleo de carros de combate dentro de la doctrina de “fuerza acorazada” colombiana.

    En el enfrentamiento de la nueva amenaza imperial como proxywar, ya sea como guerra no convencional: hibrida y sin restricciones, reivindicamos la memoria histórica y la larga resistencia desplegada por las fuerzas que han empleado el ingenio y la creatividad, el dominio del terreno y el apoyo del conjunto de la población para neutralizar la superioridad de las fuerzas utilizadas por el enemigo imperial, tal como recoge en los aportes de Guyen Giap en las tesis de la “Guerra de todo el pueblo”, las cuales debemos adecuarlos a nuestro contexto particular. Las fuerzas extranjeras sean estas yankys, colombianas o del cartel de Lima pueden desplegarse y ocupar territorio, pero en el largo plazo no pueden sostenerse. Como ya vimos con anterioridad, la proxywar en una modalidad donde hay un tercer actor que sustituye al principal oponente, intentando evadir el costo político-militar de la intervención, de la misma manera se busca evitar bajas propias.

    Por esto, un elemento verdaderamente disuasivo en la confrontación con el imperio estadounidense, lo constituye la concepción de GUERRA DE TODO EL PUEBLO y su proyección en la estrategia continental de lucha bajo las premisas “…construir un, dos, tres Vietnam” y reivindicada bajo el estandarte del ejercito libertador de ”VOLVER A AYACUCHO”:

    En la doctrina militar bolivariana y en el sistema defensivo territorial, está contemplado que en una determinada fase de la guerra de resistencia, los componentes tradicionales de nuestra FANB se articulan con el conjunto de los sectores populares, migrando hacia la modalidad de milicias, configurando escenarios donde se activan una multiplicidad de fuerzas en un amplio teatro de operaciones.

    Todo lo anterior implica la organización de las fuerzas en pequeños grupos ( unidades operativas conformadas entre 5 y 7 combatientes, tal como se plantea en el MTRR con los binomios, unidades y escuadras milicianas ) difíciles de localizar e identificar porque están mimetizadas en el terreno y en el seno del pueblo, desarrollando de mil maneras el principio de dispersión y concentración de las fuerzas.

    Manejo táctico del terreno: montañas, cuevas, túneles, piedras, senderos escarpados, permite mantener la iniciativa y compensar la escasez de recursos logísticos, atacar sorpresivamente y preservar las fuerzas. Control territorial y manejo de corredores estratégicos, construcción de bases y puntos de apoyo.

    CORREDOR ESTRATEGICO

    Empleo generalizado de las redes de inteligencia social es otra dimensión de esta guerra de todo el pueblo, lo cual garantiza la información oportuna, conociendo con antelación planes enemigos, sus movimientos y desplazamientos.

    Seguridad en el sistema de comunicación y enlace, acudiendo a la creatividad y la improvisación para neutralizar la inteligencia tecnológica que emplea el imperio, particularmente la vigilancia electrónica. En tal dirección, es clave la compartimentación rigurosa en los organismos de dirección y la adopción de un sistema de contactos impersonales en los enlaces (uso de buzones y escondrijos), medidas de contrainteligencia en el empleo de teléfonos, transmisiones radiales y la utilización de la web.
    Desarrollo de una Estrategia Comunicativa Integral, basada en el conocimiento de las OPSIC empleada por el enemigo, el despliegue de nuestra propia agenda, el empleo de toda nuestra capacidad comunicativa, la diversificación de vocería y el marcaje de actores oponentes
    Combates de decisión rápida que evitan ser fijado en el terreno y de esta manera neutralizar la movilización (fundamentalmente aerotransportadas ) y el poder de fuego enemigo.

    Contundencia operativa con el empleo masivo de explosivos populares que puedan garantizar la cobertura de fuego con minas y metrallas de todo tipo, los cuales tienen efectos devastadores en tropas de a pies o en vehículos. Si hay algo que los yanky le temen es a los explosivos populares, denominado en su jerga como ARTEFACTOS EXPLOSIVOS IMPROVISADOS (IED)

    En tal sentido, los anteriores aspectos forman parte de un plan de contingencia civico-militar, asumiendo estos cursos de acción que eleven la prevención y la capacidad de respuesta de la defensa integral de la nación.

    Cualquier RETARDO, DEMORA, NEGLIGENCIA, TARDANZA O DISTRACCIÓN en estas tareas, tributa a los planes desestabilizadores de la contrarrevolución y en la ejecución de sus estrategias intervencionistas, inscritas en la proxywar.

    Carlos Lanz Rodríguez


    SEMINARIO-TALLER SOBRE LA PROXYWAR COLOMBIANA

    http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/02/18/venezuela-quienes-estan-detras-de-la-guerra-por-carlos-lanz-rodriguez/

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA: LA FRONTERA, UNA PUERTA QUE HOY NO CEDE

    Hace 12 horas 20 mins

    Por Marco Teruggi    ***

    Crónica desde el paso limítrofe entre Venezuela y Colombia.

    Al llegar a la frontera no se ve un territorio militarizado del lado venezolano ni una zona de acopio masivo de ayuda humanitaria del lado colombiano. Es un lugar de comercio binacional marcado por la relación bolívar-peso.


    Por el puente Simón Bolívar pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales 2 mil sellan pasaporte.
    ________________________________
    Imagen: Gentileza Marcos Salgado

    Las cámaras apuntan a la frontera entre Venezuela y Colombia. El set montado la presenta como una puerta que estaría por ceder. Todo parece listo, faltaría que llegue el día indicado que, a seguir declaraciones de presidentes, títulos de noticieros, estaría por ocurrir. La narrativa de la inminencia es central desde que Juan Guaidó se autoproclamó presidente: inminente caída de Nicolás Maduro, inminente gobierno de transición y resolución de todos los problemas de Venezuela.

    Las imágenes al llegar a la frontera son otras. En particular en el punto que se ha construido como zona crítica: los municipios Simón Bolívar y Ureña, en el estado Táchira, frente a la ciudad de Cúcuta, Colombia. Allí debería verse un territorio conmocionado, militarizado del lado venezolano y transformado en un acopio masivo de ayuda humanitaria del lado colombiano. La realidad es diferente, una superposición de normalidad de una de las fronteras más complejas del continente, y el clima de un escenario en construcción.

    Comprender las dinámicas de frontera demanda cruzar algunas variables. En primer lugar, la conformación histórica de ese territorio como zona de comercio binacional, marcado en las direcciones de compra-venta según la relación entre el bolívar venezolano y el peso colombiano. En segundo lugar, la puesta en marcha desde el año 2013 –con señales anteriores– del contrabando de extracción como parte de un plan de desangre de la economía venezolana. En tercer lugar, la presencia de actores claves al mando de las operaciones del contrabando, como grupos paramilitares. En cuarto lugar, los tres puntos anteriores dentro del cuadro económico actual. Las variables se cruzan y retroalimentan.

    Dentro de esa geografía las cámaras se enfocan sobre dos cruces, el puente Las Tienditas, y el puente Simón Bolívar. El primero fue tapa de periódicos por los conteiners puestos del lado venezolano, presentados como un cierre del paso. Ese puente nunca estuvo abierto. Su construcción fue por iniciativa venezolana, saboteado en su concreción por las políticas colombianas que apuestan a magnificar el contrabando ilegal de gasolina en vez de ordenar un sistema de precios acordados entre ambos países en las gasolineras fronterizas.

    La cuestión de la gasolina es clave para comprender la frontera: un litro del lado colombiano cuesta cerca de 60 centavos de dólares, mientras que del lado venezolano el tanque completo no cuesta un dólar. Esa gasolina contrabandeada permite abastecer las zonas fronterizas colombianas empobrecidas, a la empresa colombiana Ecopetrol destinar el combustible a otros sitios, a los paramilitares amasar millones, y a quienes manejan el control de la cocaína –paramilitares y carteles– contar con gasolina económica para su procesamiento. El gobierno colombiano ha autorizado por ley el contrabando de gasolina.

    El segundo puente enfocado es el Simón Bolívar. Abierto de 6 a 21 al paso de peatones, y de 21 a 12 al paso de gandolas (camiones). Por allí pasan cerca de 30 mil personas diarias, de las cuales cerca de 2 mil sellan pasaporte, es decir que las demás van y vienen en el mismo día. Tiene una ventaja cinematográfica: es angosto, por lo cual puede generarse una gran cola de gente con solo frenar el paso unos minutos. Es lo que hacen las autoridades colombianas cuando la campaña mediática requiere fotografías que muestren masividad. De lo contrario el tránsito de personas es grande y fluido.

    El ida y venida es comercial y familiar.
    Del lado colombiano se consiguen determinados productos a precios más económicos que en Venezuela, por lo que mucha gente cruza a comprarlos, para consumo personal o para revenderlos más caro del lado venezolano. Otros productos, regulados o subsidiados, son más baratos del lado venezolano, por lo que la dirección es la opuesta. Se trata de una economía de miles de personas de la frontera, de otros estados del país –como gente venida de Barinas o Barquisimeto– ampliada por las dificultades económicas que se deben a la combinación del bloqueo financiero, el ataque sobre la moneda, la dificultad para detener la hiperinflación, entre otros puntos.

    Sobre esa cotidianeidad está en construcción la narrativa humanitaria, la ayuda, la posible intervención. Han hecho de la frontera el set donde se encuentran las grandes agencias de comunicación, voceros de diferentes gobiernos, organizaciones internacionales. El objetivo es mostrarla como el punto crítico por donde cederá la puerta.

    Todos saben, por ejemplo, que el puente Las Tienditas nunca estuvo abierto, aunque afirmen que el gobierno venezolano lo bloqueó ante esta situación. En el recorrido que brindó Freddy Bernal, nombrado protector del estado Táchira por Maduro –la gobernadora pertenece a Acción Democrática, de oposición– estuvieron presentes medios colombianos y agencias internacionales. No importa que sepan la verdad del puente, afirman lo contrario, la campaña en marcha para aislar a Venezuela requiere la construcción de una matriz, donde están articulada agencias, funcionarios de gobiernos, organismos, presidentes, ingenierías de redes sociales, entre otros.

    En ese contexto la ayuda humanitaria se ha construido como el ariete para derribar la puerta. Con varias particularidades: en primer lugar, que lo que hasta ahora ha llegado es insignificante, dos gandolas, cuando se reparten 40 en una sola jornada de distribución de comida en Táchira a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. En segundo lugar, que no importa el impacto real que podría tener, sino la construcción del escenario, que será el de mostrar de un lado la ayuda, del otro a población venezolana pidiéndola –para lo cual la derecha movilizará sus fuerzas– y en el medio el gobierno cerrando el paso. Esa es la imagen que, al parecer, buscarán construir.

    Dentro de ese cuadro puede generarse hipótesis. Una de ellas es que ese sea el territorio donde la estrategia del asalto pueda construir el elemento detonante, la operación montada para justificar nuevos ataques de mayor potencia. Necesitan elevar el impacto en la opinión pública, conseguir acuerdo en el Senado norteamericano para dejar por escrito que la intervención militar puede ser contemplada, crear conmoción interna.

    El escenario parece estar en una excesiva normalidad para los objetivos que se han propuesto alcanzar. Eso se debe a que algunas maniobras no les resultaron, como por ejemplo la detención de García Palomo, quien iba a encabezar una serie de acciones militares en Caracas. Esta semana podría ser la elegida para activar el escenario frontera, sería el punto donde se unirían el frente internacional con el nacional para buscar un quiebre. Por el momento la superficie continúa calma.


    https://www.pagina12.com.ar/174244-la-frontera-una-puerta-que-hoy-no-cede

    Categorías: Noticias regionales

    ILEGÍTIMO POR QUE EL PRESIDENTE MADURO

    Hace 12 horas 39 mins

    Por Pascualina Curcio   ***

    ¿Se habrán hecho esta pregunta quienes afirman que Nicolás Maduro es un dictador, un usurpador y que el período 2019-2025 carece de legitimidad? ¿O solo repiten lo que escuchan?

    Comenzaron a posicionar esta matriz de opinión los 12 países reunidos en Lima. Se lee en su comunicado: “…el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente.”
    Los dirigentes de la oposición venezolana, nos referimos a la no democrática, repiten sin descanso, y por supuesto sin argumentación, que Maduro es un usurpador.

    En un acto de desespero, el propio vicepresidente de los EEUU, Mike Pence al verse obligado a convocar personalmente la marcha opositora para el 23 de enero, debido a la incompetencia de la dirigencia opositora, insistió y repitió que el presidente Nicolás Maduro es un dictador, usurpador e ilegítimo.

    La estrategia es clara, repetir mil veces la mentira para convertirla en verdad.

    Desmontemos la mentira:

    • 1.            Hubo elecciones presidenciales. Se realizaron el 20 de mayo de 2018, es decir, antes del 10 de enero de 2019, momento en el que de acuerdo con los artículos 230 y 231 de la Constitución se vence el período presidencial 2013-2019. Se estuviese violando la Constitución si las elecciones se hubiesen realizado después del 10 de enero de 2019, o peor aún que no se hubiesen realizado.

               

    • 2.            Fue la oposición venezolana la que solicitó el adelanto de las elecciones. Se realizaron en mayo y no en diciembre, como tradicionalmente se hacía, porque fue la oposición la que solicitó, en el marco del diálogo en República Dominicana, que se efectuasen el primer trimestre del 2018.
    • 3.    En Venezuela el voto es un derecho, no es un deber. Quienes de manera libre, aunque influenciados por algunas organizaciones políticas no democráticas que llamaron a la abstención, decidieron no asistir a votar están en su pleno derecho, pero en lo absoluto ilegitima el proceso electoral, más aún cuando eso implicaría desconocer e irrespetar a los 9.389.056 que si decidieron votar y ejercieron democráticamente su derecho al sufragio.
    • 4.    Participaron 16 partidos políticos en la contienda electoral (PSUV), (MSV), (Tupamaro), (UPV), (Podemos), (PPT), (ORA), (MPAC), (MEP), (PCV), (AP), (MAS) (Copei) Esperanza por el Cambio, (UPP89). En Venezuela no es obligatorio que todos los partidos políticos participen en los procesos electorales. Están en su pleno derecho de decidir si participan o no. Justamente porque nuestro sistema democrático. El hecho de que 3 partidos (AD, VP y PJ) decidieron libremente no participar, no ilegitima el proceso electoral.
    • 5.    Se postularon 6 candidatos: Nicolás Maduro, Henri Falcón, Javier Bertucci, Reinaldo Quijada, Francisco Visconti Osorio y Luis Alejandro Ratti (los dos últimos decidieron retirarse).
    • 6.    Maduro ganó con un amplio margen, obtuvo 6.248.864 de votos, el 67,84%; le siguieron Henri Falcón con 1.927.958, el 20,93%; Javier Bertucci con 1.015.895, 10,82% y Reinaldo Quijada quien obtuvo 36.246 votos, el 0,39% del total. La diferencia entre Maduro y Falcón fue 46,91 puntos porcentuales.
    • 7.    Acompañaron el proceso electoral unas 150 personas, entre ellas 14 comisiones electorales de 8 países; 2 misiones técnicas electorales; 18 periodistas de distintas partes del mundo; 1 Europarlamentario y 1 delegación técnico-electoral de la Central Electoral de Rusia.
    • 8.    Las elecciones se realizaron con el mismo sistema electoral empleado en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en las cuales resultó ganadora la oposición venezolana. Sistema que es automatizado y sometido a auditorías antes, durante y después de los comicios. Sistema que garantiza los principios de “un elector, un voto” porque solo con la huella dactilar se desbloquea la máquina de votación; y garantiza el “secreto del voto”.
    • 9.    Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política.
    • 10.    Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados. No hay pruebas de fraude,  no presentaron ninguna evidencia o denuncia concreta de fraude. Las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron libres, transparentes, confiables, seguras y ajustadas a la Constitución y a las leyes a pesar del llamado antidemocrático a la abstención por parte de un sector de la oposición.

    Son otros los que pretenden usurpar el cargo de Presidente de la República con el argumento de un supuesto vacío de poder, figura que no está contemplada en nuestra Constitución y la instauración de un “gobierno de transición”, figura tampoco prevista en la Carta Magna.
    Por si fuera poco, pretenden ejercer el poder fuera de nuestras fronteras violando el artículo 18 de la Constitución que establece que es Caracas la sede de los poderes públicos.

    Así las cosas, son otros los usurpadores, ilegítimos y antidemocráticos. Es ilegítimo y constituye un intento de usurpación el que algunos sectores de la oposición pretendan sostenerse en el apoyo de sectores extranjeros provenientes de gobiernos imperialistas para ejercer una autoridad que ni el pueblo ni la Constitución les da.

    Repitamos mil veces estas verdades.


    pcurcio@usb.ve
    solidaridad-venezuela@lists.mayfirst.org

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/01/ilegitimo-por-que-el-presidente-maduro.html

    Categorías: Noticias regionales

    EL LIBRETO DEL GOLPE EN VENEZUELA: ¿HASTA DONDE PIENSAN LLEGAR LOS ESTADOS UNIDOS?

    Hace 13 horas 3 mins

     

    Por Marco Teruggi  ***

    Asistimos a un encadenamiento de pasos, una serie de secuencias que parecen cumplirse una tras otra según un orden. La génesis se sitúa en la ruptura de la mesa de diálogo en República Dominicana a principios del 2017, a partir de la cual la estrategia contra el chavismo descartó la vía electoral, y tiene su nuevo paso en los anuncios dados el lunes por la noche en la Casa Blanca. Lo que sucedió entre punto y punto es conocido, lo que está por venir puede ser –en parte y de manera aproximativa– anticipado. Al menos en el papel.

    La primera conclusión es que no improvisan. Ni cuando eligieron a Juan Guaidó como nuevo héroe a ser construido en redes sociales, ni al iniciar la primera fase de violencia interna en los barrios populares del 21 al 24, ni la autojuramentación, ni la reunión en la Organización de Estados Americanos el 24, en la Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y en los recientes anuncios de los golpes sobre la economía.

    Resultó claro al ver a John Bolton, consejero de Seguridad Nacional, y a Steven Mnuchin, secretario de Tesoro, pararse ante cámaras en la Casa Blanca para anunciar los nuevos asaltos a la economía venezolana. Declararon que congelarán 7 mil millones de dólares de la petrolera Pdvsa en Estados Unidos (EE.UU.), y que el dinero de las compras que se realicen en Citgo, filial de Pdvsa en EE.UU., irán a cuentas bloqueadas. Es decir que realizarán un robo. Guaidó, casi en simultaneidad, anunció que designará una nueva comitiva en Citgo. La cadena de mando es vertical: el autonombrado presidente acata.

    Los nuevos ataques sobre la economía estaban previstos. La diferencia con los que se dieron en años anteriores es la cantidad de cámaras, la magnitud de lo que implican, el cuadro de asalto en el que se desarrollan. Una suma de los últimos números brindados de manera pública da: 23 mil millones de dólares de daños, según reportó el canciller venezolano Jorge Arreaza, 1.2 mil millones de oro venezolano retenidos en Gran Bretaña, 7 mil millones sobre Pdvsa, y 11 mil millones que se generarán a partir de estos nuevos ataques, según Bolton.

    En ese encadenamiento de pasos se enmarcan los cuatro próximos ya anunciados: las acciones de calle el día miércoles, la movilización el sábado, la declaración ya formal por parte de la Unión Europea (UE) y Gran Bretaña del reconocimiento de Guaidó, y la reunión del Grupo de Lima el 4 de febrero. Se trata de los pasos públicos, los internacionales para avanzar en la conformación del cuadro, los nacionales –al parecer– para ganar tiempo hasta nueva activación de actos violentos de diferentes tipos combinados con las movilizaciones semipúblicas –ningún medio que sospechen afín al Gobierno puede ingresar–.

    No significa que cada paso sea de triunfo dentro de la estrategia en marcha. Siempre es necesario preguntarse cómo medir victorias y derrotas dentro de varios planes en simultáneo. Por ejemplo: ¿no haber logrado mayoría en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es una derrota? ¿O sabían que no lo lograría y el objetivo era la reunión en sí, articulada con la conformación de todos los actores que los EE.UU. necesitan para dar los próximos pasos económico, políticos y armados? ¿Están dispuestos a avanzar aún con los desacuerdos de Gobiernos como Rusia y China, con las nuevas situaciones creadas como, por ejemplo, el impacto de los anuncios sobre Citgo donde Rusia tiene casi la mitad de las acciones?

    La hipótesis indica que avanzarán en otros niveles. “Nosotros los estamos esperando, estamos esperando a los violentos, los mercenarios, y a quienes pretendan meterse en Venezuela”, afirmó Vladimir Padrino López, ministro de Defensa. Lo dijo luego de describir el escenario en curso: “Esto es un asedio, un libreto, estuvimos viendo el formato que se aplicó en Libia y vemos los mismos actos progresivos que se han generado con la República Bolivariana de Venezuela”.

