Evo, de nuevo

    Por Oscar Laborde
    In
    25 Ene 2015
    0 Comentarios

    Evo de nuevo." Con esa consigna los adherentes de Evo Morales hicieron campaña para su primera reelección en 2009 y en la última contienda, que culminó con el contundente triunfo de la propuesta de continuidad de un proyecto profundamente transformador que comenzara en 2006. En aquella elección después de 500 años, en un país donde hasta 1952 los integrantes de los pueblos originarios no podían votar, habían elegido a uno de ellos como presidente.

    Pero no era solo ese acontecimiento histórico lo que marcaba el primer mandato de Evo, sino que ademas afirmaba un camino comenzado por Hugo Chavez en 1998, continuado por Lula y Nestor Kirchner y expuesto al mundo pocos meses antes en Mar del Plata cuando se le dijo No al ALCA, donde Evo participó como dirigente.
    Por supuesto que la derecha local y continental aseguraba que ese experimento duraría un soplo, y rápidamente todo volvería a la "normalidad". ¿Como un indio podía gobernar un país? Había, segun ellos, que esperar unos meses para que se desmoronara semejante "locura" y volvieran los políticos experimentados a "salvar al país de la ignorancia y el caos". Por suerte no fue así
    Evo Morales lidera un nación  con un crecimiento envidiable en estos tiempos, y lo hace porque ha decidido poner al Estado al servicio de su país y de su pueblo. La nacionalización de los hidrocarburos permitió que lo recaudado por sus ventas anualmente subieran de 2000 a 10.000 millones de dolares y que la regalías que ingresan al estado pasen de 300 a 6000 millones de dolares.
    Eso permitió triplicar el gasto publico, aumentar el salario real un 64%, cubrir con bonos de asistencia al 33% de la población y reducir la pobreza urbana de 24 al 14% y la rural del 63 al 43 por ciento.

    En 2009 se aprobó una Constitución que transformaría a Bolivia. No solo se declaraba el Estado Plurinacional (con todo lo que eso conlleva) sino que ademas otorgaba cuotas a parlamentarios indígenas y creaba el sistema judicial indígena poniéndolo al nivel de la justicia ordinaria. Ademas establece un modelo social y comunitario constituido por organizaciones estatales, privadas y comunitarias cooperativas. Y determina que los recursos naturales pasan por derecho constitucional a manos del estado.
    A pesar de todos estos extraordinarias conquistas, lo mas llamativo es el grado de consenso que ha conseguido en la amplia mayoría de la sociedad los planteos que vienen haciendo Evo, su gobierno, su partido el MAS y los movimientos sociales.La consolidación de una hegemonía virtuosa, la cristalización de un tipo de integración lógica y moral de la sociedad. Esto se ha extendido evidentemente en los últimos años y ha sumado al sector social que acompaño a Evo desde el comienzo a toda la dirigencia sindical, a capas medias y a amplios sectores del empresariado. Y también esta influencia se extendió territorialmente a regiones donde hace algunos años planteaban la secesión de Bolivia, como Santa Cruz y Pando y hoy gana claramente el MAS.

    El tercer mandato de Evo, el triunfo de Dilma, la ratificacion del Frente Amplio en Uruguay, la reactivacion del Mercocur, la UNASUR y la CELAC, el avance en las conversaciones de paz en Colombia, el reconocimiento del gobierno de Obama de la realidad cubana, hacen ver con mucha esperanza a nuestra región en un mundo que parece desquiciado.

     

    Publicado en Tiempo Argentino.

  • Otras notas

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto

    Opinión de Oscar Laborde – Diario Tiempo
    El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande
    el resultado de las elecciones en Venezuela