17° Cumbre Social MERCOSUR: “Mas párticipación social para profundizar la integración”

    Por Instituto IDEAL
    In
    Dic 19, 2014
    0 Comentarios

    Esta 17° Cumbre Social del MERCOSUR, a la que estamos asistiendo junto a cientos de militantes sociales, políticos, sindicales, es una muestra más del cambio de época que estamos transitando en nuestra región y el rol que tenemos en este momento histórico. Las Cumbres Sociales constituyen un espacio que ha ido creciendo y que tiene por objetivo profundizar la inserción de nuestros pueblos, en el proceso de integración. Para poder rescatar lo logrado, debemos recordar que el nacimiento del MERCOSUR debe ser necesariamente ubicado en un contexto político–económico–social marcado por la fuerte interacción entre los procesos de globalización y regionalización.

    El proceso de Globalización modificó los patrones de funcionamiento de los estados–nación, obligándolos a implementar nuevas estrategias para hacer frente a los desafíos del momento. Los Regionalismos surgen también como claras alternativas de supervivencia de los estados en la búsqueda de una estrategia de articulación e inserción mundial sustentable. Este proceso, conducido por los sectores dominantes de nuestros países y con estados nacionales convertidos en los mejores ejecutores de las políticas neoliberales que se nos dictaban desde los centros de poder mundial, impuso que los temas prioritarios de discusión del Mercosur sean aquellos de carácter económico y comercial que expresaban los intereses de los grupos concentrados y las transnacionales. Es ese sentido el modelo de integración adoptado en ese momento relegó los intereses legítimos de vastos sectores de nuestra sociedad, quedando ausentes de la agenda integradora todas aquellas políticas sociales, culturales y económicas que tuviesen que ver con las grandes mayorías y los sectores populares, negando la participación efectiva de los actores sociales.

    En ese momento, la CENTRAL DE TRABAJADORES DE LA ARGENTINA en conjunto con el Movimiento Sindical de la Región a través de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, que nace antes todavía del propio MERCOSUR y en articulación con los movimientos populares asume una postura de lucha y resistencia en cada uno de nuestros países y a nivel regional. Le arrancamos al Mercosur de entonces la creación de un ámbito de tratamiento de la realidad socio-laboral de la región dando nacimiento al Sub-grupo de Trabajo Nº 10 de “Relaciones Laborales, Empleo y Seguridad Social” de (originalmente Sub-Grupo de trabajo Nº 11).

    Peleamos para que se firme el "Convenio multilateral de Seguridad Social". Conseguimos la institucionalización de un espacio de participación de la Sociedad Civil con la creación del "Foro Consultivo Económico Social del Mercosur". Obtuvimos la firma de la Declaración Socio laboral de Mercosur, con la creación de un órgano de carácter tripartito con lo es la Comisión de Seguimiento de dicha Declaración. Peleamos y apoyamos la creación de otros órganos institucionales que garanticen la participación efectiva de los actores involucrados, como la " Reunión Especializada de Cooperativas del Mercosur"; la "Reunión Especializada de Agricultura Familiar del Mercosur" entre otros. Articulamos nuestras luchas con otros espacios como Merco ciudades, Profam, Alampyme,etc. Nos metimos en todos los espacios donde se abriese una rendija para disputar la lógica del modelo de integración que nos querían imponer.

    Organizábamos las contracumbres, o Cumbres de los Pueblos, ante cada reunión de los Presidentes del bloque para demostrar el rechazo a las políticas antipopulares aplicadas en nuestros países. Toda esa lucha, derivó en procesos electorales en nuestros países. En muchos de ellos, triunfan las fuerzas políticas populares y de izquierda y se da un cambio profundo y sin vuelta atrás. Si se tiene en cuenta la evolución de la participación social desde el surgimiento del MERCOSUR, a la actualidad puede observarse que a partir de la última década se tomaron importantes decisiones que reflejaron la importancia de la participación en la nueva agenda político-social del bloque y que apuntaron, en algunos casos, a mejorar los mecanismos de participación existentes, y en otros a crear nuevos espacios. Y así estuvimos como actores relevantes en la creación en Argentina el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil en el 2003, los plenarios, y luego el programa regional Somos MERCOSUR, en el 2005, donde convergen experiencias diversas del conjunto de los países, y se creó una fuerza que nos ayudó a crear las Cumbres Sociales, que ya están instaladas y donde hemos vivido experiencias nuevas de construcción como son las mesas o las redes entre las organizaciones de los distintos países, donde los más altos funcionarios se han ido involucrando.