    La “ayuda humanitaria” parece un punto central dentro de ese plan que avanza como campanadas.
    Guaidó y diferentes voceros de la derecha afirman que harán ingresar al país la ayuda, aunque no han dado detalles de cómo. Sería, dicen, el punto de inflexión en caso de que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se niegue a dejarla pasar. ¿En qué territorio piensan montar el escenario con las cámaras, diplomáticos y organismos por delante, y los paramilitares/bandas criminales en las sombras? ¿Será a través de la frontera colombiana?

    Es necesario caracterizar los actores locales e internacionales, en el primer caso los factores de derecha apéndices de los EE.UU. como es el partido Voluntad Popular –al cual pertenece Guaidó–, vinculado a la construcción de los escenarios de política criminal desde su nacimiento. En el segundo caso, quiénes están al mando de la Operación Venezuela: Donald Trump, John Bolton, Mike Pence, Mike Pompeo, Elliot Abrams, Marco Rubio, los vectores del neoconservadurismo norteamericano vinculados a las tramas más oscuras de las intervenciones declaradas o por debajo de la mesa en el mundo.

    Describir el escenario, las posibles lógicas de las secuencias, las preguntas acerca de los límites o no de la avanzada dirigida desde los EE.UU., puede esclarecer el tipo de enfrentamiento en el que se está. El cuadro venezolano se ha desacoplado de los tiempos conocidos en los demás países del continente, guarda relaciones con factores como el paramilitarismo colombiano dentro de una estrategia que parece haber ingresado en claves aplicadas en Medio Oriente. Equivocarse en el análisis puede conllevar errores gruesos de apreciación.

    La dimensión de lo inédito demanda actualizar las claves de análisis. Estamos ante un escenario novedoso dentro de una situación mundial inestable, de disputa, emergencias de potencias y manotazos norteamericanos para recuperar un terreno que se le escapa. Venezuela es uno de los puntos centrales que buscan tener bajo control y ceniza. El chavismo lo tiene claro, pelea.


    https://www.lacorreo.com/2019/01/30/el-libreto-del-golpe-en-venezuela-hasta-donde-piensan-llegar-los-estados-unidos/

    Categorías: Noticias regionales

    TRUMP JUEGA CON FUEGO

    Hace 13 horas 7 mins



    Por Atilio A. Boron   ***

    El emperador emitió su úkase y ungió como presidente a Juan Guaidó, un don nadie de la política venezolana, desconocido para la inmensa mayoría de la población pero construido, “pret a porter” por los medios y los marketineros norteamericanos en las últimas dos semanas.

    Imagen: EFE

    Tras el exabrupto de Trump los gobiernos que se desviven por convertir a sus países en republiquetas neocoloniales –Argentina, Brasil, Colombia, Paraguay, Honduras y hasta el degradado Canadá-  salieron en tropel a ver quién llegaba primero para lamerle las botas al magnate neoyorquino. Todo este esperpento jurídico, que sería motivo de risa si no fuera porque puede terminar en una tragedia, cuenta con la bendición de Luis Almagro (a) “Cuánto me dan por tumbar a Maduro” y, hasta ahora, el estruendoso silencio del Secretario General de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres que, como buen socialdemócrata, padece del tic característico de sus cofrades que lo hace mirar hacia otro lado cada vez que las papas queman en cualquier rincón del planeta. Por eso a través de su vocero pidió “negociaciones políticas inclusivas y creíbles” para abordar los retos del país, tal vez olvidándose que esas negociaciones las condujo con éxito José L. Rodríguez Zapatero en los diálogos que tuvieron lugar en Santo Domingo y que al momento de estampar con su firma los trabajosos acuerdos logrados los representantes de la “oposición democrática” venezolana se levantaron de la mesa y dejaron al español con su pluma fuente en la mano. Es que recibieron una llamada de Álvaro Uribe, habitual mandadero de la Casa Blanca, transmitiendo la orden de Trump de abortar el proceso.

    La tentativa golpista, exaltada por el sicariato mediático, tropezará con muchas dificultades. No es la primera vez en la moderna historia de Venezuela que la Casa Blanca reconoce a un presidente, como Pedro Carmona, el 11 de abril del 2002, que apenas duró 47 horas en el gobierno y terminó preso. ¿Será diferente esta vez? Difícil pronosticar. Guaidó puede refugiarse en una embajada amiga en Caracas y desde allí emitir declaraciones que tensen la cuerda y fuercen una confrontación con Estados Unidos. Por ejemplo, ante la orden del presidente Maduro de que el personal de la embajada de EEUU abandone el país en las próximas 72 horas el mequetrefe imperial puede decirles que permanezcan en Venezuela. Otra alternativa es que se instale en alguna ciudad fronteriza con Colombia y desde allí, con la bendición de Trump, los tufos malolientes de la OEA y las neocolonias latinoamericanas proclame una nueva república, protegida por los “paramilitares” colombianos y el narcogobierno de Duque, Uribe y compañía y exija su reconocimiento internacional ante la OEA y la ONU.

    Cualquiera de estos dos escenarios confirman por enésima vez que si hay algo que ni los imperialistas ni la derecha venezolana quieren es el diálogo y la subordinación a las reglas del juego democrático. Es evidente que ambos buscan la confrontación, sea aplicando el modelo libio o el ucraniano, diferentes pero similares en cuanto a las miles de víctimas fatales y los centenares de miles de refugiados que hubo ambos países. Pero más allá de las fake news las cosas no serán tan fáciles para los asaltantes del poder presidencial. La base chavista está muy firme, y lo mismo puede decirse de las fuerzas armadas bolivarianas. Una “solución” militar requeriría un impopular envío de tropas norteamericanas a Venezuela, en momentos en que en la Cámara de Representantes cobra fuerza el proyecto de someter a Trump a un juicio político. Y si a los 26.000 hombres enviados a Panamá en diciembre de 1989 para capturar a Noriega y controlar esa ciudad tuvieron que luchar a brazo partido durante dos semanas para lograr su objetivo, ante un pueblo indefenso y unas fuerzas armadas sin equipamiento, la opción militar implicaría, en el caso de Venezuela, un riesgo enorme de re-editar un fiasco como Playa Girón o, en una escala mayor, la guerra de Vietnam, aparte de desestabilizar la situación militar en Colombia ante el recrudecimiento de la guerrilla. La belicosidad de Washington contra Venezuela es una respuesta a la derrota militar que EEUU sufriera en Siria luego de seis años de ingentes esfuerzos para derrocar a Basher al Assad. Por otra parte no es un dato menor que países como Rusia, China, Turquía, Irán, México, Cuba y Bolivia han rehusado brindar su reconocimiento diplomático al golpista y esto cuenta en el tablero de la política mundial. Por lo tanto no habría de descartar que Guaidó termine corriendo la misma suerte que Carmona.

    https://www.pagina12.com.ar/170375-trump-juega-con-fuego

    Categorías: Noticias regionales

    ¿NUEVAS ELECCIONES EN VENEZUELA Y PORQUE NO EN LOS EE.UU?

    Sáb, 16/02/2019 - 16:17


    Por Rolando Prudencio Briancon   ***

    Trump se ha trancado con su propuesta de invadir Venezuela, y en todo caso lo único que atinado hacer es presentar una propuesta de elecciones en. Al parecer eso será lo único que atinará hacer por Venezuela; tal como ha dejado a medias todo en lo que impulsivamente anuncia que hará, y no termina de cumplir con sus anuncios.

    Por ejemplo, el anuncio de la construcción del muro fronterizo con México que con toda arrogancia autoritaria advirtió que lo construiría; incluso haciendo que los mexicanos “paguen por él” -a quienes además los trató con los peores adjetivos: delincuentes, narcotraficantes; en síntesis la peor gente- para justificar la construcción del muro- hoy no cuenta con la aprobación del senado norteamericano, y la construcción del muro ha quedado en mero anuncio, pues si a Peña Nieto no lo conminó, con AMLO  se quedará con el jopo hecho.

    Lo mismo ha ocurrido con los anuncios guerreristas que lanzó Trump contra el presidente norcoreano Kim Jong Hu para que; incluso divulgando que tenía listo su botón para lanzar una lluvia de mísiles contra la península norcoreana, Y no hizo nada. Transcurrido el tiempo, y una vez que bajó la beligerancia verbal, no sólo Trump que cerró la boca, sino que cuando volvió abrirla fue para elogiar a su par norcoreano, calificándolo de un hombre honorable.

    Hoy sobre Venezuela ha llegado al punto de anunciar que entre sus “opciones” está la de invadir en cualquier momento la patria del libertador, pero lo real, lo cierto es que hasta el día de hoy a lo único que atinado es a presentar ante el consejo de seguridad una propuesta de convocatoria a elecciones generales.

    Más allá de lo inestable e inconstante que pueda ser Trump, sobre lo que la opinión pública debe reflexionar es, ¿cuál es realmente el grado de legitimidad que tiene Trump como presidente? Cabe hacer notar que en primer lugar Trump no ganó las elecciones del 2015; es más perdió con 3 millones de votos frente a Hillary Clinton.

    Es más, como una reacción frente a esa ironía, pese a que ése es el resultado que lo hizo ganador habiendo perdido, tal como es de acuerdo a el sistema electoral norteamericano que son esas sus reglas, surgió aquel entonces el movimiento: “Is not my president” que los desconoció, porque realmente no lo considera su presidente.

    Vale decir que Trump; ni nadie es el indicado de ponerse por encima del voto de los venezolanos, y pedir nuevas elecciones; menos Trump que no ha ganado elección alguna; y aun así hubiera ganado; es sólo a los venezolanos a quienes les toca no sólo hacer respetar su voto; sino sus recursos naturales que es a lo que Trump apunta con un nuevo gobierno.

    prudenprusiano@gmail.com

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/02/nuevas-elecciones-en-venezuela-y-por.html

     

    Categorías: Noticias regionales

    EL COMBO DE LA ENERGÍA

    Sáb, 16/02/2019 - 16:08



    Por Víctor Bronstein   ***

    La energía es un campo de conocimiento donde confluyen las ciencias sociales con las naturales. Esta perspectiva académica, que permite comprender en toda su complejidad la cuestión energética, se traduce en términos de gobierno como que la gestión de la energía requiere de conocimientos técnicos y sabiduría política.  

    Estos dos elementos han faltado en los tres años de  gestión energética del gobierno de Macri y son la causa principal de su desconcierto, que lo llevó a cambiar tres ministros en tres años y a poner como fundamento de su gestión el aumento de las tarifas. La renuncia de Iguacel y el nombramiento de Lopetegui como nuevo secretario de energía parecieran agravar esta situación. Aranguren e Iguacel tenían, por lo menos,  conocimientos técnicos y cierta visión estratégica en un campo donde las políticas de mediano y largo plazo son imprescindibles. Con Lopetegui, la política energética pareciera reducirse a una cuestión de costos, tarifas e impacto fiscal.

    Sin embargo, la energía es la base de la vida y la sociedad y nuestras sociedades modernas se caracterizan por ser sociedades de alta energía donde el consumo energético es una medida de la calidad de vida de los ciudadanos. El gobierno plantea, para justificar los permanentes aumentos tarifarios, que hay que pagar la energía por lo que vale, confundiendo así el costo de la energía con el valor de la energía. El valor de la energía está dado por el hecho de que, en nuestro país y en el mundo, es considerada un derecho social y los estados deben ocuparse de tutelar este derecho estableciendo políticas de acceso a la energía, más allá de su costo.

    Así, la electricidad y el gas se definen como un servicio público y el Estado es el responsable del servicio y de establecer las tarifas. En nuestro país, a partir de las reformas de la década de los 90, es un servicio público de gestión privada y por eso la definición de las tarifas genera tensiones permanentes entre las empresas prestadoras de los servicios y los usuarios. Es en esta tensión donde el Estado debe establecer los criterios para una política energética que contemple distintos criterios. Uno de ellos, propio de la lógica individualista neoliberal, es definir que se pague por la energía lo que cuesta. Otro, más inclusivo, es reconocer el derecho a la energía y que el Estado establezca la manera de alcanzar este objetivo.

    Es en este punto donde el gobierno tiene un planteo equivocado al poner el énfasis sólo sobre los costos y negar los subsidios por una cuestión de principios. Europa y EE.UU. han desarrollado sus políticas energéticas en base a subsidios y con una estrategia a largo plazo. Desde garantizar el acceso a la energía hasta promover políticas para el desarrollo de los biocombustibles con el objetivo de disminuir su dependencia del petróleo importado. Una política energética no puede establecerse sólo a partir del impacto fiscal. Es más, en los países desarrollados que el gobierno toma como ejemplo, la política energética se sustenta en dos pilares: Seguridad Energética y Accesibilidad. En Argentina, la seguridad energética sólo se garantiza con el autoabastecimiento de gas y petróleo, por eso es correcto subsidiar el desarrollo de Vaca Muerta, aunque tenga un costo fiscal.

    Un ejemplo de política energética estratégica es EE.UU. En ese país, el Departamento de Energía se ocupa de cuestiones regulatorias junto con las distintas comisiones estaduales de servicios públicos, cuyos integrantes son elegido por voto popular Sin embargo, la política energética depende del Departamento de Estado, ya que consideran a la energía una cuestión de seguridad nacional. Por eso, subsidiaron el desarrollo de los recursos no convencionales, las energías renovables y mantienen una flota en el estrecho de Ormuz para garantizar la salida del petróleo de los países del Golfo. El costo fiscal es enorme, pero entienden que el valor de la energía es mucho más que su costo. Como contraste, en la Argentina de hoy, la Secretaría de Energía depende del Ministerio de Hacienda y su preocupación es cumplir con el FMI.

    La complejidad de la cuestión energética emerge una vez más al tratar de compatibilizar la seguridad energética y la accesibilidad. Esto genera una tensión esencial: las tarifas deben ser lo suficientemente altas para garantizar las inversiones necesarias para la seguridad energética, pero también lo suficientemente bajas para que toda la población tenga acceso a la energía. Para resolver esta tensión esencial hace falta sabiduría política, algo que el gobierno, hasta ahora, no ha mostrado.

    *** Víctor Bronstein  – Director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad. Profesor UBA.

    https://www.pagina12.com.ar/165259-el-combo-de-la-energia

    Categorías: Noticias regionales

    EL ATERRADOR TRUMP, MÁS TERRORÍFICO QUE LA GUERRA FRÍA

    Sáb, 16/02/2019 - 15:55

    Por  Ivan Marchetti   ***

    Transcurrían los años 80 y se tenía en cuenta la posibilidad de que el mundo pudiera enfrentar una Tercera Guerra Mundial, por lo cual hubo una gran tensión, una especie de incomodidad social. Esta no solo fue perceptible en la atmósfera, sino que también fue tangible en su comportamiento.

    A veces se encontraban personas vaciando las estanterías de los supermercados, otras intentando construir un búnker atómico en el jardín y otras devorando libros sobre el tema. Incluso el arte estaba totalmente inmerso en la pesadilla atómica. Recordamos así películas como “El día después” y “Rocky IV”, o la banda Sting con la canción “Russians”.


    (Imagen de Centro Sereno Regis)

    En resumen, todos temíamos que aquella fuera la última década de la humanidad, que realmente una de las dos súper potencias estuviese a punto de aplastar el botón rojo de las bombas atómicas. Nos dijeron que después de una Tercera Guerra Mundial, más de la mitad de la humanidad habría desaparecido y que las consecuencias en la Tierra habrían sido inimaginables, considerando que el poder de los dispositivos de nueva generación era infinitamente mayor que el de las bombas lanzadas por los Estados Unidos en Japón.


    Entonces un día, dos hombres que representaban en ese momento a la URSS y a los Estados Unidos, decidieron poner fin a esos años de angustia al firmar un pacto de desarme nuclear mutuo, dándonos un descanso a todos al menos por un momento
    . Fueron Michail Gorbachev y Ronald Reagan quienes entendieron la importancia de encarnar esos aires de cambio y darle a la humanidad una nueva oportunidad. La guerra se pudo evitar, el muro cayó y nada fue como antes.

    A partir de ese momento comenzó el lento camino que nos llevó hasta la actualidad. Todos nosotros pensamos que después de diciembre del 89 la historia había enfrentado una aceleración positiva, llena de un brillante e intenso futuro. Ese entusiasmo no duró mucho y, aunque el peligro nuclear parecía haber sido superado, tuvimos que enfrentar la guerra en los Balcanes, en el Golfo, en Chechenia, en Belsan, el atentado del 11 de septiembre e Irak, terminando con Ucrania y el terrorismo internacional, sin mencionar las guerras olvidadas en África. En resumen, la creciente violencia y muerte que, de hecho, como se afirma en muchas partes, resulta ser una especie de Tercera Guerra Mundial fragmentada.

    Esta incesante espiral de violencia, la constante tensión y temor social de estar siempre en peligro, de ni siquiera considerar el futuro como una palabra y esta crisis económica nos ha llevado a elegir no pensar más, desconectarnos de todo, intentando de esta manera defendernos lo mejor que podamos. Por supuesto, existe la habitual minoría coriácea que no se ve afectada por las modas y que continúa defendiendo la causa de la verdad. Sin embargo, son muy pocas las personas que no logran cambiar el curso de los eventos en lo más mínimo. La mayoría de ellos duermen y no quieren saber nada sobre el asunto.

    En este contexto neo-obscurantista, los Salvini, los Bolsonaro, los Orban y los Trump tienen ventaja en el juego.
    Donald Trump, que es el fracaso de la Democracia, el non plus ultra de la arrogancia, la estrechez y la simplificación de los conceptos complejos, se impregnó en las cabezas de las personas con tweets. Este personaje nos devolvió cincuenta años de historia de un solo golpe. Vemos entonces la nueva interferencia de los Estados Unidos en América del Sur cuando pensamos que esta se había librado de la opresión yanqui y vivió una nueva primavera, los delirios de “primero América”, la continuación y fortificación de las barreras que buscaba Clinton y, recientemente, la restauración de la Guerra Fría con la cancelación de los tratados contra la proliferación nuclear, firmada en los años ochenta. Sí, desafortunadamente nos tocará en los próximos años, a nosotros que hoy somos personas de mediana edad, revivir las preocupaciones del pasado y, además, se suman otras series de preocupaciones relacionadas con la ausencia total de reacción popular ante este nuevo fenómeno “freddista”.

    Prefiero en parte el pánico que he conocido en las reacciones de las personas cuando era niño, que esta época de sueño contra la cual no es posible producir una ruptura. Existe una posibilidad real de desencadenar un nuevo período de proliferación nuclear, de amenaza de una Tercera Guerra Mundial y hablamos de crisis económica, inmigración, de crucifijos en las escuelas y representantes de la UNESCO. Este es el final de mi preocupación; el hecho de que a nadie le preocupa el problema nuclear, como si esto no fuera real y prioritario, lo aburrido que era pensar en estas cosas, como si después de todo molestarse en volver a pensar y reflexionar requiriera demasiado esfuerzo.

    Es precisamente en esta realidad de pereza mental y rechazo de la participación activa que los profetas inquietantes del populismo y el nacionalismo exasperado prosperan. Qué mejor representante de mis defectos, de mi ignorancia, de aquellos que no me importan en absoluto, un Trump que dice lo que se suele decir en los bares, quien dice lo que finalmente quiero escuchar de toda la vida, relevándome de cada responsabilidad y vergüenza.

    El problema es precisamente este: cuanto más débil y perezosas sean las personas, más fuerte es el populismo. Si no empezamos a entender que los espacios que dejamos a la delegación total provendrán de otros rellenos, sin saber que esos otros son, en la mayoría de los casos, los más inteligentes, los más astutos y los más arrogantes y oportunistas, estaremos cada vez más en las manos de estas personas sin escrúpulos que nos manipularán hacia lo imposible, creando peligro en donde no lo hay y convirtiéndonos en un ejército listo para hacer cualquier cosa en contra de los más débiles.

    No cedamos al espasmo, a la muerte del pensamiento ni a la delegación que nos libera de nuestras responsabilidades. Tratemos de entender la historia para entender el presente, porque sin memoria no hay futuro y sin futuro continuarán creciendo los enemigos de la humanidad, aquellos que siempre recurren a la explotación para arruinar toda aspiración. Cuando estamos al borde de un cambio de época siempre sucede algo tremendo que dificulta el camino: el asesinato de los hermanos Kennedy, el asesinato de Martin Luther King, la estrategia de tensión, el 11 de septiembre, el terrorismo internacional y ahora Trump y sus hermanos soberanos.

    Está claro que el regreso a la carrera nuclear por parte de los Estados Unidos intenta ser el último bastión ante posibles cambios de la época, cuyos inicios comenzamos a ver a fines del siglo pasado. Es un juego muy peligroso en el que, o nos incentivamos todos, o continuaremos vivificando una anestesia crónica; la condición, es decir, para una nueva, larga e indescifrable era medieval.

    Traducción del italiano por Ana Gabriela Velásquez Proaño


    https://www.pressenza.com/es/2019/02/el-aterrador-trump–mas-terrorifico-que-la-guerra-fria/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

     

    Categorías: Noticias regionales

    LA NUEVA FÓRMULA HITLER MUSSOLINI PARA EL SIGLO XXI

    Sáb, 16/02/2019 - 13:59


    Por Homar Garcés   ***

    El fundador de WikiLeaks, Julian Assange (asilado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres) afirmó en fecha reciente que la generación que nacería sería la última libre a nivel mundial. Para una mayoría de personas, una afirmación de este calibre quizá no llame para nada su atención, envueltas como se hallan en la cotidianidad de su mera existencia.

    A otras, tal vez les alarme tal posibilidad; especialmente, si avizoran un mundo donde el libre conocimiento alcanzado en los últimos doscientos años termine subordinado al dogma de aquellos que aspiran mantener a la humanidad en un estado permanente de minoridad, domesticándola y haciéndola, en consecuencia, menos rebelde de lo habitualmente permitido. Una situación similar que ya fuera expuesta, en uno u otro sentido, por una extensa lista de escritores -en distintas épocas, como Franz Kafka (El proceso), Aldous Husley (Un mundo feliz), George Orwell (1984), Ray Bradbury (Fahrenheit 451) y Phillip K. Dick (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?)- que da cuenta de las acciones absurdas y extremas de poderes absolutos, muchas veces invisibles y de larga data, cuyo objetivo central es la erradicación de todo rasgo de individualidad y de raciocinio propio de los seres humanos sometidos.

    En el mundo contemporáneo, no son pocos los analistas que advierten que se está viviendo el advenimiento de una nueva época oscurantista e inquisitorial que tiende a uniformar la opinión pública y a borrar las opciones opuestas a los intereses de los factores de poder, aglutinados, en primera instancia, en las grandes corporaciones transnacionales que controlan la economía global. Algunos de ellos, al revisar los acontecimientos políticos suscitados, principalmente, en Estados Unidos, Brasil y Argentina, hablan de fascismo, aunque diferenciándolo del implantado en Italia, Alemania y España hace casi un siglo atrás.

    Todos conocemos la fórmula con que Benito Mussolini cimentó las bases de su régimen fascista en Italia, «Todo por el Estado; nada fuera del Estado; nada contra el Estado», cuyos rasgos esenciales (nacionalismo, militarismo, corporativismo y totalitarismo) fusionaron orgánicamente Estado y partido, de una manera omnímoda que muchos ciudadanos evitaron enfrentar por temor a sufrir desenlaces negativos para sí y sus familias. Igual senda seguiría Adolf Hitler en Alemania, impidiendo toda manifestación de disidencia.

    Esto también corresponde a lo seguido, con escasas o nulas excepciones, por los distintos regímenes existentes en todo el planeta, apenas diferenciados en cuanto a discursos, símbolos, nomenclaturas y modalidades, pero demasiado semejantes en cuanto a procedimientos y justificaciones; ahora en función de la preservación de los «sagrados» intereses del mercado global. Dicha fórmula, como se puede intuir, no requiere la existencia o vigencia de derechos colectivos e individuales que puedan eventualmente oponérsele, así que -simplemente- se desechan. Es lo que ha comenzado a hacer el capitalismo neoliberal global. A la vista de todos y a pesar de todos, supeditando así la vida social en general a la lógica e intereses capitalistas; tal como ocurre en la actualidad en nuestra América, más específicamente en Argentina y Brasil.

    En esta categoría, el neoliberalismo capitalista requiere crear las condiciones adecuadas que le permitan imponer su fundamentalismo (anti)ideológico y su totalitarismo de mercado en la totalidad de los países; incluso recurriendo al uso de los ejércitos a su disposición y las amenazas de guerra.
    Así, las diversas expresiones chauvinistas, xenófobas y reaccionarias que ahora conforman el discurso de odio de muchos dirigentes políticos, sobre todo, ultraderechistas -ampliamente divulgadas, además, a través de redes sociales y distintos medios de información- han ocasionado una depreciación creciente de los valores de la convivencia.

    El elitismo económico dominante -delineado a partir de la década de los 80 de la mano del binomio derechista representado por Margareth Thatcher y Ronald Reagan, imponiéndose en algunos casos a sangre y fuego- creó en muchas personas la ilusión de un mundo próspero en constante expansión, al cual, luego de atravesar la senda de unos sacrificios individuales y colectivos -vistos y entendidos como algo forzosamente necesario e inevitable- se podría acceder finalmente en igualdad de oportunidades.

    Sin embargo, la realidad resultaría ser otra tras el colapso producido por el sector financiero internacional, lo que indujo a varios gobiernos -mayormente en las naciones al sur de nuestra Abya Yala, algunos considerados como progresistas y/o izquierdistas- a adoptar medidas que contrariaban en casi todas las recomendaciones ortodoxas del Fondo Monetario Internacional; permitiendo reenrumbar las economías hacia un horizonte un poco más diversificado y menos dependiente que el tradicional.

    Esto se plasmó, a contracorriente, en mayores posibilidades de mejoramiento de las condiciones de vida de los sectores populares, resaltando en ello, inicialmente, Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador y Venezuela, cuestión que permitió también que sus respectivos gobiernos consiguieran, a lo interno, un amplio respaldo popular.

    La construcción de una sociedad postcapitalista y, en todos los aspectos, una que esté especialmente caracterizada por la hegemonía y la cotidianidad democrática de parte de los sectores populares (al mismo tiempo que ellas sirvan para reafirmar su soberanía por encima de cualquier razón de Estado u oligarquía gobernante) siempre ha sido una aspiración revolucionaria postergada. Por diversos motivos. Básicamente por la realidad histórica -común en diversas regiones del planeta- de unas relaciones de poder, engendradas (o derivadas) del modelo de Estado burgués liberal vigente y de los valores excluyentes heredados de la cultura eurocentrista. Esto podría cambiar y acelerarse, a medida que el capitalismo neoliberal confíe en que logrará, sin resistencia alguna, la sumisión total de los pueblos. –

    mandingarebelde@gmail.com

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/01/la-nueva-formula-hitler-mussolini-para.html

    Categorías: Noticias regionales

    LAS HIJAS DEL FUEGO: CUANDO LOS CUERPOS SE VUELVEN TERRITORIO

    Sáb, 16/02/2019 - 06:41


    Por Abril García Mur y Juan Manuel Ciucci   ***

    Primera parte de la entrevista a 6 protagonistas de la película porno feminista que pateó el tablero del cine nacional: “Básicamente fue un impulso desesperado mientras ganaba Macri. Hagamos porno hasta que se vaya Macri”.

    Un modo inusual pareció la mejor manera de registrar la charla con las protagonistas de Las Hijas del Fuego: Rana Vegana, Maru Marcet, Mijal Katzowitz, Rocío Zuviría, Rosario Castelli y Disturbia Rocío. Las respuestas aparecen sin una referencia puntual a quién realizó cada intervención, aunque se registran las diversas participaciones por separado. Así se construye una polifonía de voces que impugnan tanto al patriarcado como al status quo del cine nacional. Una búsqueda que recién comienza, en un mundo que se construye con la fuerza del feminismo. El goce como reivindicación y rebeldía, ante un mundo que oprime y castiga.

    AGENCIA PACO URONDO: ¿Cuál es el punto de partida, el origen de la película?


    Hijas del Fuego:
    La película surge de una idea de Albertina Carri. El guión se escribía a medida que se hacían los castings, tuvo que ver con ir encontrando a las chicas.

    HDF: Básicamente fue un impulso desesperado mientras ganaba Macri. Hagamos porno hasta que se vaya Macri (risas). Abrazos de porno (más risas), y eso fue salir sin tener algo muy pre definido. De hecho fuimos grabando sin tener el guión completo. En el medio fuimos encontrándonos con las chicas, más que nada desde la participación en espacios activistas, y así fue tomando forma a medida que avanzaba el grupo mismo. Siempre con la idea de crear una película hecha por mujeres, lesbianas, trans y travestis. Esa fue una pauta desde el principio: independiente, sin plata y porno. Bueno sin plata no era lo más buscado (risas), pero fue un poco lo que pasó.

    HDF: Con Rosario nos conocemos de festivales posporno, de hacer performances. Me acuerdo el día del casting, fue el último día de Cristina como presidenta, fue terrible.

    APU: Ligado a esto, ¿por qué porno? ¿Ya lo pensaban como un porno feminista, cómo lo encararon?

    HDF: La idea era discutirle al cine sobre la representación del sexo, y discutirle al porno sobre los formatos tradicionales del porno. Deliberadamente no es posporno, entre muchas razones, por esta discusión que le plantea al porno directamente con la propuesta de que hay otro porno posible, con otros cuerpos, otras prácticas, otros modos de producción, de circulación. De cuidado, de armado, de algo que no sólo es el producto final, sino el proceso mismo. Que se ve en la película, y que fue algo más de exploración, de búsqueda. De conseguir una fletera que no sea un chongo, de lo que pasa cuando no hay varones cerca. Generar espacios más cuidados, con todas las complejidades del cine independiente, y de no tener recursos, que siempre pesa.

    HDF: Hay mucha ausencia de experiencias de sexo lésbico en el cine mainstream,  y en el independiente también. Sobre todo de sexo explícito, que siempre hay recortes. Buscamos cuerpos no hegemónicos, prácticas no hegemónicas, formatos de vínculos no hegemónicos. Lo que pasó en estos últimos 3 años con el nivel del feminismo creo que abrió un montón de puertas, que ahora hay que llenar de contenido. Porque si no nos quedamos con el pañuelo verde, una ley, derechos.  Algunas estamos queriendo pelear otras cosas, cuestiones como el placer, los formatos de familia, de vínculos, todo. Y la película me parece que abarca todos esos temas.

    HDF: Me interesaba lo del porno también a nivel experimental, obviamente por todas las cosas que se venían hablando y demás sabía que no iba a ser una película porno tradicional. Me interesaba saber que me pasaba a mí, además de lo que me interesaba que se podía decir. Yo quería ver qué me pasaba a mí con esta exposición, con un cuerpo no hegemónico particularmente, con una edad que se supone ya no estás para hacer esas cosas, con un montón de cuestiones. Creo que eso se ve. No solamente en mí, sino que estábamos todes así, mirándonos, viendo… y nadie sabía cómo iba a ser la película (risas) e incluso hubo distintas versiones de qué suponíamos que iba a ser y fue otra cosa. Fue lo que salió de eso, a mí eso como experiencia me parece muy zarpado, y me parece que está buenísimo para invitar a hacer desde ese lugar.

    APU: En la idea, que bien lo dice el nombre de la película, de que cuando nos juntamos entre nosotras hacemos brujerías, ¿qué significó para ustedes y para el mundo del cine, tanto en el plano simbólico como en el económico y el práctico, en el detrás de escena,  que sea una película íntegramente hecha por mujeres, lesbianas, trans?

    HDF: Fue fundamental y fundante para esta película. Es un gesto político muy claro de parte de Albertina. La propuesta fue trabajar únicamente con mujeres, sabiendo lo que implica filmar un género así. Si hubiese habido varones los hubiéramos echado. Creo que no existía esa posibilidad, ya de por sí generar lazos laborales únicamente con mujeres va de la mano con lo que dice Rana: poder confiar en que podemos hacerlo nosotras, más en un género como este en donde los técnicos son hombres. Fue fundamental para sentirnos cómodas y generar un proceso real de confianza. Si hubiese habido un varón hubiese sido una interferencia.

    HDF: A mí me resultó un alivio, sobre todo a nivel simbólico. No me hubiese dado ganas de exponerme si hubiese habido varones ahí. Compartir espacio es, a mi nivel subjetivo, una forma de empoderamiento más agresiva, más violenta. A mí este espacio me parece que fue muy empoderante como manifiesto: no los necesitamos pero tampoco los elegimos. A mí me gustó mucho formar parte de eso. Además, bueno, lo que vos decís a nivele económico que creo se responde solo ¿no? Siempre les pagamos a ellos, los necesitamos a ellos, los escuchamos a ello. Y la cuestión de no escuchar mansplaining en toda la cuestión técnica para mí fue poder respirar, directamente.

    HDF: A mí me pasaba estando en la producción con Albertina de decir: bueno le pido a tal varón que haga esto o aquello, porque ya tenés el circuito armado de técnica, diseño, etc. De hecho lo único que hizo un varón fue el afiche porque fue muy a último momento. Entre la urgencia y el cine independiente hubo que hacer mucho esfuerzo extra. Quiero decir que fue una decisión política con costos, no sólo desde lo simbólico o subjetivo, sino que hubo que pelearla mucho más. Fue muy zarpado como se fueron armando estas redes entre mujeres, lesbianas, trans que estamos haciendo cine y dando discusiones re zarpadas. Está bueno que vaya habiendo precedente de cine, teatro y otras cosas hechas solo por mujeres y que se vayan armando circuitos que después también habrá que discutirlos.

    APU: Retomándote y pensando que dentro de los feminismos nos vamos superando todo el tiempo, en la película también podemos encontrar patrones que se reproducen, porque el deseo está estructurado en el patriarcado. Incluso en el proceso de deconstrucción que estamos llevando adelante. ¿Cómo ven eso en la película? ¿Cómo se pueden seguir profundizando propuestas como esta, porno feminista y disidente?

    HDF: A mí no me hubiese interesado que la peli se vuelva un catálogo de prácticas posibles, no me interesa para verlo ni tampoco para hacerlo. ¿Se podrían mostrar otras prácticas, deseos disidentes? Sí, todo se podría. Pero me parece que la película muestra situaciones posibles o fantasiosas, y que podrían ser otras pero son esas. Más desde el lado de las identidades que se representan que sí estaría bueno que se amplíe, pero más allá de la película, en el sentido de que se amplíe la posibilidad de quienes pueden acceder a estar en frente o atrás de una cámara. No se contradice con lo que hicimos, es un camino a seguir, y no empieza con esta película sino que se viene trabajando en muchos lados. Pero sí que a partir de estas cosas puedan acceder cada vez más identidades.

    APU: Relacionándola con el Encuentro (pluri)nacional de mujeres (lesbianas, trans, travestis), los talleres más concurridos este año fueron los de Activismo gorde, políticas del cuerpo, sexualidad, cuando antes los más convocantes eran los exclusivamente relacionados con derechos concretos: aborto, Estado laico, etc. El deseo pasa a primer plano y hay una superación de la consigna “mi cuerpo es mío” como una individualidad, y discusión fundante, a pensar el cuerpo desde el goce, el placer, la experiencia y en tanto otres cuerpes. ¿Cómo ven eso reflejado en la película?

    HDF: Sí, el cuerpo aparece como punto de partida y como punto de encuentro en la película, en esto de la representación de los cuerpos y la representación del placer. Y también ahí hubo un laburo de cada una de conocimiento del propio cuerpo y del cuerpo colectivo. Este grupo de mujeres se convierte en un mismo cuerpo en algunas instancias de producción.

    HDF: Volviendo a la discusión sobre el deseo, no es solamente la representación del deseo en sí sino que la realización de una película porno tiene mucho que ver con el producto final. En ese sentido, son importantes las discusiones sobre los modos de producción en el porno. Es lo que se propone el Post Porno, las performances. Todas surgen en general de un taller de experimentación o de un proceso más largo y colectivo. No es “nos juntamos, filmamos y listo: vendemos la porno”. Es una parte de un proceso más integral. Y de una discusión también, que tiene que ver con superar los desafíos de la mirada héteronormativa en la filmación. Como pasa en La vida de Adele, todas las tortas vamos a verla, no nos terminamos identificando con lo que pasa y después resulta que las pibas fueron re violentadas haciéndola. Todas las prácticas de la película las pensamos. Siempre nos preguntan, ¿y como hacían tomas 2, toma 3? Medio como cuando tu viejo te pregunta a los 18 cuando salís del closet como es el sexo entre lesbianas. Y sobre esas partes no había tanta dirección, sino una libertad de lo que pase en el momento. No imponer un guión, sino que la sexualidad esté todo el tiempo dando vueltas. Más allá de si están los cuerpos desnudos o no.

    HDF: Claro, se trata de una sexualidad que atravesó todo el equipo. No sé cómo hicimos las escenas pero no como en La Vida de Adele, ni guión ni 10, 12 horas seguidas de rodaje. Hablábamos del cuerpo y yo pensaba en el cuerpo como territorio, esto también se refleja en la película. Como territorio en el sentido de la autoexploración y como territorio de la periferia: producción, recursos y actrices de la periferia, y a la vez no. Tampoco somos tan periferia, pero pudimos hacer algo que abre discusiones y, como decimos, siempre se puede periferizar todo más. Y creo que la metáfora del cuerpo como territorio, como paisaje y todo lo que emerge ahí abre a seguir.

    HDF: Yo pensaba en eso también, el cuerpo como territorio que aparece nombrado en la película. Y que también aparece en la manera de filmar la piel, los cuerpos, una manera muy contemplativa. Y para mí eso es un gesto muy bello. Tiene que ver con el filmar tan de cerca, detallar tanto estos cuerpos tan diferentes y a su vez de detallar estos vínculos tan diferentes y tan afectivos. La mujer como sujeto, el cuerpo colectivo como sujeto y a la vez materialidades gozosas. Esa conjunción que tiene la película es muy interesante y da lugar a eso que cuesta mucho: tener esos tiempos de contemplación. Y ahí se pude ligar esa frase que tanto representa la película. Cómo esos cuerpos se vuelven territorio.

    HDF: Y la incomodidad que eso puede generar. Porque tanto cuerpo, tanta piel, es lo que le pasó a muchas personas después de ver la película. La sensación de que fue un montón, de que no podía ver más.

    HDF: Y a eso sumado los planos de los paisajes intercalados, que también están muy erotizados. Erotizar una gota de agua que cae de una montaña. Todo eso está, para mí, muy bien logrado.

    HDF: Yo también pensaba con esto que dicen que hay algo innegable de la película, sobretodo con los comentarios, la primera vez que alguien ve la película dice: paren no puedo hablar, no entiendo si tengo que pensar, que mirarla dos veces. Hay gente que me dijo: la vi tres veces y recién ahí pude saber si me gustó o no. Y en eso, siempre se dice que bueno, hay lesbianas, hay heteros, pero todos tienen sexo y demás, la película te enfrenta con la idea de los géneros y no sabes si hacerte la boluda, si te calentó, si te asustó, o qué te pasó. Y me parece que eso, en relación al deseo colonizado, lograr correrse – no sé ni cómo – pero vivencialmente lo veo.

    HDF: También es la experiencia cinematográfica, no es lo mismo ver porno sola en tu casa que de repente en una pantalla gigante con más gente.

    HDF: Y es una experiencia que no solemos compartir nosotras, no es parte del espacio público.

    HDF: Y menos donde hay tantas mujeres.

    HDF: Las experiencias adolescentes de ver porno están asociadas a los varones, o los cines porno también están pensados para varones.

    HDF: Exacto, entonces hay algo en la experiencia ahí en donde aparece el cuerpo de las espectadoras también interpelado.

    HDF: Yo quería retomar esto del cuerpo como territorio, que en algún punto –pensándolo como un conjuro en este contexto de mierda – es también un descanso. El cine LGTB y el activismo en general es una lucha, literal. Estás luchando todo el día, y queda muy poco margen porque son cuerpos muy cagados a palos. Sino no sucederían las marchas del orgullo que estás en pelotas por la calle y pensás por qué no puedo vivir así todo el año. Y vas a Rosario para vivir dos días al año, y vas sumando marchas del orgullo porque estarías siempre así. Lo mismo con el Encuentro de Mujeres, así sería el mundo sin patriarcado, no sin varones, sin esta construcción que nos separa. Y esta película es un espacio para eso. Mostrar algo tan lindo, con colores saturados, Disney, estallado, es una decisión muy pensada. Y no por eso es menos urgente, menos política. El texto que atraviesa la película terminó siendo un re manifiesto, que también está buenísimo porque a nosotras nos puede parecer mucho más familiar pero hay muchas personas que flashean colores con el texto y está buenísimo que llegue, justo con esas imágenes. Está bueno mostrar cuerpos disidentes sin la organización atravesando todo el tiempo. Las películas LGTB que llegan a los festivales son todas historias de persecución, migración, marginación, lucha, activismo organizado, sida. Son esos temas los que parece que nos tocan siempre a nosotras.