    En julio de 2006 se realiza la primera Cumbre Social en Córdoba, desde el Programa Somos MERCOSUR. En el 2008, en Tucumán, en una Cumbre multitudinaria, es la primera mandataria, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner que recibe la delegación de la Cumbre Social. En Paraguay y Brasilia, asistieron los Jefes y jefas de Estado a las Cumbres Sociales. Además, en Brasil, Lula crea el MERCOSUR Social y Participativo en el año 2008 para canalizar las inquietudes y propuestas de la sociedad civil brasileña. Paulatinamente representantes de las organizaciones sociales comienzan a participar en distintos organismos del MERCOSUR: Reuniones Especializadas y Subgrupos de Trabajo.

    El MERCOSUR crea el Instituto Social con sede en Paraguay y el de Derechos Humanos con funcionamiento en Argentina. Se crea la Unidad de Participación Social del MERCOSUR en el año 2010. En el 2012, se institucionalizan las Cumbres Sociales. Estos hechos son frutos del trabajo incesante, continuo, contundente de las entidades intermedias, organizaciones sociales y comunitarias, demostrando por un lado que cuando desde los Gobiernos se tiene la voluntad política de convocar y generar espacios de diálogo y reflexión, la participación se transforma en algo posible, aglutinador y masivo; por otro lado, refleja la necesidad de personas e instituciones por encontrar espacios que los expresen, en donde se sientan parte de esa construcción y puedan canalizar sus expectativas y propuestas Los gobiernos populares de América Latina nos muestran que se puede romper con el fetiche de la dominación y el imperio.

    Esto sumado a la fuerza de los movimientos populares como sujetos en la escena política nacional e internacional, no como objetos de representación sino como verdaderos actores de la transformación de las relaciones de producción y de formas de vida. Una fuerte participación social en los procesos de integración, es la base de la construcción de la misma, su desarrollo y su perdurabilidad. Deberemos seguir construyendo una integración social y cultural. Será un proceso arduo, complejo y constante que tendrá como objetivo articular el pensamiento, el trabajo y la iniciativa de miles de organizaciones sociales de la más diversa índole social, sindical, académicas, de pueblos originarios, afrodescendientes y muchas más. Concebimos esta construcción social como un proceso vivo, complejo y contradictorio.

    No idealizamos a las organizaciones sociales como un campo homogéneo y virtuoso en sí mismo; lo entendemos como un terreno de discusión de ideas, de proyectos y de lucha por valores e ideales. En estos momentos, nuestro objetivo de trabajo es estimular un debate sobre los modelos de sociedad y las formas de Estado que se postulan ante las nuevas condiciones mundiales que nos obliga a una definición acerca de quiénes han de ser los protagonista y beneficiarios; cuáles las formas del ejercicio del poder en las áreas nacionales estratégicas; los rasgos predominantes de la producción económica y la distribución de la riqueza y beneficios; cuidar el medio ambiente y nuestras riquezas naturales; los ejes de las alianzas internacionales y de integración continental. Esas son las grandes temáticas que deberemos ir resolviendo en la propuesta del MERCOSUR y de la región que queremos.

    Por lo tanto, deberemos pensar nuevas ideas con el respeto de lo cultural en lo político, es decir, tener en cuenta el papel de las identidades populares de nuestros pueblos, de nuestra historia que ligan el presente con varios siglos de luchas y de memorias culturales. Tendremos que proponer modelos de sociedad de amplia integración, basadas en la equidad y la democratización de los diversos espacios de la vida nacional y continental; culturalmente respetuosos de la diversidad y riqueza de lo humano, sociedades solidarias, cooperativas, igualitarias y autónomas para definir sus destinos. Esa es la verdadera soberanía que debemos construir. Deberemos proponer maneras de gobernar con nuevas figuras de democracia participativa. Con esta mirada sobre la realidad de nuestra región y desde estos ámbitos, será la de aportar con nuestras ideas y con nuestras acciones como integrantes protagónicos de nuestra América Latina.

    La CENTRAL DE TRABAJADORES DE LA ARGENTINA CTA de los Trabajadores, ratifica una vez más, su irrenunciable compromiso de continuar trabajando y aportar a una integración regional basada en la soberanía territorial, económica y cultural. Y aportar a sistemas democráticos, basados en la participación social y en políticas que beneficien a las grandes mayorías populares. Convencidos que no hay construcción de democracia interna y soberanía sin integración latinoamericana. Nos convoca la construcción de una gran nación latinoamericana. La unidad de América Latina que estuvo en las esperanzas de tantos millones de hombres y mujeres a lo largo de los siglos, como mandatos que perviven en la profundidad de la historia. Una unidad latinoamericana diversa y solidaria, respetuosa de las peculiaridades y las autonomías de las naciones y de sus culturas, etnias y regionalismo internos. Una integración sustentada sobre el reconocimiento de la dignidad de los otros, capaz de respetar y enriquecer las disímiles memorias y tradiciones populares en una nueva identidad que no las niegue.

     

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.