    HDF: Sí, y sobretodo a nosotras porque los gays si tienen otra forma de representación, de la vida, del disfrute. Se abre un bar torta y a los dos años son todos putos, y nos cuesta mucho sostener esos espacios. Y eso que yo lo termine de dimensionar recién ahora con la cantidad de gente que se horrorizó de ver placer femenino, y putos que también se horrorizaron y plantearon que les dio asco. En la representación, en las películas, siempre las lesbianas la estamos pasando mal. Incluso en La vida de Adele que es la película con más sexo y más de la mitad de la película terminan sufriendo por amor. Y mucha gente nos decía que Las Hijas del Fuego no es real, porque hay poliamor aceptado, y eso no genera conflicto y ¡es eso! ¿Porque tiene que ser todo real? Quieren que algo falle para quedarse tranquilos con su monogamia heterosexual. Bueno no, no hay problemas, y si los hay se resuelven más naturalmente y báncatela.

    HDF: Es eso, la capacidad del cine de poder imaginar mundos, ficcionar.

    HDF: Nos criamos con los finales felices de las parejas heterosexuales y la chica linda y el chico lindo. Y a nadie le genera incomodidad eso pero esto sí.

    HDF: Todos los espectadores pidiendo norma y conflicto, y determinando qué es real y qué no. ¿Por qué esa necesidad? ¿Por qué le pedimos también eso a la película?

    HDF: Cuando termina la película la gente no se queda tranquila y relajada, genera incomodidad y preguntas. Y me parece muy potente que si una película trata de desarmar un montón de estructuras en términos de contenido, y de prácticas, y de sexualidad, etc, también las desarme en la forma del relato, en la narrativa.

    HDF: Es que ahí también está corrido el deseo, está en juego el deseo que vos pusiste cuando fuiste a ver una película y específicamente si fuiste a ver una película porno, más el deseo que pusiste cuando estás en el cine, dependiendo con quién vayas. Está todo el tiempo corriéndose de los lugares donde vos podes decir “la parte para calentar es tal”. No sé, las partes para mí más eróticas son cuando se hecha a los machos de los distintos lugares.

    HDF: O la conversación con la madre de ella (risas)… esa parte es súper erótica. Y a quién no le pasó de pensar: “¿Me acabo de tirar onda con la mamá?”

    HDF: Y además está el cómo se mira al porno, qué uso se le da. Digan lo que quieran es difícil de ver la película.

    APU: ¿Cómo sienten el momento de la exhibición en las distintas proyecciones que han hecho de la película?

    HDF: En la premier de San Sebastián estábamos contando las personas que se levantaban, llegamos a 50. Unas se levantaron 10 minutos antes de que termine, no entendíamos por qué se levantaban en ese momento. En el BAFICI eso no había pasado, entendemos que es otro público.

    HDF: Esta película la vieron mis viejos, les conté lo que era. Después de eso, ya todo me importa poco, que la vea el portero o quien sea. Después tuve que ver a mis viejos, “bueno, no es mi estilo de películas” (risas). El resto de la exposición más bien me divierte. En el estreno la vio Kicillof (risas).

    HDF: Todas estábamos bastante abrumadas y con mucha expectativa de ver cómo iba a resultar la película. El proceso fue difícil y creo que ninguna esperaba la belleza y calidad que tiene la película. Cada vez que la veo me es menos porno. La película mixtura toda esta cuestión de la poesía, del carácter de ensayo que tiene; es super interesante de atravesarla más allá de lo porno.

    HDF: Yo no imaginaba San Sebastián, y eso también es otro nivel de exposición. Cuando la filmamos no teníamos mucha idea de si incluso se iba a estrenar en algún cine, ya cuando llegó el BAFICI fue un montón.

    HDF: Nos pasó en San Sebastián que unas señoras vinieron y nos dijeron que no tenían  idea de lo que fueron a ver y que salieron muy intrigadas de buena manera. Para mí es muy hermosa la reacción de gente más grande, que pueda abrirse y concebir la película desde otro lugar.

    HDF: En la misma película, todas las chicas ya sabían qué iban a hacer y era una cosa ya medio charlada. Al principio, cuando llegaban, no querían ser vistas, querían usar máscaras, decían “quiero participar pero hasta ahí”, y después ya todas querían hacer de todo. Te vas enganchando en esa, hay muchas que hace mucho ya andamos en bolas en cualquier lado, y te va dejando de importar. No por lo sexual, sino por querer sentir mi cuerpo libre en las marchas o donde sea. Hay mucha gente que nunca pasó esa experiencia. Es una elección, esto que está en la película podría pasar en cualquier momento de nuestras vidas, hay algunas de nosotras a las que nos pasa seguido (risas) pero es una elección, hay que buscarlo, y es contagioso.

    APU: ¿Cuáles fueron y cómo fueron las reacciones de los varones?

    HDF: El espíritu del varón siempre primero es decir lo que tiene que ser, o por qué no es, o lo que debería haber visto. En San Sebastián uno empezó diciendo “bueno, todavía no se si me gustó o no”… ¡Qué me importa! ¡Quién te preguntó! Las mujeres en general no empiezan así lo que quieren decir o su pregunta.

    HDF: ¡Es muy agresivo lo que hacen! Imaginate sala llena, estreno, con todas las actrices, la productora, la directora adelante y al chabón le pareció que re daba decir que todavía no sabe si le gustó o no. ¡¿Qué te pasa por el cerebro?! Qué nivel de impunidad. Evidentemente son muchos años de impunidad, de opinar sobre el cuerpo, las prácticas y las producciones ajenas.

    HDF: Hay uno que preguntó “¿Por qué las escenas de sexo están desde el medio, ó sea, por qué no se muestran cómo empiezan?” ¡¿Qué?!.

    HDF: Otro dijo “Yo vi mucho sexo y poco amor”. ¡Ah! Y otro que venía a buscar respuestas sobre el poliamor y no se las resolvimos (Risas).

    HDF: También se preguntó que opinábamos de las posibilidades que había para que los varones se apropien de la película y la vean como una porno para ellos.

    HDF: Esa es una posibilidad que consideramos desde que dijimos que sí. Nos expusimos e hicimos eso por lo que nos pasaba y por lo que teníamos que decir.

    HDF: Lo importante es que no está pensada para que el varón tenga placer.

    HDF: Esta reacción de incomodidad es evidente, sobre todo en varones, y en mujeres también. Pero a lo que vamos es que no es lo relevante si te gustó o no, o si te calentó o no.

    HDF: No son destinatarios de esta película.

    APU: Nos hizo pensar en la abjuración de la trilogía de la vida de Pasolini. Hace La Trilogía de la Vida pensando en cuerpos liberados, en cuerpos que se escapan de la lógica del capital y la mercancía. Le usan las películas como softporn de los ‘70, y Pasolini escribe un texto no arrepintiéndose pero sí abjurando de su producción. Cómo el patriarcado le termina dando la vuelta a eso y apropiándose.

    HDF:
    Es que el patriarcado y el capitalismo le terminan dando la vuelta a todo. Es inevitable. Todo significante es abierto y puede ser apropiado. Quizás lo diferente, de lo que no se puede apropiar, es que se sale de ciertas lógicas, como las del amor romántico. En el sentido de cómo se supone que se tiene que construir, que tiene que ser, no vas a ver eso. Y ahí me parece que está lo disruptivo.

    HDF: No es el producto nada más, es el proceso que nos llevó a hacer la película. Y eso no es apropiable. Y lo que se ve en la pantalla es eso, el proceso. Por otro lado, cuando empezamos a hacer la película, pensamos que el circuito de circulación iba a ser cines pornos del underground, y ahora el Gaumont y el Incaa la proyectan. Obvio que van a querer apropiarse. El feminismo te permite lavar caras y apropiarte de eso. Porque genera slogans masivos. Pero el contenido te lo da el movimiento, las bases. Como slogan lo puede agarrar cualquiera pero cómo nosotras le damos contenido a eso en un movimiento más grande es lo que importa.

    Hay un montón de feminismos y se están moviendo muchísimas estructuras. Y hay apropiación para controlar, siempre es así. Por eso nuestras ganas de mostrar otra parte: el placer, y no un manifiesto revolucionario para fundar un nuevo movimiento de liberación lesbiano. ¡No! Es una película que muestra dos horas de placer lésbico con relaciones y cuerpos distintos que no se suelen ver en las pantallas y que se van a ver en lugares en lo que no se ve eso. Si la película puede ir al conurbano, o a un pueblo de Tucumán y llegar a mujeres que siempre estuvieron expuestas por sus maridos al porno y a prácticas convencionales y que mirar la película les haga preguntarse cosas, ya está. Importante es qué pasa con la película en esas situaciones, si en 30 años se la apropiaron y aparece en una publicidad de Adidas ya habremos hecho muchísimas cosas más. Hagan lo que quieran con eso que hicimos en el 2015, ya habremos hecho mucho más porno, o una película de dos horas tomando té, por qué no. Y será discutir otras cosas.

    HDF: Si aparece un video porno siempre el chabón es un capo y la mujer es una puta. Yo creo que algo que sucedió simbólicamente en esta película es que nos corrimos de ese lugar. Si mostrás mi película no me estás robando algo íntimo: yo decidí hacer la película, actuarla, desnudarme, abrir las piernas, mostrar. Realmente en todo caso, estamos pirateando un lugar donde no nos dejan entrar. Y eso tiene que ver con el lugar en que nos pusimos subjetivamente, si te pusiste en el lugar en donde consensuadamente hiciste esto, ¿lo van a usar para qué? Si yo decidí hacerlo, no es que me lo robaron. Salir de esa lógica que si te ven desnuda te robaron la virtud, el valor, todo lo contrario.

    APU: Se corre de la lógica de mercancía como un producto terminado, privado a vender. Sino que aparece como el resultado de un proceso colectivo, feminista, disidente, político. Y que pase después de eso es parte del proceso y no del régimen de venta y exposición que pueda tener la mercancía ¿no?

    HDF: Un poco como todo lo cultural que hacemos. Todas hacemos producciones culturales y también cine, y creo que esa tensión está siempre. Es una mercancía en el sentido en que en el estado actual del capitalismo todo lo es, pero también no lo es porque en el sentido de lo simbólico  tiene muchas cosas que no son apropiables. Creo que la película es mercancía como otras, pero siendo independiente tiene esa tensión y también se sale de ahí.

    HDF: La película, al no tener recursos, toma la decisión de ser una coproducción de todas. Aparecen al principio todos los nombres para presentarla porque todas tenemos un porcentaje de la película. Se igualó el trabajo con el capital, con quienes invirtieron. Se midió el trabajo, se puso un precio y cada una aportó algo, sea en dinero o sea en trabajo. Y eso sí se podría haber profundizado si desde el principio se hubiese pensado como un proyecto colectivo. Porque sí, inicialmente se pensó como un proyecto de Albertina, de hecho ella produjo casi toda la película. Pero sí se podría haber pensado esa otra posibilidad desde el principio, y discutir ese modo de propiedad. Hoy la película es una propiedad colectiva. Eso también se discutió, no es de ninguna, es de todas. Y fue un resultado no un inicio del proceso colectivo. Incluso el proceso de la misma Albertina, viniendo de estructuras más convencionales del cine, fue de mucha deconstrucción de su rol. Fue el aporte de personas que participamos y venimos de otros tipos de activismos. El cine es muy jerárquico.

    HDF: El cine es jerárquico y patriarcal como cualquier estructura en sí. Incluso con disidencias.

    HDF: Y el proceso colectivo fue ir rompiendo con esas estructuras y hacer todo, todas. La que hacía la claqueta hacía iluminación, y así. Por independiente y por precaria pero también como discusión política. Discute eso también, no sólo mujeres y varones.

    HDF: Tampoco la idea es romper la propiedad y horizontalizar todo en experiencias como esas. También está bien disputar desde estructuras de propiedad como fue la película, como una cooperativa. Como otra forma de comprender y disputar la propiedad en contra de otros que tienen los medios.

    HDF: Que el producto tampoco borre roles ni desconozca la trayectoria y el conocimiento de cada una.

    HDF: De hecho hubo un casting. Hubo una elección. Lo que se tiene que discutir es como a partir de ahí se fueron construyendo las relaciones que tampoco tienen que ser todas horizontales.

    HDF: Decidir la propiedad colectiva de ese trabajo es parte de la disputa y de poner el valor del trabajo. No se pagó pero se compartió la propiedad. No todo el activismo tiene que ser sin valor, y eso no lo anula en su esencia.

    HDF: Todo esto tuvo que ver con el contexto también, hacerla en 2015. Yo creo que hacerla hoy en macrismo no sé si hubiese sido igual de posible. Encararla con la energía, con la cierta inocencia incluso.

    HDF: Incluso por  nuestros trabajos de esos momentos y la posibilidad de hacer otras cosas. Hoy mi trabajo no me lo permitiría por ejemplo. Porque los sistemas de control se recrudecieron mucho. Usamos los últimos resquicios de la década ganada. Estamos todas mucho más desgastadas, está todo cuesta arriba. Muchas no pudimos ni ir hasta Trelew.

    APU: A veces, cuando terminás la película queda alejado el proceso. ¿Sienten que el reestreno en el Gaumont activa todas estas discusiones y la propia experiencia?

    HDF: Para mí se reactivó desde el Bafici, en cada entrevista, en cada mensaje de alguien que te dice que flasheó alguna viéndola. La discusión y los significados son muy dinámicos y siempre están abiertos. Yo estoy lejos de sentir que ya se pensó todo lo que se pudo con esta película. Es permeable y se radicaliza con cada persona que piensa algo nuevo.
    Y que esté siendo proyectada en este contexto es un refugio.  Viene Federici y vamos todas a verla como si fuera una rockstar, siguiendo su gira por todos lados. Porque son necesarios esos espacios de disfrute más allá del bombo y la marcha. Salir de la realidad con espacios como la película.

    HDF: Sabiendo los efectos de cada contexto. Porque el recibimiento ante la exposición también es coyuntural. La oleada neoliberal aumentó pero al mismo tiempo aumentó el contexto abortero y feminista, y también va a aparecer la Iglesia a pegarnos. Los efectos son varios y tenemos que estar atentas a ver cómo respondemos.

    HDF: No sabemos para donde se va a disparar todo. Porque crece el feminismo pero también los anti derechos, y Bolsonaro y la persecución a tortas y travas, y al mismo tiempo las organizaciones abrazando curas en Luján. Creo que se vuelve más peligroso cómo queda la película enmarcada en estas discusiones y cómo se la pueden apropiar. Y en el feminismo también es importante estar atentas a las reacciones en general pero de la película.

    HDF: No es tanto reactivar en los estrenos que fueron en el Conti o en el Bafici porque fueron ambientes cuidados, de gente conocida, sino en el estreno comercial, en el Gaumont, en donde van a haber medios hegemónicos y una ampliación de personas. Porque habla desde códigos, y discusiones lesbofeministas que no están en el mainstream necesariamente.

    HDF: Es interesante porque la película se sale de la lógica de inclusión constante. No va a haber una sociedad heterosexual que decide incluir o no a la disidencia. La disidencia va a aparecer en primer plano y te va a estallar en la cabeza.

    HDF: No somos disidencias intentando incluirnos en la sociedad, somos disidencias discutiendo entre nosotras como incluirnos entre nosotras. Sobretodo en estos momentos en el que está tan en la mano la discusión feminista hay que llenarlo de contenido, no vamos a hablar políticamente correcto ni mostrar una película políticamente correcta.

    HDF: Subjetivamente me da mucho placer esta cosa de que por una vez se muestran  códigos de lesbianas que si no sos lesbiana te quedaste afuera. En toda la película no, pero en los central sí. Eso me parece que políticamente está bien, porque es la experiencia que no tenés. No esta cosa de que hay que hacer todo para que ellos entiendan sino que por una vez los códigos son propios y nuestros. Esa experiencia colectiva adentro del cine en donde quienes nos reímos de los códigos no es porque estén en el mainstream. Y eso es un alivio, porque nos quedamos siempre afuera de todo.

    APU:
    Salir de la lógica de la minoría. Las lesbianas, trans, e incluso mujeres como minorías, es ridículo. Incluso, la vez que aparece un varón hasta incomoda a la vista.

    HDF: El actor estaba bastante intimidado también (risas).

    HDF: Nos cansamos de escuchar los movimientos sociales y las mujeres, o los movimientos sociales y las disidencias. Somos el 80% de los movimientos sociales. ¿Quién te revuelve la olla?

    HDF: Y en la peli somos mayoría. Somos todas lesbianas aunque se demuestre lo contrario. Está ausente la pregunta de amiga paki ¿Será lesbiana? ¿Le doy un beso? Es un clásico y que no esté ya habla de algo distinto.

    HDF: Es que ahora además son todas pakis curiosas (Risas).

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/generos/las-hijas-del-fuego-cuando-los-cuerpos-se-vuelven-territorio

    Categorías: Noticias regionales

    GUAIDOMANÍA IMPERIAL

    Jue, 14/02/2019 - 19:02




    Por Oscar Bravo    ***

    En Venezuela sigue, se mantiene y se agudiza el pulseo muscular político entre el chavismo en el poder y la derecha nacional e internacional que quiere “a como de lugar” obtener el poder ejecutivo nacional…con la gran particularidad de estructurarse a partir de una guerra no convencional, que intenta por vías mediáticas, económicas, diplomáticas y todas aquellas formas y maneras que ayude a construir toda una sensación de inestabilidad política, a través de un narrativa destructiva y pesimista…para que la población en general se llene de rabia y angustia ante las cosas que están pasando…

    En esa enfermizo y obsesivo odio y revanchismo antichavista, siguen intentando desalojar del poder ejecutivo nacional al presidente Nicolás Maduro, por vías inconstitucionales e ilegales, y seguir fomentando angustias emocionales, intranquilidad social y crear toda una matriz de opinión de que estamos en la antesala de un estallido social, que nos puede conducir a una guerra civil y a la deseada intervención militar del imperio y de algunos gobiernos lacayos y serviles del coloso del norte…

    Ésta derecha apátrida ha conseguido un instrumento estratégicamente político, listo para la presión y el chantaje a la hora de una posible negociación política: el auto-nombramiento de Juan Guaidó, como presidente interino de La República Bolivariana de Venezuela y representante del partido político ilegal y cada vez más parecido a un grupo terrorista de la ultraderecha, mal llamado “voluntad popular”…organización política ilegitimada por su abstencionismo militante y principales protagonistas en los oscuros y terribles acciones guarimberas en el 2017…

    El hecho político es que el imperio y un grupito de gobierno seguidores de las ordenes de su jefe Trump, sólo reconocen a Guaidó como presidente interino, para comenzar y activar una nueva agenda política, y que  consiste en “vender la idea” de que Maduro fue presidente hasta el 9 de enero y que al juramentarse el 10 de enero, “cayó en usurpación de funciones” y por lo tanto ante una especie de “vacío de poder”, se debe juramentar al presidente de la Asamblea Nacional, sin importar que se encuentran en desacato…

    El imperio juega a conseguir a “la mejor de la excusas” para invadir a la patria de Bolívar, que va desde crear todo un conflicto diplomático, al no querer hacerle caso al decreto presidencial sobre que tienen 72 horas para irse del país, todo el cuerpo diplomático estadounidense, hasta “ligar” que metan preso a Guaidó, para venir a rescatarlo de la cárcel y así aprovechar para colocarlo en Miraflores…

    Ya comenzó el nuevo guarimberismo versión 2019, ya van varios muertos, reaparece el fascismo, incendiando una casa de la cultura, quemando sus libros, saqueos y destrucción de bienes públicos y hasta estatuas de Chávez y Reverón…y la derecha muy feliz cuando disparan el caos social y los actos terroristas ya que sus ambiciones por el poder supera al supuesto y negado amor que puedan tener por la paz…

    Oscar Bravo Politólogo.
    bravisimo929@gmail.com

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/01/guaidomania-imperial.html

    Categorías: Noticias regionales

    LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE BUSCAN SOLUCIONES PACÍFICAS

    Jue, 14/02/2019 - 18:55


    Por Aram Aharonian   ***

    La Unión Europea mostró en Montevideo sus cartas belicistas e injerencistas, y bombardeó las posibilidades de una salida democrática y negociada a la crisis de Venezuela, mientras el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó  amenazó con una intervención extranjera en Venezuela si el gobierno de Nicolás Maduro continúa rechazando el ingreso de la llamada ayuda humanitaria.

    El tuit aguanta todo.
    Uno del presidente-fantasma que intenta gobernar por mandato de Washington, señaló que “el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (apócrifo, en el exilio) autoriza coalición militar internacional en misión de paz para lograr la ayuda humanitaria, con fundamento al principio de Responsabilidad de Proteger”. Un presidente autoproclamado se basa en una seudorresolución de un tribunal que no existe. Posverdad total.

    El denominado Grupo de Contacto Internacional (GCI) que debatió este jueves en Montevideo un plan sobre la crisis venezolana emitió una declaración donde promueve “elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles de acuerdo a la constitución venezolana… en el menor tiempo posible”, impulsada por la Unión Europea (UE).

    Ocho países del bloque europeo y cinco de América Latina se reunieron en la torre presidencial de Montevideo con el fin de “contribuir a una solución política pacífica y democrática”.

    Sin embargo, el gobierno uruguayo presentó el miércoles junto a México y los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), una propuesta que no incluye un llamado a elecciones en Venezuela. El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, pidió el jueves “prudencia a la comunidad internacional”, ante la disyuntiva de “paz y de guerra” que enfrenta Venezuela.

    Inicialmente convocada por México y Uruguay como un encuentro de “países neutrales”, la reunión finalmente tuvo como coanfitrión a la UE, que se unió tras el lanzamiento de un grupo de contacto internacional, al que luego se sumaron otros tres países latinoamericanos (Ecuador, Costa Rica y Bolivia). México, sin embargo, aclaró que si bien participa de la cita no integra formalmente el grupo.

    “No hay ninguna diferencia entre el Grupo de Lima y el Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela. La única diferencia son los países, el intervencionismo es exactamente el mismo. México y Uruguay convocaron a esta reunión con la idea de encontrar una salida pacífica y democrática, que no termine en la violencia civil o en alguna manifestación de violencia armada”, señaló Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe del gobierno de López Obrador.

    México apuesta porque la decisión quede en manos de los venezolanos pero todo el mundo apuesta porque la decisión sea tomada en el exterior.
    “El mecanismo de Montevideo que signamos los países del Caricom, Uruguay y México es nuevamente una opción para establecer un puente de comunicación que impida una intervención militar extranjera, una guerra civil y que conduzca todo por las vías diplomáticas”, añadió

    Lo del Grupo de Contacto de la Unión Europea es una situación completamente injerencista. Hubiésemos querido en México encontrar un lugar común pero no lo hay con estas posiciones tan extremas. Ningún extranjero tiene derecho a decidir sobre la voluntad soberana, ese el punto principal”,
    añadió Reyes.

    La UE está en Uruguay haciendo control de daños luego de su vulgar subordinación a la política de Trump (quién públicamente los desprecia). Hay nulas posibilidades de que logren una mediación neutral, al contrario, intentan dinamitar la iniciativa de México y Uruguay, señaló G. Borges Revilla, de Operación Verdad.

    “La risueña y absurda actitud entreguista de la Cancillería de Ecuador otorgando beneplácito a un señor que no representa a nadie es totalmente ilegítimo e ilegal. Uruguay por su parte deja de ser creíble porque propone una cosa junto con México y vota otra con otros países. Vivimos un tiempo de vergüenza”
    , señala el exvicenaciller ecuatoriano Kintto Lucas.

    El canciller uruguayo Nin Novoa señaló que “No puede haber dos presidentes y dos gobiernos en un país, eso irremediablemente lleva a una escalada” de violencia. “La única solución para dirimir esto es con elecciones”, dijo para aclarar su cambio de posición. Sin embargo, aclaró que Uruguay no reconocerá al autoproclamado Juan Guaidó, “y por lo tanto ahí no hay giro, encontramos inadmisible que en un país una persona se autoproclame presidente de la República”.

    Además dijo estar preocupado por la “intransigencia de Guaidó” que dice “no a las elecciones” y “no al diálogo”. También reconoció que en Venezuela existe una necesidad real de medicamentos, pero alertó que el tema de la crisis humanitaria puede ser un argumento similar al esgrimido por EEUU antes de atacar Irak, cuando alegó que ese país tenía armas químicas que nunca existieron. ¿No será que acá tampoco la crisis humanitaria sea como la plantea EEUU y atrás vengan los fusiles?”, preguntó

    Los países que siguen presionando al gobierno legítimo de Venezuela, están llevando a que finalmente el autoproclamado e ilegítimo Juan Guaidó sea detenido, porque está promoviendo la violencia y llevando al país a una guerra civil. Hasta hora, la presión solo llevó a que el gobierno venezolano estudiara convocar a nuevas elecciones legislativas.

    Lograr la neurosis militar
    Las condiciones de vida de los venezolanos se han deteriorado en los últimos años como como efecto de la crisis económica, derivada de sanciones económicas y embargos decretados por EEUU y la Unión Europea, junto a graves errores en las políticas macroeconómicas y de la ineficiencia en la gestión pública del gobierno de Maduro.

    Con las decisiones del gobierno estadounidense de embargo del sector petrolero y apropiación de activos venezolanos, el deterioro de las condiciones de vida se multiplicará de forma exponencial, coinciden los analistas. Los afectados, obviamente, no serán los gobierno, sino la población, especialmente en su alimentación y salud. Un bombardeo de ablandamiento, pero sobre la población civil.

    La estrategia del gobierno de EEUU ya fue expuesta por Trump y Tony Schwartz en 1987, en su libro El arte de la negociación: “Apunto muy alto y luego sigo presionando, presionando y presionando”. De modo que “el bombardeo de ablandamiento “es parte de la estrategia.

    “Una de las claves para pensar en grande es la concentración total. Casi como una neurosis controlada, una cualidad que he notado en muchos empresarios de gran éxito. Mientras algunas personas se paralizan con la neurosis, otras son impulsadas por ella”.

    Y esta es, precisamente, la estrategia que aplica a las Fuerzas Armadas Bolivarianas al someterla a la disyuntiva de hacer o no frente a una intervención militar: rendirse ante un ejército extranjero que la conmina a cambiar el gobierno y a deponer a Nicolás Maduro. La paradoja de la ayuda humanitaria es manejada hoy como detonante de la violencia. La soberanía está tratando de ser vulnerada con un show llamado operación humanitaria”.

    El objetivo de la estrategia trumpista es que los oficiales se “paralicen”, lo que facilitaría una “rendición por neurosis”. Por ahora, la etapa es de imponer la neurosis. El goteo de militares hacia la oposición no se ha dado como lo programaron en Washington y lo aseguraron exmilitares y dirigentes políticos de la oposición.

    En Venezuela circulan millares de armas, en manos civiles, de narcotraficantes, de paramilitares.
    En las amplias fronteras con Colombia y Brasil se conforma un ejército paralelo integrado por mercenarios, paramilitares y desertores de la Fuerzas Armadas venezolanas, con la tarea de emplazar a los soldados a dejar  pasar la caravana.

    Víctor Álvarez, exministro, se pregunta: ¿Y si se niegan, qué ocurrirá? ¿Qué pasa si un francotirador dispara primero? ¿Si finalmente los militares se voltean esto garantiza un país pacificado? ¿Cómo responderán los colectivos armados? ¿Se convertirán en una fuerza subversiva capaz de desestabilizar al nuevo eventual gobierno?

    Diálogo y acuerdos

    El analista Leopoldo Puchi señala que, son opciones negativas para el país tanto que se produzca una capitulación por neurosis de la Fuerzas Armadas, como una intervención militar o que continúe por un largo período el empobrecimiento. Lo sensato es construir un camino distinto al de las opciones señaladas, por medio de negociaciones.

    En este sentido, el intercambio de notas diplomáticas entre Estados Unidos y Venezuela para estudiar la creación de oficinas de interés abre un compás. De igual modo, son positivas las iniciativas del Caricom ante la ONU para un diálogo y la convocatoria de una conferencia por México y Uruguay. Ya vimos cómo manipuló la Unión Europea el anuncio de un grupo de contacto por reunido el 7 de febrero en Montevideo.

    Caricom se suma a la búsqueda de soluciones

    Para que sea fructífero eso diálogo, dice Puchi, debe comenzarse por convenir una cohabitación de largo plazo, para posteriormente acordar una consulta electoral que bien pudiera ser realizada  bajo la forma de relegitimación de poderes u otra modalidad, con garantía electorales y levantamiento de las sanciones.

    *** Aram Aharonian
    Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Fundador de Tele sur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

    http://estrategia.la/2019/02/08/la-ue-peon-de-la-estrategia-de-trump-latinoamerica-y-el-caribe-buscan-soluciones-pacificas/

    Categorías: Noticias regionales

    LA TRAMA SOCIAL CHAVISTA

    Jue, 14/02/2019 - 18:42


    Por Marco Teruggi   ***

    Detrás de Maduro aparece un pueblo movilizado en Venezuela. Existen entre 37 y 41 por ciento de personas autodefinidas como chavistas, según la encuestadora Hinterlaces, y sus relaciones respecto al actual proceso político son complejas.


    Simpatizantes de Maduro y el PSUV se manifestaban esta semana en Caracas.
    ________________________________
    Imagen: AFP

    Convencerse de su propia mentira puede ser un error fatal. No sería la primera vez para la derecha venezolana. Repiten, desde que ha comenzado el intento de conformar un gobierno paralelo, que el chavismo ya no es más que Nicolás Maduro encerrado en el Palacio de Miraflores rodeado de una cúpula militar amarrada por la corrupción. Solo sería cuestión de empujar lo que ya no existe, el árbol muerto.

    En el 2017 afirmaban lo mismo: sobrestimaron su fuerza, subestimaron al chavismo. Esa lectura los condujo a un asalto violento seguido de una sucesión de derrotas políticas que los trajo hasta este escenario en el cual afirman que derrocarán a Maduro, otra vez por la fuerza.

    La realidad del chavismo es otra. En primer lugar, no se ha desmovilizado. Quedó expresado no solamente en la marcha del 23 de enero –invisibilizada por la derecha y los grandes medios– sino también en las movilizaciones que siguieron los dos días siguientes, como la del viernes en Vargas, localidad cercana a Caracas.

    Sobre este punto conviene desarmar dos mitos de la derecha.
    En primer lugar, que el apoyo se debe a una red clientelar, y, en segundo lugar, que quienes se movilizan lo hacen por obligación. Existe entre 37 y 41% de personas que se autodefinen chavistas, según los números de la encuestadora Hinterlaces. Sus relaciones respecto al actual proceso político son varias, con combinaciones complejas como de distanciamientos/desgaste debido a las profundidades de las dificultades económicas, y de filas cerradas ante un cuadro donde queda evidenciado que se está ante un Golpe de Estado direccionado desde los Estados Unidos.

    Ese chavismo tiene además otra característica: sus niveles de organización y politización. Existe un tejido organizativo en las barriadas populares, zonas rurales. Se trata de consejos comunales, comunas, comités locales de abastecimiento y producción, mercados comunales, consejos campesinos, emprendimientos productivos, milicias bolivarianas, entre otras experiencias. El chavismo tiene una dimensión identitaria y territorial. La derecha no tiene presencia organizada allí, por eso recurre a grupos armados y pagados para crear focos que logren sumar apoyo popular.

    Además de ese entramado se encuentra el Partido Socialista Unido de Venezuela, principal instrumento político del chavismo, el partido más grande del país, que no ha mostrado rupturas. El reflejo de la unidad ante la agresión es poderoso. La derecha busca quebrarlo, generar deserciones, arrepentidos que luego son presentados como héroes.

    Esa fortaleza política se une a la falta de respuesta que ha tenido el llamado al Golpe de Estado sobre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y sobre los diferentes poderes del Estado. En el 2017 la derecha había logrado que la Fiscal General diera un giro total a su posición respecto al gobierno, esta vez no, solo un magistrado del Tribunal Supremo de Justicia que abandonó su cargo y pidió ser acogido en los Estados Unidos. Es poco para una acción de fuerza como la que está sobre la mesa.

    La situación de debilidad absoluta del chavismo presentada por la derecha es entonces una construcción que no se sustenta en lo que ocurre en barrios o altas esferas. ¿Creen lo que afirman?

    No significa que no existan fragilidades, producto de los ataques, errores propios, equilibrios internos inestables. El cuadro económico prolongado es el factor que más corroe. Por eso una de las estrategias anunciadas por los Estados Unidos reside en profundizar los frentes del bloqueo sobre la economía para secar una economía dependiente del petróleo y las importaciones. Por eso también resulta claro que la fuerza del plan del gobierno paralelo no reside en el plano interno sino internacional.

    El destiempo entre ambas variables es prístino visto desde Venezuela. El sábado lo evidenció: mientras el día transcurría con tranquilidad en Caracas y el país, la reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas era territorio de enfrentamientos entre el bloque liderado por Estados Unidos y los países opuestos al avance de la injerencia. Es allí donde se juegan los movimientos principales hoy.

    La derecha en Venezuela parece a la espera de recibir instrucciones desde afuera según la evolución de las diferentes acciones emprendidas.
    Ha quedado evidenciada una partición de posturas internacionales, con claros apoyo a Maduro como el de Rusia, a la vez que la consolidación de la alianza autodenominada como “comunidad internacional”: Estados Unidos, Francia y Alemania –la dirección real de la Unión Europea–, España –quien marca la agenda hacia América Latina por razones neocoloniales–, Gran Bretaña, Canadá, y el Grupo de Lima sin México.

    Resulta demasiado arriesgados pronosticar la evolución de las variables, aunque el desarrollo hasta ahora dado parece evidenciar que los Estados Unidos avanzan paso tras paso en un plan establecido. La pregunta que circula a estas horas es: ¿cuáles son los tiempos que han calculado para lograr el derrocamiento de Maduro? ¿Piensan acelerar en lo nacional una vez que el cuadro internacional quede establecido según sus necesidades? ¿Con qué actores? ¿O piensan por el contrario ingresar a un cuadro de mediano plazo? Existe un elemento que hasta el momento no ha entrado en acción con la fuerza que se espera: el gobierno de Colombia.

    La política no funciona como ajedrez, en particular cuando el mundo ya no es la unipolaridad de los años noventa donde los Estados Unidos hacían y deshacían, la forma en que ha mutado la guerra en Siria es un ejemplo claro. Tampoco Venezuela es un terreno donde los cálculos hasta el momento les hayan dado los resultados previstos, y la derecha venezolana ha resultado una pésima y costosa inversión: este es el cuarto intento de asalto al poder en seis años. Una de las razones para entender cómo han fracasado en ese objetivo una y otra vez es la caracterización del chavismo, sus complejidades, potencias, arquitecturas, capacidades de respuestas al estar contra las cuerdas.

    Subestimar al adversario, en este caso enemigo por cómo han planteado el conflicto, es un error central. La derecha no ha dejado de cometerlo. ¿Lo hará también los Estados Unidos?

    https://www.pagina12.com.ar/171128-la-trama-social-chavista

     

    Categorías: Noticias regionales

    PETRÓLEO VERSUS DEMOCRACIA, EL DILEMA DE OCCIDENTE

    Jue, 14/02/2019 - 18:37

     

    Por Marcelo Brignoni   ***

    Análisis Geopolítico de las Implicancias de la Tensión en Venezuela, en relación al Escenario Internacional y a la Situación Energética Global

    Un señor llamado Guaidó

    El último 23 de enero de 2019, Juan Guaidó hizo declaraciones públicas, diciendo ser “presidente encargado”, una figura poco habitual y bastante exótica. Guaidó, no dijo quién le había “encargado” su presidencia, y desde entonces fluyen desde los medios de comunicación que ejercen la vocería del poder financiero petrolero occidental, evaluaciones desopilantes sobre lo que realmente sucede en y con Venezuela.

    Guaidó, un personaje menor de la política venezolana, fue el ganador del casting organizado por el Departamento de Estado, para “presentar” un supuesto presidente venezolano, tan ajeno a la democracia, como a la realidad.

    Guaidó desde su época de estudiante trabaja con ahínco para ser beneficiario del “combo occidental en defensa de la democracia” compuesto de viajes, prebendas y reconocimientos en distintos países del “eje del bien”.

    Ya en 2005 se hizo acreedor, por cortesía del Center for Applied Non-Violent Action and Strategies (CANVAS), grupo paraestatal financiado por la National Endowment for Democracy (NED), a un viaje para capacitarse sobre “Compromisos de Nuevos Líderes con la Democracia del siglo XXI“, en Belgrado, Serbia.

    A su regreso, en 2007 se graduó como Ingeniero Industrial en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, impulsado a sumarse al área energética privada y luego en Washington DC fue reclutado para inscribirse en el Programa de Gobernabilidad y Gestión Política en la Universidad George Washington, bajo la tutela del economista venezolano Luis Enrique Berrizbeitía, uno de los principales economistas neoliberales de Venezuela.

    Berrizbeitía se desempeñó, en los años 80, como Ministro Consejero y Encargado de Negocios de la Embajada de Venezuela en Washington después de haber ejercido en el Ministerio de Energía y Minas, en la representación por Venezuela ante la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP), y en la Dirección de Asuntos Internacionales de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

    La llegada del chavismo “trasladó” a Berrizbeitía a su “hábitat natural” y paso a formar parte entonces del lobby petrolero privado, en las filas de Exxon Móbil Venezuela, donde auspicio el ingreso al staff de colaboradores de la firma de Irving, Texas, Estados Unidos, del abogado Carlos Vecchio (supuesto representante de Guaidó en Estados Unidos por estos días) y del propio Guaidó, quien junto a Leopoldo López, Vecchio y Freddy Guevara entre otros, fundarían en diciembre de 2009 Voluntad Popular, Partido Político conocido irónicamente en Venezuela como “Los Embajadores”, por su cercanía a la representación estadounidense.

    El Petróleo, siempre la razón ha sido el Petróleo

    Estados Unidos ha sido por años, el principal importador de petróleo crudo del mundo, lugar que ahora comparte con China, pero la reconversión del formato geopolítico petrolero de Estados Unidos cumplió 46 años.

    En aquellos años 70’, la expansión armamentista soviética, la crisis del patrón oro como soporte del dólar, y la negativa del mundo árabe a suministrar petróleo a Occidente como castigo por el apoyo de Estados Unidos a Israel durante la guerra del Yom Kippur, provocaría un giro drástico del gobierno del entonces presidente Richard Nixon y del Canciller Henry Kissinger.

    Aquel conflicto de Medio Oriente, también conocido como la guerra árabe-israelí de 1973, fue librado por una coalición de países árabes liderados por Egipto y Siria contra Israel, desde el 6 al 25 de octubre de 1973.

    En aquel entonces, el mundo era tan dependiente del petróleo de Medio Oriente, que los precios del carburante se dispararon.

    Eso se tradujo en racionamientos en las estaciones de servicio de Estados Unidos. La gente comenzó a temer que le robaran el poco combustible que tenia, por lo que algunos comenzaron a proteger sus coches con armas de fuego.

    Ante esto, Estados Unidos impulsó tres medidas centrales. Un acuerdo de “impunidad estratégica” con la familia real saudí, ofreciéndole protección política y militar a cambio de flujos incesantes de petróleo, la construcción de un acuerdo de provisión y refinamiento de petróleo venezolano para el consumo estadounidense, y la construcción de su Reserva Estratégica de Petróleo (SPR, por sus siglas en inglés), una red de cavernas subterráneas, conteniendo el equivalente a 700 millones de barriles llenos de crudo.

    El propio gobierno estadounidense anuncia todavía hoy en su página de internet “…el formidable tamaño de la SPR la convierte en un importante factor disuasorio ante los cortes en la importación de petróleo y es una herramienta clave de nuestra política exterior…”. El presupuesto oficial para el mantenimiento de dicha estructura ronda los U$S 250 millones al año.

    Bob Corbin, del Departamento de Energía de Estados Unidos, ha sido por años, el encargado de proteger esos depósitos subterráneos secretos, mayoritariamente ubicados, según se presume, entre Baton Rouge, en el estado de Louisiana, y Freeport, en Texas y cavados en bloques de sal. La sal es impermeable al crudo. Así que ambas sustancias no se mezclan, y tampoco se crean fisuras, por lo que son un almacén perfecto.

    La SPR ha sido por años un reaseguro de la provisión petrolera estadounidense y de hecho así ocurrió durante la primera Guerra del Golfo (2 de agosto de 1990 -28 de febrero de 1991), aquel conflicto entre Irak y una coalición de países liderados por Estados Unidos, cuando se interrumpió el suministro de petróleo desde Medio Oriente.

    Y también cuando el huracán Katrina azotó el Atlántico en 2005, inutilizando varios puertos petroleros de Louisiana.

    El Organismo Internacional de Energía (OIEA) supervisa la certificación de petróleo de estas reservas, pero la crisis de suministro que puede conllevar el agravamiento de la tensión con Venezuela, es lo que acelera la pretensión estadounidense de tomar rápido control de Venezuela y de sus pozos petroleros, para mantener “llenas” sus SPR y evitar una inspección de la OIEA, que note el faltante y debilite la posición estadounidense de negociación con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

    Como se ve, la democracia no tiene nada que ver con este debate
    , y en relación al mismos la propia OIEA señala, “…cuando un país se subscribe a la OIEA adopta varias obligaciones, entre ellas someterse a sus certificaciones, y mantener sus reservas de petróleo en una cantidad equivalente a las importaciones de 90 días…”

    Por otro lado, Donald Trump ha dicho públicamente que pretende vender 270 millones de barriles (muy probablemente a Exxon Móbil) de los 688 millones hoy certificados en sus SPR para “bajar el déficit fiscal”. Si así fuese quedaría “fuera de norma” de la OIEA en sus SPR y su situación geopolítica en extrema debilidad, sobre todo ante la consolidación de la influencia petrolera internacional de la Federación Rusa, y en vísperas de la 176 Reunión Extraordinaria de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), prevista para el 17 de Abril de 2019 en Viena, la que seguramente reafirmará su posición ya conocida de respaldo a la soberanía venezolana y al actual Gobierno del país.

    Rusia es además, a través de la petrolera estatal ROSNEFT, socia estratégica de CITGO, la compañía petrolera subsidiaria de PDVSA, que actúa en Estados Unidos desde 1986 y que la tiene como titular del 49 % de las acciones de CITGO, 5000 millones de dólares mediante. La agresión a CITGO por parte de Estados Unidos, es por ende una agresión a ROSNEFT y al Estado Ruso, y ha causado enorme malestar en las oficinas del distrito de Balchug, en las inmediaciones del Kremlin, al otro lado del río Moskva. Serguei Lavrov, el Canciller ruso, ha explicitado ese malestar de modo elocuente, por estos días.

    Venezuela, poseedor de las mayores reservas petroleras del mundo, exportó en 2018 a Estados Unidos el 20% de su producción, lo que representó el 9% de las importaciones petroleras totales de Estados Unidos. Si a esto se le agrega el 7% del total del Petroleó importado por Estados Unidos procedente de México, pais hoy gobernado por Andres Manuel Lopez Obrador, y no sometido al arbitrio del Departamento de Estado, la desesperación de Estados Unidos por “quedarse” con Venezuela no se justifica, pero se comprende.

    Venezuela además posee tres refinerías gigantes en Louisiana, Nuevo México y Texas, que operan con personal estadounidense y atención principal de los gobernadores de esos estados. Las sanciones a PDVSA indican que cualquier refinería basada en Estados Unidos que compre crudo venezolano debe depositar los pagos correspondientes en cuentas de garantía que están fuera del alcance del gobierno de Maduro. Esto incluye a CITGO y por ende a la rusa ROSNEFT, y también perjudica a empresas como Chevron, PBF Energy y Valero Energy, que no tienen a la fecha, fuentes alternativas de suministro, ya que el supuesto reemplazo por crudo pesado mexicano de tipo “Maya” o el crudo de las arenas petrolíferas de Canadá, no cumplen los estándares de viscosidad y composición química, para ser destilables en el sur estadounidense.

    Además la oferta de “Maya” es escasa y está en proceso de renegociación su venta a Estados Unidos, a partir del nuevo Gobierno de México. Canadá por otro lado, tiene una capacidad limitada de envío de barriles hacia la costa del Golfo, ya que es hoy el principal aportante de Petróleo a Estados Unidos, y esta limitación ha sido admitida por la la propia empresa Standard Chartered.

    Como las refinerías estarán obligadas a pagar más por el suministro de crudo pesado, en operaciones “non sanctas” de triangulación del petróleo venezolano, podrían reducir sus tasas de operación, lo que significará menores márgenes de ganancia, y escasez de oferta en el mercado minorista americano, según advierte el propio sector, a través de la consultora JBC Energy. Eso podría suponer una reducción en la producción de combustibles refinados como el diésel y la nafta, agotando las existencias de la SPR Estadounidense, que por otra parte está parcialmente en venta.

    El desastre económico que preanuncia la fallida “operación Venezuela” para el sector petrolero con base financiera en Estados Unidos, se refleja en las dinámicas que se ocultan bajo la superficie, y que están muy lejos del debate “sobre la democracia”.
    Los tipos de crudo pesados venezolanos no son fácilmente reemplazables por un WTI más ligero. Como resultado, los precios de los flujos de petróleo pesado que compiten con él para reemplazarlo se han fortalecido a medida que las refinerías intentan reemplazar los barriles que perderán de Venezuela. Mars, un petróleo de tipo medio-pesado bombeado desde plataformas del Golfo de México, aumentó su precio más de 6 dólares por arriba del WTI. En octubre 2018, cada barril de Heavy Western Canada Select se vendía 50 dólares por debajo del WTI. Ahora, dicha diferencia es de solo 9 dólares.

    La estrategia de Trump, virtual lobbista de Exxon Móbil junto a su ex Secretario de Estado Rex Tillerson, no le está reportando ningún beneficio a la industria, ya que la acción política de “los chicos Exxon” venezolanos, Carlos Vecchio y Juan Guaidó, lejos esta de obtener los resultados políticos e institucionales esperados.

    Por otra parte, algunos de los comerciantes de petróleo independientes más grandes del mundo, incluidos Vitol y Trafigura, que compran y venden crudo y combustible refinado a Venezuela, admiten que las sanciones de Estados Unidos suscitan interrogantes con respecto al futuro de su negocio. Si bien sus casas de comercio están basadas en Londres y Ginebra, todas realizan operaciones a gran escala en Estados Unidos, y esta decisión del gobierno de Trump sobre Venezuela les resulta altamente perjudicial.

    El último 30 de enero, los principales comerciantes petroleros expresaron que los detalles de las sanciones no eran claros, más allá del hecho de que quedaba prohibido el envío de petroleo de Venezuela a Estados Unidos y viceversa, y que los ciudadanos estadounidenses no podrían participar en ningún tipo de comercio, incluido el cobro de los bonos venezolanos y de PDVSA, mayormente en poder de tenedores de Wall Street. Todos enfatizaron sin embargo, que tendrían que actuar cautelosamente y evitando “perjuicios propios empresarios” con respecto a cualquier operación comercial con Venezuela.

    Por otra parte se conoció, desde la India, país que no participa de la “operación Venezuela” destinada a consumar un Golpe de Estado en ese país, que la refinería de Nayara Energy, ubicada en Vadinar, podría emerger como una puerta alternativa para el petróleo que Venezuela le vende a Estados Unidos. Lo mismo sucede con la vecina planta de Reliance Industries, en el estado de Gujarat. Ambas ya son compradoras del petróleo Venezolano y proveedoras de China. Además el 50% de Nayara pertenece a la compañía petrolera rusa ROSNEFT y el 25 % a Trafigura, el gigante de capitales suizos, que también ya opera con Venezuela.

    Venezuela vende hoy el 60% del crudo que produce a Asia. Sus ventas a China y la India representan el 54% de las exportaciones totales de crudo, cifrada actualmente en unos 1,7 millones de barriles diarios, aproximadamente. Si a ello se le agrega un 6% que va a hacia Singapur, pero cuyo destino final es mayormente China, se llega a un 60% del total exportable.

    El crudo que se envía a China está destinado mayormente a pagar los créditos rotativos que China le concede al país desde 2007 y el Gran Fondo de Largo Plazo, que Pekín puso a disposición de Caracas en 2010 por 10 años.

    En segundo lugar como compradores de petróleo venezolano se hallan Estados Unidos y la India, con sendos 20%. En noviembre de 2018, Estados Unidos compró a Venezuela 360 mil barriles diarios de crudo y sus derivados, y no tiene a la fecha, fuente de abastecimiento de reemplazo, si el petróleo venezolano dejara de fluir a los puertos de Louisiana, y fuera a los puertos de Asia Pacifico, a través del nuevo Canal de Panamá, de capitales e influencia China.

    El tiempo pasa y los problemas que afronta Donald Trump para poder “quedarse” con el petróleo venezolano se agigantan cada día. La mentira de la “lucha democrática occidental”, no parece ser suficiente herramienta para derrotar al pueblo venezolano.

    http://marcelobrignoni.com.ar/ver_noticia/noti/504/ver_noticia.html

     

    Categorías: Noticias regionales

    ESTADOS UNIDOS CONTRA VENEZUELA: UN BUFÓN PARA UN CIRCO DE 12 PAÍSES

    Jue, 14/02/2019 - 18:32


    Por Sergio Rodríguez Gelfenstein   ***

    Es difícil responder algunas preguntas en la Venezuela de hoy.

    Creo que ni el gobierno de Venezuela ni el de Estados Unidos (los únicos actores verdaderos en este conflicto tienen todas las respuestas), sobre todo porque lo ocurrido es una situación inédita, en Venezuela, en América Latina y posiblemente en el mundo, es decir un golpe de Estado que se planifica, organiza y dirige desde el exterior, lo cual es normal desde que Estados Unidos existe como potencia, pero en este caso también se ejecuta en el exterior, lo cual es una novedad. El resto de participantes de este drama, incluyendo la oposición venezolana y los 10 países del Grupo de Lima más Ecuador -que se plegó a éste para ajustar el comportamiento fascista del traidor que ostenta la presidencia, al de sus colegas de la región- son meras fichas de relleno para la consumación de los planes imperiales.

    En Venezuela, el golpe de Estado se inició con las declaraciones del vicepresidente Pence y se consumó con el reconocimiento de Guaidó por parte de Trump.
    De hecho, la manifestación convocada por la oposición amenazaba con ser un nuevo fracaso y fue solo tras el reconocimiento de Trump que las fuerzas opositoras se movilizaron masivamente al sentir el respaldo de Estados Unidos, esto se corrobora con las declaraciones de Diosdado Cabello respecto de su reunión el día anterior con Juan Guaidó ( que no desmintió en una entrevista con una periodista colombiana de Miami) en la que éste hizo ciertos compromisos que fueron incumplidos al día siguiente después de recibir una llamada desde Washington. En este sentido, se repite la actuación en República Dominicana, en años anteriores, cuando tras llegar a un acuerdo negociado con el gobierno para solucionar pacíficamente las controversias, dos llamadas telefónicas, una desde la capital imperial y otra desde Bogotá, hicieron que sus delegados no suscribieran el acuerdo. Esto reitera que la oposición venezolana no tiene criterio propio y actúa como marioneta de la presidencia de Estados Unidos.

    Pero, volviendo a los acontecimientos recientes, hay que decir que fue Trump el que movilizó a la oposición el día 23 al anunciar el reconocimiento de Guaidó como “presidente interino”, con lo que trataba de dar respaldo de masas a una decisión que violenta los aspectos más elementales del funcionamiento del sistema internacional.

    No sé si seré muy grandilocuente, pero en el futuro se podrá decir que el 23 de enero de 2019 se le descerrajó el golpe más artero que jamás haya recibido el derecho internacional, así como los principios que regulan los vínculos entre Estados después de la segunda guerra mundial y los fundamentos jurídicos, políticos y éticos  que rigen estos vínculos.

    Los que creían haber visto todo en materia de transgresión jurídica en el mundo, los que vimos el golpe de estado contra Allende organizado y financiado por Kissinger los que estructuraron el Plan Condor para asesinar luchadores sociales y políticos en América Latina, los que destituyeron y secuestraron impunemente a los presidentes Aristide en Haití y Zelaya en Honduras, los que propiciaron la destitución sin pruebas de la presidenta Rousseff en Brasil y la prisión injusta de Lula para nombrar a su responsable como ministro de justicia del gobierno neofascista que se instaló en el poder en Brasil, los que auparon a las dictaduras de seguridad nacional en los años 70 y 80 del siglo pasado, los que protegen a los delincuentes que gobiernan en la mayor parte de los países del Grupo de Lima, los que apoyan ilimitadamente el genocidio en Colombia, ahora intentaron una nueva modalidad: sustitución del derecho por la fuerza, nombramiento de presidentes desde Washington y utilización de la embajada de Estados Unidos como “palacio de gobierno” de los usurpadores del poder. Ni siquiera en el siglo XIX, en tiempos del “Gran Garrote” o de la “Diplomacia del Dólar”. Pasó al olvido aquella frase de que la democracia solo vale cuando emerge de elecciones: se les olvidó en Honduras al nombrar a Micheletti, se les olvidó en Brasil al nombrar a Temer y ahora su putrefacta democracia lo olvida en Venezuela. Ni los gobiernos más intervencionistas de Estados Unidos: el de Nixon, el de Reagan, el de Bush y el de Obama habían llegado tan lejos.  

    Todo esto no dejó otra opción al presidente Maduro que romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos, un gobierno soberano no puede aceptar que otro país, por muy potencia que sea, asuma derechos constitucionales que solo les competen a los venezolanos, mucho más cuando se trata de designar a un presidente y no lo puede aceptar porque dejaría de ser soberano y por tanto no tendría razón de existir. Ahora, Estados Unidos anunció que no consideraba válida esa decisión por lo cual acogió a Guaidó en su embajada, transformándola en “palacio de gobierno” del autonombrado, es decir Guaidó “dirige” desde el exterior, está en otro país, mientras que su otro cargo: el de presidente de la Asamblea Nacional en desacato si lo ejerce desde Venezuela. Habla de dictadura, pero un mismo personaje ostenta la máxima responsabilidad de dos poderes públicos, hablan de respeto a la Constitución, pero la violentan al crear la figura de “presidente interino” que no existe en la Carta Magna, ¡una total incongruencia!

    Está claro que Guaidó recibe órdenes directas de Washington y es Estados Unidos el que toma las decisiones.  Quedó de manifiesto cuando se produjo su autonombramiento y se puedo observar la cara de sorpresa de los vicepresidentes de la Asamblea en desacato quienes se enteraron en ese momento de la “movida”. En su desesperación Guaidó se olvidó de comentarle la última instrucción recibida desde la Casa Blanca. El próximo paso fue el dado por el Secretario de Estado Pompeo, el que, cual típico matón que recuerda a sus antepasados italianos de la provincia de Pescara en la Región de Abruzzo al este de Roma, amenazó con una invasión militar si el gobierno de Venezuela tomaba acciones contra Guaidó o contra la sede de la Embajada de Estados Unidos en Caracas.
    Esto ha creado una situación inédita en el marco del derecho internacional. Hasta el momento, Guaidó ha sido reconocido por 12 países incluyendo a Estados Unidos, por el secretario general de la OEA y por el secretario del Consejo Europeo, Donald Tusk. En otro claro ejemplo de timo político han creado una ficción, para autodenominarse comunidad internacional, asumiendo su representación apoyados en que uno de esos 12 países tiene la mitad del arsenal nuclear del planeta, y actuando como si el resto de los más de 180 naciones independientes del planeta no existieran.

    Al ser una situación inédita, es difícil predecir el desenlace, se podría prever que Guaidó pueda tomar disparatadas medidas encumbrado por Estados Unidos y sus casi 7000 ojivas nucleares además de las 800 bases militares que tiene dispersas por el mundo.
    Por ejemplo podría solicitar ayuda militar a Estados Unidos, lo cual en los hechos sería la justificación “legal” de una intervención armada, o apoderarse de las instalaciones de Citgo, la filial de PDVSA en Estados Unidos, intentar ocupar las embajadas e instalaciones diplomáticas de Venezuela en los países que han reconocido a Guaidó y por supuesto, Estados Unidos podría firmar con Guaidó un “acuerdo de cooperación” que permitiría la aprobación legal por parte del Congreso de Estados Unidos de una partida financiera para que haga política e intente realizar acciones de mejoramiento de la situación económica del país esperando ganarse el apoyo de la población que vive agobiada por la crisis económica.

    Habrá que esperar en los próximos días el desarrollo de los acontecimientos, considerando que Guaidó no ha logrado ningún apoyo de las fuerzas armadas y que las instituciones del país siguen respondiendo al gobierno de Venezuela, a la Constitución y a las leyes del país.

    Ya en la noche del 23 de enero se desataron acciones violentas por parte sectores de la oposición, lo cual se inserta en el plan de Estados Unidos. La supuesta transición no puede producirse sin violencia, porque mientras las fuerzas armadas se mantengan leales a Maduro no hay transición posible, por eso necesitan una guerra civil o una intervención armada. En el primer caso -para desatarla- se requiere que haya un quiebre en las fuerzas armadas, lo cual teóricamente se podría producir si una situación de violencia generalizada obliga a la institución castrense a actuar para restablecer el orden interno. En ese caso, Estados Unidos apuesta a que las fuerzas armadas no tengan una opinión única de cómo operar, se produzca un quiebre que se exprese como enfrentamiento entre dos sectores militares que sirva para justificar una “intervención humanitaria” a fin de “restablecer el orden”. Hasta este momento, ese plan ha fracasado porque las fuerzas armadas se mantienen unidas y leales al gobierno, por lo cual se puede prever que intenten incrementar las acciones violentas, esperando llegar a una situación similar a los fracasados experimentos terroristas de 2014 y 2017.

    Ante esto, el presidente Maduro en su discurso del día 23 de enero, con mucha serenidad planteó las directrices más generales del accionar del gobierno:  mantener movilizado al pueblo, garantizar la unidad cívico militar, hacer una administración más eficiente y actuar con paciencia y tino político para evitar las provocaciones que Estados Unidos implementará, sobre todo en lo relacionado a la creación de este gobierno paralelo sin sustento en la Constitución. El espacio de maniobra es reducido cuando hay que enfrentarse a la mayor potencia del mundo controlada además por un gobierno en el que prima la irracionalidad tanto en su política interna como internacional.

    Finalmente, este aspecto: el internacional es muy relevante en este contexto, China y Rusia deberían jugar un papel activo denunciando la violación del derecho internacional, la Carta de la ONU e impidiendo cualquier resolución que intente Estados Unidos en el Consejo de Seguridad para legalizar la intervención , tal como lo logró en el caso de Libia, e incluso promover una resolución del Consejo de Seguridad llamando a la búsqueda de un desenlace pacífico y por vía de negociaciones del conflicto interno de Venezuela sin intervenciones extranjeras de ningún tipo y rechazando de plano la acción militar. Muy posiblemente Estados Unidos lo vetaría, pero obligaría a los timoratos a tomar una posición respecto de la paz o la guerra, de la democracia o la dictadura, a favor de solucionar el conflicto en el marco de la Carta de la ONU o en favor de una intervención armada ilegal, toda vez que no ha sido aprobada en el Consejo de Seguridad.

    México, tras retomar el apego a su tradición constitucional de no inmiscuirse en los asuntos internos de otros países, está señalando el camino del respeto a la Carta de la ONU en la solución de conflictos, estoy seguro que cada vez mayor cantidad de países de la región seguirán su ejemplo. Almagro ha logrado que la OEA sea superada por el Grupo de Lima: Estados Unidos se vio obligado a crearlo para conseguir con rapidez y seguridad lo que la OEA no ha sido capaz de proporcionarle: el soporte político para una invasión. Los países del Grupo de Lima al avalar la intervención militar de Trump, se hacen cómplices de éste, y en caso que el pueblo de Venezuela no logre evitar una invasión, serán juzgados como criminales de guerra por la gran cantidad de muertos, desaparecidos, mutilados y desplazados que tal acción producirá. El incremento de la migración que toda guerra produce vendrá a señalarles en la cotidianidad de sus calles, el impacto de su subordinación a la potencia imperial. Si quieren saber cómo es esto, solo deben mirarse en la realidad de la Europa de hoy impactada por la llegada de millones de migrantes provenientes de los países en los que se han desatado guerras imperiales y coloniales.

    sergioro07@hotmail.com

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/01/estados-unidos-contra-venezuela-un.html

    Categorías: Noticias regionales

    ORGANIZACIONES INDÍGENAS Y SOCIALES DE MÉXICO PRESENTARON RECOMENDACIONES PARA UNA POLÍTICA DE COBERTURA PLENA DE TELECOMUNICACIONES

    Mar, 12/02/2019 - 19:30



    Por OBSERVACOM – Observatorio Latinoamericano de Regulación Medios y Convergencia   ***

    Las organizaciones Telecomunicaciones IndígenasComunitarias A.C., Redes por la Diversidad, Equidad y Sustentabilidad A.C. y por Rhizomática Comunicaciones presentaron este sábado el documento “Elementos Fundamentales para una política de cobertura plena de telecomunicaciones en México”.

    El trabajo propone nueve recomendaciones para elaborar una política de comunicación destinada a garantizar cobertura universal basada en la información; el establecimiento de un sistema ágil y simple de licenciamiento; participación en los programas gubernamentales de cobertura; mejorar el uso del espectro libre; permitir el acceso al espectro, a la fibra y a los recursos; investigación y desarrollo y estímulo a los contenidos locales.

    “Por más de 20 años, la política ha sido esa: usar tráileres para ir a la tienda de la esquina. Hemos considerado solo un tipo de operadores, toda la política y regulación de las telecomunicaciones ha estado basada en los grandes operadores, para los cuales no existe caso de negocio en zonas no atendidas que no respondan a su lógica de mercado”, señala el documento.

    En este contexto fueron surgiendo iniciativas comunitarias y locales para la provisión de Internet y/o telefonía en zonas desatendidas por los grandes operadores a través de la optimización de una conexión satelital y enlaces de Wifi.

    De acuerdo con las organizaciones, la primera recomendación de política pública pasa por la información. Esto es información estadística sobre la cobertura por localidad para enfocar los esfuerzos, pero también información sobre la ubicación de infraestructura pasiva y activa de los operadores y sus precios; y sobre la asignación y disponibilidad de espectro, así como estadísticas desagregadas sobre quiénes y cómo se está utilizando y aprovechando la conectividad en los lugares donde sí hay acceso.

    El segundo punto del documento es la simplificación y agilidad en el proceso de obtención de la licencia. “Una licencia simplificada y flexible (tiempos, tipos de uso, finalización) para operadores que atienden poblaciones menores a 5 mil habitantes, facilitará mucho que estos trabajen bajo la protección de un marco legal”, explican.

    La tercera recomendación consiste en la posibilidad de participar en los programas gubernamentales de cobertura para permitir la participación de operadores locales o comunitarios.

    Otra de las propuestas remite al uso compartido del espectro. “La mayoría de estos operadores utiliza frecuencias libres, por lo que es necesario aumentar el número de éstas, pero también es necesario crear esquemas de espectro compartido que sean acordes a la naturaleza de las comunidades”, expresan las organizaciones.

    La quinta recomendación tiene que ver con la mejora en la gobernanza del espectro de uso libre a través de información y capacitación en las comunidades para evitar prácticas desleales.

    También se apunta a facilitar el acceso a la fibra. “La presencia de hoteles establecidos estratégicamente y cercanos para el despliegue en las zonas poco atendidas, un mecanismo claro de gobernanza de derechos de vía y continuación de la política de disponibilidad de inmuebles del Estado, son esquemas que facilitarán la capilaridad de la red”, indica el documento.

    La séptima recomendación apunta a “generar un fondo de fomento a operadores comunitarios e indígenas que otorgue recursos para: Inversión inicial; Escalamiento; Capacitación (desarrollo de programas apropiados de formación); Desarrollo tecnológico; Gastos legales”.

    En octavo lugar se postula la necesidad de una política de fomento a la investigación y desarrollo tecnológico dirigida a la tecnología que utilizan este tipo de operadores en software y hardware libre.

    Por último, se plantea que “es esencial generar los estímulos para que las mismas den lugar a aplicaciones y transmitan contenidos locales o contenidos pertinentes”.

    http://www.observacom.org/organizaciones-indigenas-y-sociales-de-mexico-presentaron-recomendaciones-para-una-politica-de-cobertura-plena-de-telecomunicaciones/

    Categorías: Noticias regionales

    EL FASCISMO DE BRASIL AMENAZA AL MUNDO Y LOS BRASILEÑOS

    Mar, 12/02/2019 - 19:25

    Por Tulio Ribeiro   ***

    Los problemas que afligen el mundo y América Latina en especial, incrementaron sus niveles con la elección de Jair Bolsonaro para la presidencia de los más de 200 millones de brasileños. Como resultado de un proceso electoral viciado, donde el ex presidente Lula da Silva, que según las encuestas, ganaría en primera vuelta ante cualquier adversario, fue condenado por un juez de primera instancia, que hace pocos días fue nombrado ministro del nuevo gobierno, un claro regalo por tan importante favor, Brasil se muestra como una gran nación a la deriva.

    Es un error conceptual relacionar a Bolsonaro con alguna línea teórica innovadora que trae soluciones. El ex capitán fue expulsado del ejército por los generales de la dictadura por su comportamiento conturbado y sus malas prácticas, llegó a defender la colocación de bombas en la principal carretera brasileña como forma de presión para una campaña salarial de los militares. El nuevo presidente emerge de un grupo que defiende las torturas corrientes en el país durante la dictadura (1964-1985). Fue diputado por 28 años, sin llegar a ser líder de ningún partido, ni siquiera presidente o relator de cualquier comisión parlamentaria, sin ningún proyecto relevante, en todo el tiempo que estuvo en el Congreso solo tres de sus proyectos fueron aprobados. ¡Especialista en nada, pero que puede generar caos en casi todo!

    Las dudas se acentúan cuando se evalúa quién eligió a Bolsonaro. La campaña fue compuesta por inversiones de una clase adinerada de empresarios que deben un gran volumen de impuestos al Estado, y por lo tanto quieren reducirlos así como ganar el perdón de sus deudas. Evangélicos pentecostales que son retrógrados en las costumbres, pero liberales a la hora de cobrar diezmos, de los más humildes. Banqueros que asfixian el capitalismo productivo con intereses altísimos, pero no recogen en la mayoría tasas, como de la previsión o burlan el impuesto a la renta. Los acreedores israelíes, que además de captar apoyo político para masacrar palestinos, ambicionan abrir un prometedor mercado de armas entre los pueblos pacíficos de América del Sur. Difícil enumerar cuántos pactos existen en este mostrador de negocios, pero el producto del pago, sin duda es Brasil.

    La tecnología brasileña permitió a través del conocimiento acumulado por años por su estatal del petróleo, desarrollar una serie matemática de algoritmos que en la práctica eliminaban aspectos de distorsiones, permitiendo ver más allá de la capa del pre-sal. El descubrimiento en 2006 vino junto con la codicia de las petroleras estadounidenses e inglesas. La elección del gobierno Lula da Silva y Rousseff por la utilización de esta renta para construir un futuro a través de inversiones en educación y salud, contradecía los objetivos de las multinacionales que financiaron el golpe en 2016 contra la presidenta electa.

    La acción de Bolsonaro, va en el sentido de profundizar el proceso de entrega de las reservas, iniciado por Michel Temer, en un ambiente en que el precio del barril sólo asciende, aproximándose a los 80 dólares. Los incentivos fiscales corroboran con el lucro de las compañías y la reducción del ingreso estatal, disminuyendo los recursos para políticas públicas que apuntaban a la mayoría de la población. Los gobiernos golpistas, decidieron abdicar de la riqueza de los recursos naturales de la nación dentro de una oportunidad histórica, finalmente Petrobras poseía la tecnología de donde prospectar el petróleo, factor preponderante en la actividad. En vez de aumentar su ganancia con la producción, el gobierno vende reservas productivas en condiciones desventajosas, hipotecando el futuro del país.

    En el mismo conjunto de ideas está la desindustrialización de Brasil. El empresario se enfrenta a la política de excluir a Brasil del Mercosur, Celas, distanciándose de China, que es su mayor socio comercial, a favor de Estados Unidos. La destrucción del sector, que representa el 21% del PIB y el 32% de la recaudación, pasa por el cierre del Ministerio de Industria y Comercio y minimiza la acción del principal banco de fomento de América del Sur, el BANDES.

    En relación al Mercosur el país exportó en 2017, 22,6 mil millones de dólares, siendo el 85% en manufacturas, alcanzando 10.700 millones en superávit. En lo que se refiere a China, representó 32 mil millones de dólares en superávit. China utilizó su principal periódico estatal, China Daily, este 1 de noviembre para advertir sobre la irresponsabilidad de Brasil: “Un eventual cambio en la política exterior con sumisión a EEUU, puede representar un costo para la economía brasileña”.

    El recetario sigue la misma línea con la financiación de la economía. La reducción de la actuación de los bancos estatales con tasas inductoras de la actividad, sólo beneficia a las instituciones financieras privadas que cobran intereses anuales del 250% para una inflación del 4,5%. En este sentido, los bancos privados Bradesco e Itaú emitieron un comunicado a sus clientes que apoya la política económica del nuevo gobierno. El paradigma de mantener un estado mínimo y superavitario, tiene como objetivo permitir la capacidad de pago para altas tasas de interés de los títulos públicos que los bancos privados exigen al gobierno. De este movimiento se acentúa la reducción de la actividad productiva debilitando empleo y la renta de los jubilados y trabajadores.

    La destrucción de las asociaciones estratégicas regionales, que da preferencia a EEUU e Israel, es sin duda una amenaza para un continente que tiene más de 150 años de paz. El primer encuentro internacional del presidente electo fue con Michael Mckinley, embajador estadounidense con interés en golpear a los gobiernos progresistas, como los de Venezuela y Bolivia. El gobierno genocida de Benjamín Netanyahu quien apoyó la campaña de Bolsonaro a través de sus instituciones financieras y religiosas en el país, ambiciona abrir un nuevo y gran mercado de armas, para ello necesita fomentar turbulencias entre vecinos, así como un Estado policial a nivel interno. El hijo de Bolsonaro, diputado Eduardo, viajará a Israel para comprar drones que pueden disparar en contra ciudadanos brasileños. Influyendo en la política exterior, ya logró que Bolsonaro defienda el cambio de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, una afrenta a la histórica posición pacifista y de respeto al pueblo musulmán, muy presente en la sociedad brasileña.

    La teoría económica no encuentra racionalidad en perder 13.500 millones de dólares en exportaciones (2017) al mundo árabe con 7,17 mil millones de superávit, para aliarse a los sionistas donde la relación es deficitaria en 246 millones de dólares. Israel quiere comprar tierras como ya hace en la Patagonia argentina, vender proyectos y conseguir apoyo para continuar la masacre de palestinos, en el proyecto de construir el “Gran Israel” en Oriente Medio.

    El mundo debería también poner los ojos en tan importante tema que puede debilitar la seguridad ambiental y el clima del planeta. Brasil posee una biodiversidad que es esencial para la vida. La Cuenca Amazónica con sus 7 millones de kilómetros cuadrados es el pulmón del mundo, y el Sistema Acuífero Guaraní es una de las mayores reservas de agua dulce del planeta. Bolsonaro ya declaró favorable a tercerizar el control sobre la Amazonia y busca privatizar el acuífero. La inexistencia de una preocupación ambiental en el gobierno de extrema derecha, al mismo tiempo que acelera la deforestación del bosque por los terratenientes (aliados) que avanzan contra las tierras indígenas y las reservas ambientales, reducirá la producción de oxígeno. La permisividad de uso de agrotóxicos y pesticidas en el 1,2 millón de kilómetros cuadrados en la cuenca del Paraná y del Chaco-Paraná, en poco tiempo puede imposibilitar el uso del agua del acuífero para beber.

    Este conjunto de conclusiones sobre Jair Bolsonaro no son difíciles de verificar. Su posición racista con los quilombolas (afrodescendientes) que los midió por arrobas (peso para animal), homofóbica cuando declaró preferir un hijo muerto a que fuera LGBT, y la defensa de la cultura de la violación y tortura, grita al silencio de la comunidad internacional ante lo que nos espera.

    Es importante recordar el periódico alemán CV-Zeitung, volcado a la comunidad judía, cuando el 2 de febrero de 1933, después de la toma de posesión de Hitler, destacaba en la portada: “¡Despierta! Sí, él está loco, pero no será tan malo… somos una democracia y tenemos la constitución, ¡la Constitución lo detendrá!”. El análisis se probó equivocado, ante una historia que, en otras tierras y tiempos, se repite.

    presidenciacolacot@yahoo.com

    https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/01/el-fascismo-de-brasil-amenaza-al-mundo.html

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA COMO CUESTIÓN GEOPOLÍTICA

    Mar, 12/02/2019 - 19:18

    Por Horacio González   ***

    La intersección hasta ahora muda entre geopolítica e ideología debe hablar pero a través de nuevos compromisos. No hace falta disimular ninguna dificultad en cuanto a la vida no encapsulada en fórmulas rígidas – políticas o estatales – para decidir un repudio constante al golpe de Estado contra el gobierno de Venezuela.

    Solemos escuchar a menudo una recomendación para no detenernos candorosamente en las políticas nacionales, las realidades locales, pues ellas no serían sino un eco menudo y en carácter de mera repercusión refleja, de lo que ocurre en las luchas planetarias, en el sistema-mundo. Para ello, sin que sea la única vía de acceso, deberíamos detenernos especialmente en las cuestiones geopolíticas. Por supuesto, es tentadora esta vía geopolítica para pensar los problemas contemporáneos, si bien es un rito de conocimiento que tuvo su momento mayor de expansión en el siglo XX, época de guerras que hoy podemos llamar “convencionales”. En la visión geopolítica el basamento territorial y marítimo son considerados como organizadores de sentidos del Estado. En la teoría clásica éste se halla en la magnífica soledad de su arquitectura que nada le pide a la naturaleza, salvo que salga del medio. O que permite una añoranza de una mítica bondad originaria que precede a todo armazón cultural.

    La geopolítica en cambio estudia campos de fuerzas como si fuera un conocimiento munido de radares, magnetófonos, radios receptores y tecnologías operatorias de los bloques enfrentados para ocupar espacios enemigos, penetrarles sus comunicaciones, tener estaciones de observación, mangrullos disfrazados de ciencia, pero pensando en futuros sueños de la artillería satelital. Mejor dicho, las naciones son relativas y siempre puede llamarse “geopolítica” a una acción de un gran bloque que controla espacios de circulación económica, lingüística y política sobre las líneas interiores de un país cuya hegemonía esté momentáneamente en manos de otro bloque. Es que las naciones son territorios conceptuales y el territorio es un cuerpo vivo que siempre está en estado de rebelión. Eso piensa el geopolítico. Precisa entones saberse generador de fronteras que se afirman o se niegan, se construyen o rechazan. Finalmente, una idea racionalista de intereses y una idea vitalista de ocupación de la tierra, el mar y el aire por naciones, es el numen de la geopolítica. Así las naciones se convierten en piezas de ajedrez, dependientes de un rey impasible que las mueve por caprichos insondables.

    Jünger, que no era exactamente en geopolítico sino un esteta de la guerra, defendió las ideas de movilización total y del trabajador-soldado, en la que ni una máquina de coser podía ser pensada al margen de las coordenadas de una gran conflagración bélica. Esta equivaldría a una geopolítica con el agregado de la creación de un cuerpo gigantesco vitalizado por millones de vidas cotidianas absorbidas por el mismo objetivo. Es el gran pensamiento geopolítico con una culminación en una ideología estetizada de la nación en armas. Hoy, teóricos de este tipo pueden sonarnos como las discusiones teológicas entre Pelagio y San Agustín. En este tiempo de chatura espiritual resurge una geopolítica de menor alcance, prohijada por el declamado fin de las ideas generales sobre el mundo, la política y lo humano autorealizado.

    Como consecuencia, puede llegar a tener cierta aceptación una geopolítica entendida como un saber plano que tiene a la historia apenas como lejana tensión divisada a lo lejos. Es cierto que hace de la geografía un pensamiento político, pero contagia al saber histórico con todas las formas agarrotadas de juego de fuerzas tomado en forma sincrónica, no en las arrugas y heridas de la memoria oscuramente transcurrida. Grandes pensadores del concepto de lo político, como Carl Schmitt, han privilegiado la geopolítica en muchos de sus textos, y en otros han esgrimido lo teológico-político, es decir, su contrario. Cuando se dice el “nomos de la tierra, del mar o de espacio aéreo”, esto último en el sentido comunicacional, Schmitt busca entender la expansión de un poder proyectando el “nomos” en tanto ley natural, hacia las opciones que han dividido a Europa. El poder territorial continental o el marítimo. Este último caracteriza a Inglaterra y según Schmitt tiene un momento áureo, o un eco fundamental en un tramo de la obra Hamlet, donde en algún momento preciso el espectador ve resuelta la tensión entre tierra y mar, y Gran Bretaña comprende entonces, teatralmente, se destino de potencia mundial al escoger el mar.

    El nomos, concepto esencial de la geopolítica, supone un dominio sobre territorios -pueden ser marítimos-, surgidos de la necesidad de un Estado de pensar otros estados como artificiales, despojándolos real o imaginariamente de su territorio, pues resulta vital para el estado que los ve, por razones poblacionales, económicas o lingüísticas, como fundamentales para su seguridad expansiva. La geopolítica es un pensamiento especializado de órganos estatales que ven las potenciales amenazas que ciertas zonas del planeta (cercanas o aledañas) significan para su estabilidad o intereses presentes y futuros de gobierno. Es un saber de fronteras, países artificiales, guerras y creación de Imperios. El geopolítico suele proclamar “el fin de las ideologías”, en el sentido que los controles sobre áreas problemáticas o enemigas son un objetivo que se cumple sin apelar a creencias o andamiajes epistemológicos, sino a intereses. El interés nacional es geopolítico, el proyecto nacional es ideológico. Interés en el sentido en que ciertos spinozistas dicen “agenciamiento de potencias y afectos”, con lo que se debilita la idea de legitimidad. Sobre la cual establece su despliegue discursivo el hombre de ideas.

    No siempre es fácil separar intereses geopolíticos de los faustos que le competen a la ideología, no solo entendida como un sistema de creencias articulado argumentalmente, sino como una corriente tácita de evaluaciones que son inherentes a las practicas cotidianas. Si repasamos de un plumazo la historia argentina en cuanto al concepto de geopolítica, lo veremos siempre entreverado con cuestiones definidas en el plano de las organizaciones de ideas políticas para trazar comunidades y formas de vida. La guerra llevada contra Paraguay, la campaña del desierto, las cuestiones limítrofes con Chile, el Mercosur -tomamos ejemplos al azar-, son cuestiones geopolíticas basadas en tensiones territoriales explícitas, que sin embargo tienen trasfondo ideológico o una justificación cultural que permanece como discurso central de la acción militar, topográfica económica emprendida. Pero como la geopolítica se piensa como una ciencia neutra, hay que acudir a las espesas ramificaciones de las creencias, organizadas o no en doctrinas, para condenar episodios como la arremetida contra Paraguay o contra los pobladores originarios de la Patagonia. Es decir, en cuanto la geopolítica piensa en crear un Estado de fuerza entendiendo el territorio como recurso, las ideas de Nación con hombres libres crea formas de vida en un territorio concebido como propiedad común ajena al especulador que confunde la vida nacional con el interés de los grandes propietarios.

    En los casos referidos, se podrá hablar de libre cambio o de civilización y barbarie, pero la ratio ideológica entrelaza a la manera de un nudo borromeo con la geopolítica, el campo de fuerzas puras lanzado entre montañas, ríos y planicies polvorientas. Y prefiere presentar como geopolítica de la nación, formas de conquista territorial que hieren profundamente los derechos de la población previamente asentados en territorios culturales. O territorio es cultura o territorio es discurso de la estrategia militar. China pudo ser concebida como un país ideológicamente comunista en la época del maoísmo, pero en todo ese inmenso territorio hoy domina una concepción geopolítica que se resuelve en una estrategia (la estrategia tiene casi, o siempre, una dimensión geopolítica) en la que una dirección política de partido, heredera del maoísmo, actúa en un mercado de consumo, de tecnología e intercambios mundiales con claras orientaciones de fuerza: científico técnicas de mercado, económicas de cuño capitalista, etc. Es decir, conquista de territorios y erección de bases de todo tipo en muchos lugares del mundo. La ciencia, muy desarrollada, es también un saber autónomo con reglas de conocimiento heredadas, muy establecidas, pero en estos casos es también un apéndice geopolítico. Sin duda, lo que aquí llamamos geopolítica -ver el mundo con una mirada que observaría una explanada, una lámina o una tabla monótona, sea en la tierra, mar o aire-, parecería el más arduo y fascinante saber del momento. Lo que llamamos ideología, desde ya, es bueno reconocer que se expone a ser vista como el arrogante juego filosófico que le destina a las sociedades el flujo radiante que saldría de privilegiadas cabezas de la filosofía universal. ¿Y quien es capaz hoy de sostener esto?

    Pero, en verdad, escribo estas líneas dentro de la preocupación general por el destino de Venezuela. Asistimos a la desfachatez del macrismo, que se presenta como una pieza geopolítica de la trama mundial de los Estados Unidos, más allá de las ambigüedades que intenta mantener en un mundo de relaciones entre hierros candentes – China como país “depredador”, firmó el sotreta en el comunicado conjunto con Trump-, lo que producirá resultados reales cuya significación última no estará a su alcance. Aunque en este momento la discusión se centra en el modo en que el país tiene un gobierno que ignora nociones sobre un cuerpo nacional autónomo y una vida social libre. Se abre irresponsablemente hacia todas las tensiones mundiales con un analfabetismo tanto ideológico como político. De ahí que es abandónico con las Malvinas, sumiso con China, zalamero con Putin, perrito faldero con Gran Bretaña y pieza importantísima de la desestabilización de Maduro indicada por el gran guionista de la noche neoyorkina, Míster Trump. Quia vuluit, o sea “Porque sí”. O no tanto, porque en definitiva, sonrisita canchera está preso a los fedayines del FMI, que cuando vienen como inspectores y cancerberos de la economía del país, son más inquisitoriales que los procónsules romanos visitando las Galias.

    Dicho esto, nos asombra la escasa o baja participación de la militancia social y política argentina en la comprensión, defensa y argumentación en torno a la salvaguardia del gobierno de Maduro. Sobrevuelan toda clase de impresiones sobre los errores chavistas (no diversificar la economía del país presa al precio del petróleo), los estilos del manejo gubernamental (autoritarismo, mano dura), las dudas sobre el institucionalismo (las elecciones se prestan a interpretaciones conjeturales o ambiguas), los derechos humanos (Maduro posee un aparato represivo con una densa historia de arbitrariedades) y académicos (un gramscismo de opereta recubre los intereses económicos de una fuerza militar cohesionada en gran parte por negocios). Estas y muchas otras prevenciones circulan, combinadas o una por una, en la conversación habitual, tanto en las izquierdas canónicas como en los partidos que se presentaran a elecciones en nuestro país y no desean “profanarse” recordando la simpatía que le producía en tiempos anteriores ese comandante chispeante, que citaba la idea de “intelectual orgánico” y luego cantaba un bolero de Alí Primera.

    Nos asombra, decimos, porque la Argentina es ahora una base de operaciones geopolítica en los medios de comunicación coaligados en su campo de Agramante, sin temor que la Discordia los distraiga. La campaña golpista brilla a toda hora en voces jóvenes que piden libertad, pan y medicamentos. Y este es otro punto de Discordia, que no trató Ariosto. Efectivamente, un punto imposible de dejar de lado es la penuria por la que está pasando el pueblo venezolano. Que haya sido producida por imperfecciones del plan económico del gobierno o por el bloqueo, poco importa en el momento de la solidaridad necesaria. Pero importa que se torne una pieza sustancial del avance golpista, raudo y preciso, repleto de amenazas chúcaras (Guantánamo) y de bravuconadas del Far West. Desde luego, evitar el derramamiento de sangre es lo principal, pero no es eso lo que les importa a los golpistas, pues en esencia lo necesitan. Por eso es responsabilidad inesquivable del gobierno venezolano contener y autocontenerse en el uso de los medios de disuasión de la incesante artillería golpista (militarizada, comunicacional, internacional), al mismo tiempo que debe instalar nuevas fuentes de aprovisionamiento para la reproducción de la vida civil y la continuidad de una existencia cotidiana no sacudida por el ensueño del halcón norteamericano con los pliegos de las coacciones financieras apretadas entre sus garras (expropiación de la renta de la sucursal en Norteamérica de la petrolera venezolana).

    El punto de enclave entre geopolítica e ideología no puede ser sino una búsqueda de cómo las fuerzas conglomeradas en tecnologías de poder mundial y que miran en forma plana el universo, se correlacionan tácitamente con las antiguas ideologías que operaban en planos más visibles de la conciencia pública. Esta cuestión se refiere también a cómo concebimos un nuevo tipo de individuo que desconfía de la ideología declarada, pero cultiva una cualquiera en su movimiento de preferencias y afecto cotidianos. Es un nuevo tipo de individuo que también cree poder llamar ideología a su conversación diaria en términos de un horizonte expectante de interpretaciones de un necesario amparo, ante la supuesta hostilidad reinante, pero hostil en sí mismas. Esta paradoja es íntimamente ideológica y no geopolítica.

    La intersección hasta ahora muda entre geopolítica e ideología debe hablar. Pero a través de nuevos compromisos. No hace falta disimular ninguna dificultad en cuanto a la vida no encapsulada en fórmulas rígidas (políticas o estatales) para decidir un repudio constante a este golpe de Estado contra el gobierno de Venezuela. No hace falta omitir ningún rasgo de solidaridad con las vidas golpeadas por la incertidumbre, la insatisfacción o la falta de abrigos, para denostar como es necesario hacer, a este brutal intervencionismo. La ruta para esta necesaria condena a esta alianza arrasadora de naciones y pueblos, puede dar la certeza de que todos los males en nombre de los cuales dice actuar para solucionarlos, tienen en gran medida la marca de su autoría, el sello de la bestia. En este juego obtuso, participan otros bloques de poder mundiales. Tampoco es necesario omitirlos, pues sin ellos las tanquetas golpistas ya estarían patrullando la Avenida Bolívar. Pero lo esencial, lo capital, es seguir explorando en la confianza que la gran madeja histórica que nos informa, es la que puede aprovechar todas las fuerzas circunstanciales -necesarias para la lucha-, y darles un sentido renovador, humano.

    ** Horacio González – Sociólogo, ensayista y escritor. Ex Director de la Biblioteca Nacional

    https://lateclaenerevista.com/venezuela-como-cuestion-geopolitica-por-horacio-gonzalez/

    Categorías: Noticias regionales

    MARÍA DE LOS ÁNGELES SACNUM: “ESTAMOS TRABAJANDO EN LA UNIDAD, COMO LO PLANTEÓ CRISTINA”

    Mar, 12/02/2019 - 19:13


    Por Daniel Dussex y Nicolás Rojo   ***

    AGENCIA PACO URONDO dialogó con la senadora nacional y referente de Unidad Ciudadana en Santa Fe, María de los Ángeles Sacnum. El camino de la unidad del peronismo en una de las provincias más importantes del país.

    María de los Ángeles Sacnum es senadora nacional por Santa Fe, integra Unidad Ciudadana, pero su nombre suele figurar en los análisis políticos como parte de una fórmula mixta en las PASO del Partido Justicialista santafesino. Su reflexión sobre el drama de las inundaciones en el norte de la provincia y sobre el próximo proceso electoral.

    APU: Frente a la situación de las inundaciones que atraviesan los departamentos de Vera, General Obligado y 9 de Julio en la provincia de Santa Fe, pensó a mediados de enero un proyecto de ley para proteger la industria, la producción y el comercio que están atravesando una situación muy critica. ¿Cuáles son los pasos que se han adoptado en tal sentido?

    María de los Ángeles Sacnum:
    Tomé contacto con algunos funcionarios nacionales, entre ellos con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, para plantearle la necesidad de avanzar en la declaración de emergencia. En primer término, hay una situación de mucho deterioro en todo el entramado productivo de la provincia de Santa Fe vinculado con un modelo socio-económico puesto en marcha en Argentina a partir del 10 de diciembre de 2015, que ha profundizado un proceso de deterioro del mercado interno y de pérdida del poder adquisitivo del salario.

    La gente lo ve cuando va al supermercado, cada vez que va a la farmacia o cuando tiene que pagar tarifas. Hubo una inflación que rondó el 50 por ciento, una pérdida de puestos de trabajo en la provincia que es de una enorme magnitud, más de trescientas empresas en proceso de crisis, y a esto se le suma la situación en los departamentos donde se han producido estas inundaciones. Evidentemente, hay que utilizar resortes desde el punto de vista económico, financiero y tributario para aminorar los efectos de la presión fiscal sobre aquellos sectores afectados. No estamos hablando solamente de la industria, del comercio, de la agricultura y de la ganadería, sino también de los ciudadanos comunes a quienes los ha afectado estas inundaciones y que requieren de un Estado presente.

    APU: El gobierno de Santa Fe informó que se detectaron 60 canales clandestinos realizado por productores agrícolas y que lo sucedido en Colonia Teresa, el socavón de la ruta 1, fue responsabilidad de una de las más importantes arroceras.

    MAS: Bueno, los comités de cuenca lo vienen denunciando desde hace muchísimo tiempo. En una reunión del comité de cuenca de laguna La Picasa -en el sur provincial- de la que participé, se planteó un relevamiento de la gran cantidad de canales que derivaban en esa laguna. Allí también está cortada la ruta 7. Es una ruta importantísima que ameritó una reunión en el Senado de la Nación con representantes de las provincia de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe para poder conversar sobre esto, incluso estuvieron presentes legisladores de Mendoza por el impacto que esto genera. Estamos hablando de una ruta bioceánica que va desde Buenos Aires hacia Mendoza, que al estar cortada provoca un cuello de botella en distintas provincias. Ésta es una problemática de larga data que requiere también del poder de policía y de acciones concretas del gobierno provincial, que es a quien le corresponde realizar un relevamiento y tomar acciones en torno a esto.

    Por supuesto, es una problemática que viene desde hace muchísimo tiempo, pero en la medida que el gobierno provincial mire para otro lado y no tome cartas en el asunto, eso se irá profundizando. Se atina normalmente a endilgar la responsabilidad a los privados que ciertamente, con una absoluta desidia frente a la responsabilidad social, avanzan en este tipo de obras, pero también es real que los propios gobiernos municipales y comunales avanzan en ese sentido para sacar el agua de los propios pueblos, agua que llega a los cascos urbanos como antes no sucedía. Esto ocurre porque no se realizan las obras de infraestructura necesarias, y en el norte provincial porque no se ha avanzado con las obras en los bajos submeridionales, con las obras en el canal interprovincial que requiere la articulación con Santiago del Estero.

    Hay que comenzar a tomar esas problemáticas con una mirada regional. Lo cierto es que hubo desidia de parte del gobierno provincial en torno a los avances de los trabajos técnicos para presentar a Nación, y por otra parte una responsabilidad del gobierno nacional en cuanto a los fondos que debía girar a la provincia de Santa Fe para llevar adelante esas obras. De hecho la Ley 27.355 de la cual yo soy autora, generaba un fondo de 5000 millones de pesos para la provincia, a fin de desarrollar ese tipo de obras que incluso nosotros las incorporamos a un anexo de esa ley.

    APU: ¿Cuáles te parecen que serían las medidas de fondo necesarias para no seguir poniendo parches cada vez que Santa Fe sufre estos dramas de las inundaciones que se reiteran en el tiempo?

    MAS: Además de atender la coyuntura y de realizar las obras concretas, debemos poner en debate el modelo productivo que está deteriorando a pasos agigantados los suelos del país. El desmonte ha generado que ya los suelos pierdan absorción. Por supuesto, que para eso hace falta también herramientas desde el punto de vista crediticio, porque para modificar el modelo productivo se requiere un Estado presente con créditos baratos. La transformación productiva de nuestra provincia no debe ser tendiente solo a la producción del suelo, sino también a la incorporación de valor agregado y a la creación de empleos en nuestra provincia.

    Nosotros tenemos que poner en debate cuál es el modelo productivo que queremos para nuestra provincia, por eso hemos fundado el movimiento nacional Arraigo junto con dirigentes de otras provincias, poniendo la mirada en el modelo de desarrollo con inclusión social y de arraigo para los pueblos. Un modelo de arraigo para los 363 distritos de la provincia de Santa Fe, no solamente para los rurales, sino también para los cascos urbanos porque advertimos que se producen grandes migraciones por el modelo productivo netamente sojero y extractivista, que no genera empleo, que deteriora las condiciones de empleo en los pueblos del interior y que hace que se produzcan en las grandes ciudades bolsones de pobreza que profundizan las asimetrías sociales, la desigualdad y la falta de oportunidades. Vemos todo el tiempo cómo migran los jóvenes de los pueblos de interior de la provincia hacia las ciudades más importantes por no tener oportunidades laborales, oportunidad de desarrollarse en sus comunidades. La verdad, es que además de las obras que hay que llevar adelante debemos replantearnos el modelo productivo. En este sentido, me parece que hay una enorme falencia de la clase dirigente en torno a estas discusiones de fondo, trascendentales, que las debemos dar con la comunidad.

    Elecciones 2019

    APU: Respecto del próximo proceso electoral que vivirá el peronismo en Santa Fe, se expresó a favor de la unidad, ¿fue conceptual o tiene que ver con la necesidad de evitar las internas?

    MAS: Tiene un sentido amplio como concepto, porque lo cierto es que nosotros tenemos una herramienta electoral que son las PASO para dirimir o definir en definitiva esa unidad, para procesar esa unidad a través de las diferencias que pueda haber. Además, las internas son saludables porque profundizan hacia adentro los debates de los partidos políticos y permiten a toda la comunidad participar de los mismos, no sólo a los afiliados.

    Hay una primera instancia que tiene que ver con el esfuerzo que los distintos sectores podemos hacer por arribar a una lista de unidad. Si eso no sucede, tampoco debe constituir una situación traumática, sino que hay que procesar esas diferencias a través de unas PASO ordenadas y después ir en unidad hacia las elecciones generales. Estamos trabajando en esa construcción de unidad, tal como lo ha planteado oportunamente Cristina Fernández de Kirchner a nivel nacional y en cada una de las provincias, tratando de profundizar el diálogo con los distintos actores políticos, sociales, empresariales y gremiales de nuestra provincia. Queremos recuperar el gobierno de la Provincia y luego poder aportar a un proyecto nacional que tenga estos valores de un modelo económico al servicio del desarrollo humano, al servicio de la creación de empleo, del ascenso social, de las oportunidades y del arraigo de los pueblos del interior provincial.

    APU: ¿Estarías dispuesta a formar parte de una fórmula mixta acompañando a alguien que pertenezca a otro sector interno del peronismo?

    MAS: Entiendo que es una de las alternativas, Unidad Ciudadana puede participar como una expresión dentro del peronismo, o puede hacerlo en un proyecto de unidad con algunos de los otros sectores. Eso se va a ir madurando en torno al cierre de lista que es el 22 de febrero.

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/elecciones-2019/maria–de-los-angeles–sacnum-estamos-trabajando-en-la-unidad-como-lo-planteo-cristina

    Categorías: Noticias regionales

    CRÓNICAS DE VIAJE: ¿DÓNDE VA EUROPA?

    Mar, 12/02/2019 - 19:10

    Por Francois Soulard  – integrante de la Red de Comunicadores del MERCOSUR   ***

    Breve escala nuevamente en Francia. Estos días, Alemania y Francia sellaron un tratado en Aix-en-Provence (Francia), en busca de impulsar la construcción de una estrategia de defensa y un ejército europeo.

    . ¿Compromiso efectivo? ¿Mera promesa para apaciguar las enemistades internas? El mismo contenido del acuerdo deja esbozar la respuesta : escasa ambición, lineamientos borrosos, voluntades difusas. Una gotita más en el vaso medio lleno de una Unión europea de los 28 que, pese a la crudeza de Donald Trump, el uppercut del Brexit o el potencial renovador de la dupla Macron-Merkel, parece seguir en plena posesión de sus contradicciones y renunciamientos.

    Lo más sorprendente en estas contradicciones cuando uno lo examina más desde afuera es tal vez la distancia que separa el gigante comercial europeo con su estatus de “enano geopolítico”. En sesenta años, la Unión europea logró dotarse del segundo PBI a nivel mundial después de China, sostenido por una población de 520 millones de habitantes (y un crecimiento más que modesto desde los años 2000 que rodea un 1.5%). Ahora en el mapamundi, cómo no asombrarse del rol supletorio ocupado ahora por una Europa que ya no tiene prisa sobre las grandes lineas geopolíticas, tanto de su vecindario como a nivel internacional. En concreto, Europa es inexistente frente al belicismo norteamericano que se manifiesta por ejemplo hacia Irán, en América Latina, en África o en Rusia. Ausente en la delicada diplomacia del Medio Oriente, queda paralizada frente al expansionismo chino, activo ahora en Europa del este y en Grecia. También fue inexistente al momento de frenar los propios reflejos imperiales franceses e ingleses en Libia (sostenido logísticamente por los Estados Unidos).

    ¿Cuáles son los factores que explican este anacronismo?
    Uno de ellos, poco divulgado y central para una región que se recuperó de un colapso generalizado, tiene que ver con el contraefecto de la prosperidad que se instaló durante un largo periodo de paz. Si la Unión Europea logró reorientar exitosamente todas las brújulas nacionales hacia la construcción de paz, no quita que cuarenta años de crecimiento no crearon las condiciones ideales para encarar los nuevos retos estratégicos que se presentan a la región. A contrario, todo indica que las élites europeas descansaron sobre los “dividendos de la paz”, sin interpretar seriamente las reconfiguraciones del mundo exterior y sin estar obligadas, con las espaldas en la pared, a operar las rupturas necesarias. Tanto las crisis petroleras del 1973 y 1979, el fin de la bipolaridad, los conflictos de la ex-Yugoslavia como la crisis de los subprimes de 2008 y la reciente salida del Reino Unido (iniciado básicamente por un error prospectivo de David Cameron) no bastaron como factores disparadores. Y hemos de pensar que no se llegó todavía a un umbral suficiente de crisis como para generar mayor avances.

    Otro factor tiene que ver básicamente con que ha cambiado radicalmente el panorama de la primera bipolaridad global
    . Si limitar la autonomía del bloque europeo y poner este último al servicio de la contención de la ex Unión Soviética era una prioridad en la Guerra fría (en la concepción de Zbigniew Brzezinski), las preocupaciones para los Estados Unidos se han trasladado hacia Asia y China en la última década. De hecho, Europa contribuyó de pleno al traslado de este centro de gravedad geopolítica al integrar la OTAN y sobre todo al incentivar un modelo de globalización liberal que fue favorable a la emergencia asiática. Casi treinta años después del final de esta primera bipolaridad, es impactante comprobar como los imaginarios europeos siguen todavía asociando Rusia a la vieja Unión Soviética, con toda la carga demonizadora que esto conlleva y como si nada hubiese pasado después de 1990. En la práctica, Rusia no podrá volver a ser potencia mundial, pero sí a ser un actor significativo en el juego internacional (como lo demuestra actualmente en Siria). ¿La realidad no demandaría a contrario que Europa considere a Rusia como un aliado de su proyecto (pancristiano y paneuropeo) en pos de hacer frente a una China que ya es polo de una nuevo equilibrio geoestratégico? Por ahora, las diplomacias en Europa parecen estar lejos de esta sensibilidad y el conflicto en Ucrania no facilita el asunto.

    Al interior de las fronteras europeas, la situación de punto muerto de la profundización del bloque obliga a barrer las gesticulaciones y ser más honestos sobre los desafíos de fondo. La misma ampliación a nuevos países miembros ha jugado precisamente en contra de esta profundización. Por un lado, cabe recordar que no existe un protagonismo ascendiente de las poblaciones europeas para diseñar la arquitectura y las políticas europeas. La confusión que se generó alrededor de casi todos los referendos ciudadanos da una muestra de eso, el Brexit siendo el último avatar. Con una borrosa articulación entre soberanía nacional y unidad política regional, el mercado común ha sido el destilador de lo que ha sido percibido como una suerte de injerencia política en las prerrogativas nacionales. La unificación económica generó un desequilibrio entre los centros industriales y sus periferias, sin poder abordar las cuestiones de desempleo, de migración, de deudas estructurales que se amplían vertiginosamente desde la crisis financiera de 2008. En lo concreto, mientras Berlin impone su diktat sobre las cuotas de migrantes o humilla los Estados miembros atravesando dificultades financieras, las multinacionales chinas o estadounidenses aprovechan la dispersión fiscal interna para evadir y los ejércitos europeos compran equipamientos estadounidenses en vez de recurrir a la producción regional. Una Europa a doble o triple barra ya existe en la práctica. En este panorama y con otros ejemplos, el auge de los partidos euro-escépticos y ultranacionalistas (presentes ahora en las capitales políticas europeas) no sólo tienen fundamentos fascistoides.

    El debate para una Europa más federal e integrada va mucho más allá de la divisoria un poco cómoda entre neoliberales, soberanistas, progresistas y populistas europeos. El mundo no es Europa y el mundo es muchas veces agresivo, brutal y violento. Si Europa no se concibe con un modelo y una responsabilidad propia, se verá irremediablemente tirada hacia abajo en un escenario donde nuevas potencias reclaman su cuota de poder (Turquía y Rusia siendo actualmente dos de ellas en el vecindario inmediato). Ahora que varias perspectivas de evolución de la Unión europea se discuten en los espacios políticos y mediáticos (incluyendo la de una desintegración del bloque), se trata de no diferir la actualización del proyecto y del modo de construir unidad política. La preservación de las soberanías nacionales, reavivadas por el mercantilismo actual, es ineludible. El tema de la seguridad y al interior de ella el proyecto de ejército europeo y la seguridad migratoria son centrales. Lo que se más se podría esperar en estos tiempos de fragmentación y querellas internas, es dar un paso positivo sobre estas cuestiones temáticas.

     

    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    La visita a la Argentina del Sr. Hue VUONG DINH, viceprimer ministro de Vietnam, en el marco de una gira por EE.UU., Brasil y Chile.La visita que se realizará entre el 26 de junio y el 7 de julio se inscribe dentro del proceso de acercamiento de Vietnam a la región.

    Por Marcelo Ramírez
    Periodista, analista geopolítico
    Director Contenidos de ASIATV

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto