Informe anual 2014

    Por Instituto IDEAL
    In
    Dic 23, 2014
    0 Comentarios


    Índice

    El Frente Farabundo Martí gana las elecciones en El Salvador.  
    Venezuela: las guarimbas y la amenaza de Estados Unidos  
    Colombia: el proceso de paz  
    Triunfo de Bachelet  
    Elecciones en Bolivia: Objetivos alcanzados, hegemonía y nuevos desafíos regionales  
    Elecciones en Brasil: Victoria de la política   
    Elecciones en Uruguay: Tercer mandato del Frente Amplio   
    México: la mantanza de los estudiantes   
    Cumbre del Mercosur: integrarse al mundo, pero unidos   
    Cuba: se abre una puerta   
    En síntesis   

     

    Esta síntesis de algunos de los hechos más salientes durante el año 2014, tiene como objetivo poder analizar los avances que hubo en este proceso histórico en la región así como las dificultades que se enfrentaron; los distintos actores que participaron y lo que todavía falta para seguir profundizando lo iniciado.

    El Frente Farabundo Martí gana las elecciones en El Salvador

    Desde las elecciones generales de 1994, el escenario político salvadoreño se ha estructurado en torno a dos fuerzas políticas principales: El izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), surgida en 1981. El FMLN fue la principal fuerza política de oposición de El Salvador entre 1992 al 2009 y se proclamó la primera fuerza política del país luego de las elecciones legislativas y municipales del 18 de enero de 2009.
    Actualmente, es el partido oficial luego de haber accedido al Poder Ejecutivo primero con el ex presidente Mauricio Funes y este año nuevamente, tras haber resultado electo como Jefe de Estado el excomandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén en las elecciones presidenciales de enero de este año, con el 50,11.
    La elección de un jefe guerrillero a la Presidencia de la República constituye uno de los hechos significativos de estos comicios. Es la expresión de un voto de gran contenido ideológico. Más de la mitad de la ciudadanía optó directamente por el FMLN. Sin embargo, el triunfo del FMLN por apenas un 0.22% de diferencia de votos con respecto a ARENA puede tener una repercusión política en el futuro gobierno que deberá implementar su programa en consenso con la oposición.
    Esto no quita la importancia de todo el proceso de este último año en el debate de contenidos y visiones de país y la intensa participación social. Por lo tanto hablamos de una real victoria. Durante cinco años el FMLN acompañó a Mauricio Funes un presidente que era su aliado. Ahora se pronuncia por un candidato que encarna la propia historia del partido.
    Los grandes desafíos se centrarán particularmente en la esfera de su programa económico y de la seguridad ciudadana, temas que siguen impactando a la población y que constituyen su principal preocupación diaria. Si bien el período de Funes estuvo marcado por la clara reorientación social que lo diferenció de gobiernos anteriores, el reto principal serán las reformas estructurales más urgentes que exige la realidad salvadoreña para profundizar la justicia social.
    La creación de empleo y la reducción del costo de la vida constituyen los dos primeros ejes –sobre la base de diez- del Programa de Gobierno En tanto los tres objetivos principales del mismo son: reforzar la política social en ejecución –especialmente salud y educación-; consolidar el Estado y la participación ciudadana y acelerar la integración regional. El triunfo del FMLN, no solo es una victoria para El Salvador sino, una victoria para la izquierda Latinoamérica, en un territorio con una gran influencia de Estados Unidos.

    Venezuela: las guarimbas y la amenaza de Estados Unidos

    Las manifestaciones en Venezuela iniciadas el 4 de febrero con una serie de protestas contra el gobierno presidido por Nicolás Maduro, comienzan en la ciudad de San Cristobal y luego en Caracas, alegando temas como el de la inseguridad, el alto nivel de la inflación y la escasez de productos básicos  Paralelamente, también se convocan a marchas multitudinarias a favor del gobierno. El Ejecutivo afirma que no se han suspendido garantías y que en Venezuela se vive el ejercicio pleno de las libertades civiles. El gobierno de Maduro identifica a los manifestantes y líderes opositores que promueven violencia y odio como fascistas.
    La derecha en Venezuela movilizó a grupos de estudiantes con el claro intento de generar un proceso de desestabilización del gobierno constitucionalmente electo. Se busca hacer caer el gobierno, aun a costa de la sangre y la vida de los propios venezolanos. Todo esto sucede en un marco político donde el gobierno venezolano había triunfado claramente en los comicios municipales y de gobernadores y la lucha de las autoridades estaban llevando a cabo contra el mercado negro, el desabastecimiento y la inseguridad.
    Instituciones atacadas, llamados a asesinar al presidente, decenas de manifestantes baleados, paramilitares colombianos paseándose por San Cristóbal, guarimbas y amenazas de Estados Unidos, son algunos de los elementos que configuraron un nuevo golpe de Estado en el país, un “golpe suave” como lo han llamado los propios norteamericanos.
    En el caso venezolano, el imperio norteamericano y la derecha criolla subestimaron el grado de conciencia y de movilización del pueblo. Es una gran lección que deben tener en cuenta: en Venezuela no basta con sacar a un presidente para reinstalar la hegemonía capitalista, se debe realizar toda una contrarrevolución política, económica, militar, social, que acabe con la organización y la conciencia del pueblo, y esto sólo se logra con altos grados de violencia. Un pueblo bolivariano organizado y con altos niveles de conciencia revolucionaria que no entregará el proceso por las buenas
    Las viejas y nuevas intentonas son acompañadas nuevamente por la CNN y las cadenas de grandes diarios y medios digitales de comunicación que, curiosamente, recrean la realidad de Argentina y Venezuela buscando desgastar a sus respectivos gobiernos y planteando una situación de caos permanente. Quieren desestabilizar a Cristina y a Maduro pues intentan quebrar el proceso de integración regional que hoy se vive en Sudamérica.
    Pero, han fracasado una vez más en el intento, aunque la lucha continuará. Por lo tanto, el desafío en Venezuela es profundizar los logros económicos y sociales alcanzados. Así como también, los niveles de unidad, organización y movilización de las estructuras sociales y políticas detrás del gobierno de Nicolás Maduro. También, que la institucionalidad de la integración regional –la Unasur, Mercosur y Celac–  profundice los marcos de acuerdos para aislar estas acciones violentas en la región.


    Colombia: el proceso de paz

    Las FARC y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos cerraron un ciclo de las conversaciones de paz para poner fin a más de 50 años de hostilidades. El diálogo empezó en noviembre de 2012 y se reanudará, luego de haberse tratado algunos puntos de la agenda pautada.
    Dos años pasaron desde que el Gobierno colombiano y las Farc - la guerrilla activa más antigua del continente- inauguraron los diálogos de paz en La Habana, la capital de Cuba, con las esperanzas puestas en lograr la resolución definitiva de un conflicto armado que lleva seis décadas abierto y que ha costado la vida de centenares de miles de colombianos, la mayoría de ellos civiles.
    El punto más crítico desde el inicio de las conversaciones, fue motivado por el secuestro por parte de una célula de las fuerzas insurgentes de un general del Ejército y otra dos personas, lo cual provocó la inmediata reacción del presidente Juan Manuel Santos, quien ordenó levantar su comitiva de la mesa de negociaciones. Dos años de Diálogos de Paz en Colombia: luces y sombras de un proceso complejo. Desde noviembre de 2012, fue la primera vez que una de las partes abandona –aunque sea momentáneamente- el espacio de diálogo.
    Sin embargo, los acontecimientos posteriores a la interrupción de las negociaciones dejaron al descubierto la confluencia de un conjunto de factores que operaron en simultáneo para que -en principio- la reciente crisis se supere a la brevedad, configurándose apenas como un impasse de un proceso que en los últimos veinticuatro meses ha demostrado un avance inédito, dando cuenta con ello de su consolidación. Se constató la sólida institucionalización que recubre actualmente la instancia del diálogo, evidenciada en su capacidad para superar las turbulencias sin caer en una crisis terminal
    También hay que señalar que la reelección de Santos en junio de este año, donde venció al candidato uribista Iván Zuluaga, se explica mayoritariamente por un reconocimiento de los pasos dados hacia la paz y por una apuesta hacia la resolución definitiva. En estos momentos, el promisorio proceso de diálogo de paz vuelve a mostrar las complejidades y tensiones que se anudan en su interior, pero también la solidez adquirida en los años recientes.
    Es otro avance en América Latina que demuestra que puede resolver  problemas tan graves sin el “padrinazgo” de ninguna potencia y logrando que nuestra región sea zona de paz.

    Triunfo de Bachelet

    En el mes de marzo, Michelle Bachelet asumió como nueva presidenta de Chile al obtener el 62,17 por ciento de los votos frente al 37,81 de la oficialista Evelyn Matthei, convirtiéndose así en el triunfo más amplio desde la vuelta de la democracia..
    El carisma de Bachelet, puede ser una de las razones para una explicación de por qué se la elige, en medio de un manifiesto desprestigio de la política, donde en las elecciones de 2013 fueran ganadas por Michelle Bachelet, y no por las agrupaciones que la apoyaban que, en verdad, obtuvieron una votación significativamente menor a la conseguida por la candidata. Si bien, es difícil encuadrarlo, en el nuevo ciclo histórico que vive el país, los objetivos del programa buscan asegurar que se lleven adelante los cambios que Chile necesita, con confianza en las instituciones y con el imperativo de realizar un gobierno centrado en el pueblo
    La presidenta electa tiene ante sí el difícil reto de conducir un país en el que se notan los efectos de la desaceleración económica y para el que ha prometido profundas transformaciones políticas y sociales. Además, su triunfo se produce en un contexto de creciente desafección por la política por parte de la sociedad chilena
    Además, es el momento en que se aproveche la oportunidad histórica de sacar adelante reformas de gran importancia, como la reforma tributaria, el cambio hacia una educación pública gratuita y de calidad e, incluso, una nueva Constitución. Y ello porque tras las elecciones parlamentarias, cuenta con una amplia representación en ambas cámaras que le permite superar el bloqueo político impuesto por la derecha durante más de dos décadas a causa del sistema binominal.
    El país está preparado para entrar a un nuevo ciclo político, económico y social, en donde los chilenos sean los protagonistas. Para poder mirar el futuro con confianza, y en donde se pueda abordar la desigualdad, se requiere de un programa de gobierno que pueda realizar las transformaciones necesarias con gobernabilidad. Éste está cimentado en tres ejes fundamentales: Reforma Educacional, Reforma Tributaria y Nueva Constitución, y desde ahí se establecerán las directrices para resolver las brechas que exiten y que exige realizar cambios profundos y estructurales. También trae nuevas esperanzas en el aporte que podrá traer Chile en el difícil camino de la integración regional.

    Elecciones en Bolivia: Objetivos alcanzados, hegemonía y nuevos desafíos regionales

    En Bolivia, las elecciones transcurrieron sin dramatismo. El domingo 12 de Octubre fue un día histórico y de celebración para Bolivia. Evo Morales Ayma, logró alcanzar la reelección con el 61% de los votos manteniendo de esta forma el caudal de votos con el que fue elegido hace cuatro años atrás. En su alocución, después del triunfo, Morales evidenció la disputa principal que en estas horas está establecida en Bolivia: “Aquí estaban en debate dos programas: la nacionalización frente a la privatización. Y nuevamente con más del 60% de los votos gana la nacionalización.”
    La contundente victoria del MAS nos habla de un pueblo que, después de cinco siglos de explotación ha logrado alcanzar un piso de derechos que no proyecta abandonar. Además demuestra la inteligente estrategia política de Evo Morales y del MAS de sumar nuevas voluntades y nuevos sectores a un espacio que ya parece hegemónico al interior de la sociedad boliviana. A los sectores populares, urbanos y rurales, que tradicionalmente apoyaron el proyecto de Evo desde las Guerras del Agua y del Gas en los primeros años del siglo XXI, se le sumaron sectores de la clase media, pequeña burguesía, de los cuales Álvaro García Linera es su principal representante. También, una parte de lo que podríamos llamar el “empresariado nacional” boliviano se sumó al proyecto de Evo, comprendiendo que Bolivia vive hoy el mejor momento económico de su historia. Como siempre sucede en los procesos revolucionarios policlasistas, lo importante más que los segmentos que conforman el bloque, lo importante es la conducción, que en este caso está sólidamente afincada en la figura de Evo Morales y su equipo de gobierno.
    Esta intención del voto para el MAS no es casual: este año, según la CEPAL, Bolivia será el segundo país con mayor crecimiento de la región alcanzando un crecimiento del 5,5%. El 80% de ese crecimiento se explica por la exportación de hidrocarburos, nacionalizados en 2006. Antes de aquella decisión histórica, Bolivia se quedaba solamente con el 18 % de las ganancias por los recursos que producía. Luego de la nacionalización, esa ganancia trepó hasta el 80 % actual. Esta renta se reparte no solamente entre las gobernaciones y los municipios, sino también a partir de transferencia de ingresos a la niñez (“Bono Juancito Pinto”), a las recientes madres (“Bono Juana Azurduy”) y a los jubilados (“Bono Renta Dignidad”). La distribución de la riqueza, es decir, la Justicia Social, explica gran parte de las sucesivas victorias electorales del MAS.
    Evo Morales Ayma es la encarnación de la refundación del Estado boliviano en Plurinacional. Es por esto que la campaña del MAS se basó en la necesidad de consolidar este nuevo Estado. Con estos resultados se alcanza el objetivo que el MAS se había propuesto: en primer lugar mantener la mayoría en la Asamblea Legislativa, para que el Parlamento acompañe con la legislación adecuada el proceso de transformaciones que Evo Morales lidera. También, el MAS logró ganar en Santa Cruz de la Sierra, centro estratégico de la denominada “Media Luna”, la región oriental del país compuesta por Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, que fue el epicentro de los intentos desestabilizadores en 2008.
    Con esta victoria comienza el despegue del proyecto regional de Evo Morales: convertir a Bolivia en el corazón energético de Sudamérica. El objetivo es alcanzar el 100% de cobertura de gas y que Bolivia sea pionera en la producción de fuentes energéticas alternativas (energía eólica y geotérmica por ejemplo) para exportar al resto de los países de la región. La futura incorporación de Bolivia al bloque político-económico del MERCOSUR está estrechamente vinculado a la necesidad de equilibrar la ecuación energética que le permita a los países del MERCOSUR desarrollar los proyectos de infraestructura para consolidar la integración regional.


    Elecciones en Brasil: Victoria de la política

    Tres millones de votos, en un país de 200 millones de habitantes y alrededor de 144 millones de electores, es la diferencia entre Dilma Rousseff del PT y Aecio Neves del PSDB. De esta manera, el PT se consagra como la fuerza política más importante del Brasil. Contabilizará 16 años de gestión y, por lo menos, 4 mandatos seguidos. Las regiones del norte y del nordeste, las provincias con sectores más empobrecidos, con mayor número de sectores populares, afrodescendientes e indígenas, votaron masivamente por el proyecto de Dilma. En cambio, las regiones del sur, las regiones más ligadas a la industrialización y a las tradicionales élites brasileñas, eligieron por Aecio, confirmando un mapa electoral en donde las provincias más pobres votan al PT y las más ricas al PSDB.
    El comisario Romeo Tuma publicó que la solución para los males brasileños está en construir un muro, para impedir que los inmigrantes nordestinos lleguen a Sao Pablo, donde Aécio se impuso con el 65%. El coronel Telhada, de la Policía Militarizada de Sao Pablo, diputado por el PSDB, propuso la independencia paulista, pues no “debemos someternos a este gobierno elegido en el norte y nordeste”.
    Evidentemente, las clases dominantes y el establishment brasileño comprendieron que en un mundo con crisis su tasa de ganancia no está completamente asegurada con un gobierno del PT. Actuaron con insistencia y operaron a través de los medios de comunicación masivos para tratar de desestabilizar la campaña de Dilma en primer lugar y luego de la campaña, el tiempo de la transición. Al igual que en Argentina, los grupos financieros, con sus corridas bancarias y desestabilizaciones económicas intentan disciplinar gobiernos en los que no confían.
    El PT en el gobierno y con Lula como dirigente más importante, demostraron desde 2003, que es posible gobernar el inmenso Brasil por afuera de las élites tradicionales y con el consenso mayoritario de la población brasileña. Y que además, es posible, en ese marco, realizar transformaciones sociales. Bajo las gestiones del PT, Brasil incluyó al mercado de trabajo más de 40 millones de personas (en un país de más de 200 millones) y por primera vez hay más trabajadores formales que informales.
    Fue la campaña más reñida en Brasil desde la vuelta de la democracia (1985), con golpes bajos por parte de los medios concentrados de comunicación (que apoyaron abiertamente al candidato del PSDB) y duros enfrentamientos discursivos entre Dilma y Aecio. Sin embargo, contra la campaña neoliberal de los medios de comunicación que apoyaron al candidato del PSDB se impuso el as que el PT se guardaba bajo la manga: se puso en juego la estructura partidaria de movilización de masas del partido y la figura central de Lula, “el militante número uno de las causas del pueblo y de Brasil”, como dijo Dilma en el festejo luego de conocer los resultados de la elección. Fue justamente la politización y la movilización de las estructuras de poder del partido con sus bases populares lo que le terminó dando el triunfo a Dilma. Repolitizar a las bases petistas y volver a ganas las calles fue la máxima del segundo tramo de campaña. La musculatura política del PT terminó por torcerle el brazo a la campaña mediática de los sectores hegemónicos del Brasil.
    Dilma Rousseff tiene, a partir de ahora, desafíos enormes: en primer lugar gobernar con un Congreso muy fragmentado y conservador (producto de la primera vuelta electoral); y cabalgar la contradicción entre la reforma política y la necesidad de tejer alianzas que permitan la gobernabilidad a los efectos de convertir al PT en la fuerza representativa de las nuevas demandas ciudadanas. El escenario que dejó la elección es variopinto: se confirmó la tendencia al bipartidismo (entre el PT y el PSDB suman el 70 % de los votos); Marina Silva y Aecio Neves sorprendieron (la primera, que parecía incontenible, solamente mantuvo su performance de las elecciones del 2010 y el segundo porque escaló de una intención de voto de aproximadamente el 24% al 33%); tradicionalmente, la estrategia del PT con respecto a las terceras fuerzas era negociar alianzas, estrategia que parece difícil en el marco anti-petista de Marina Silva; el PT ganó en Minas Gerais (Estado provincial del candidato del PSDB) por primera vez, sin embargo volvió a perder en el Estado provincial más importante (Sao Paulo) quedando como tercera fuerza por lejos.
    Las incógnitas más importantes refieren a dos cuestiones principales: en primer lugar el PT tiene el desafío enorme de recrearse como partido de gobierno después de 12 años en la gestión repensando el “presidencialismo de coalición” que negocia espacios territoriales por apoyos parlamentarios en razón de la gobernabilidad; y por otro lado, en el marco de esta dinámica, el desafío de convertirse en un vehículo de canalización de las protestas denominadas “anti-mundial” de junio del 2013.

    Elecciones en Uruguay: Tercer mandato del Frente Amplio

    Dos millones 700 mil uruguayas y uruguayos decidieron en noviembre la continuidad en el gobierno del Frente Amplio frente a las posiciones más conservadoras propuestas por los dos partidos tradicionales del vecino país: el partido Nacional y el partido Colorado. Tabaré Vázquez batió un triple record: ganó por la mayor cantidad de votos desde la vuelta de la democracia en primer lugar, también alcanzó el tercer gobierno del Frente Amplio y finalmente lo logró con mayoría parlamentaria. De esta manera quedó clausurada la hipótesis de “fin de ciclo” que se ventilaba en Uruguay, como asimismo la hipótesis de la “maldición del desgaste de la gestión” y el Frente Amplio aparece como un partido sólido que quebró definitivamente el bipartidismo uruguayo de casi un siglo.
    El Frente Amplio aspiró a una segunda presidencia de Tabaré Vázquez debido a la imposibilidad constitucional de la reelección de José, “Pepe”, Mujica, quien ostenta el 56% de aprobación sobre su gestión, pero que se mantendrá en primera línea de los debates políticos como Senador. En el Congreso el Frente Amplio alcanzó mayorías holgadas. Particularmente, en el Senado, la figura de Mujica se hará notar. Pero además, el MPP (Movimiento de Participación Popular), el sector del Frente Amplio liderado por Mujica, creció con respecto a las elecciones de 2009, alcanzando hoy, alrededor de la mitad de los diputados del Frente Amplio y seis senadores. El Partido Socialista y el Partido Comunista, en tanto, mantuvieron sus bancadas legislativas. Y se abrió un nuevo campo con Constanza Moreira, una de las pre-candidatas a suceder a Mujica, que en el período pasado entró como senadora del MPP y ahora fue con sello propia. Por otro lado, el sector de Danilo Astori, sector más moderado del Frente Amplio perdió bancas en el Congreso, pero volverá a conducir el Ministerio de Economía. En cuanto a organización parlamentaria, parecería que las fuerzas más de izquierda al interior del Frente Amplio han superado su estándar de elecciones pasadas logrando la mayoría al interior del Frente Amplio. Parecería que con esta bancada, las próximas batallas legislativas, proyecto de regulación de empresas de medios y habilitación de la producción minera, serán victorias para el Frente Amplio.
    En el futuro gabinete de Vázquez, que ya nombró en tiempo record, el espectro de las fuerzas políticas representadas es más variopinto. La cuota electoral, manifestada en la composición del Congreso, es la variable que se utilizó en los anteriores gobiernos del Frente Amplio para elegir a los ministros del gabinete. Esta vez, Vázquez dijo que para la colocación de ministros había tenido más en cuenta la experiencia de su primer gobierno. Relaciones Exteriores, Economía y Turismo estarán conducidos por representantes del Frente Líber Seregni. El MPP, la mayor bancada sectorial del Parlamento, se tendrá que contentar solamente con tres carteras ministeriales: Interior, Industria y Vivienda. El Partido Socialista y el Partido Comunista también tendrán sus propias carteras a cargo. Vázquez también repitió ministros de su primer mandato de sectores independientes.
    La composición del gabinete generó tensiones al interior del Frente Amplio, sobre todo en el sector del MPP. Economía que será conducido por Danilo Astori y Relaciones Exteriores, cuyo ministro será Rodolfo Nin Novoa son los ministros más polémicos.
    Todas estas tensiones al interior del Frente Amplio junto con la necesidad de mejorar la infraestructura del país para continuar con el crecimiento son desafíos que la segunda gestión de Tabaré Vázquez tendrá que enfrentar a partir del 1° de marzo del año que viene. El frente externo también será un elemento de análisis constante, ya que el futuro ministro de Relaciones Exteriores y el futuro ministro de Economía ya se han declarado en torno a la “desideologización” de las relaciones internacionales y de la necesidad de empezar con tratados de libre comercio con otros países sin el consentimiento de los miembros del MERCOSUR.

    México: la mantanza de los estudiantes

    Casi un centenar de alumnos de magisterio, llegan en dos autobuses procedentes de Ayotzinapa. Los estudiantes iban a recaudar, como otras veces, fondos para sus actividades. Esto significaba pasar la gorra por sus calles más céntricas, entrar en unos pocos comercios e incluso cortar alguna avenida. En junio del año anterior, tras el asesinato y tortura del líder campesino Arturo Hernández Cardona, los estudiantes habían culpado del crimen al alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y atacado el ayuntamiento.
    La noche del 26 de septiembre, ese grupo de estudiantes fue atacado por la policía, 6 de ellos murieron y 42 siguen desaparecidos y otro fue localizado, los primeros días de diciembre. Alexander Mora Venancio fue reconocido gracias a la gran labor del del Equipo Argentino de Antropología Forense, logrando la identificación de los restos encontrados en un basurero. Esto hizo que los familiares presionen para que las autoridades sigan buscando con todos los recursos de tecnología a los 42 que faltan. Esta historia se ha repetido una y otra vez a lo largo y ancho del país. El gobierno mexicano encubre a estos criminales.
    Desde que comenzó la guerra contra el narcotráfico, México ha sido gobernado por la violencia, donde las agresiones de la policía a estudiantes pacíficos y las ejecuciones extrajudiciales son el pan de cada día. Según presuntos autores materiales ya detenidos, los estudiantes fueron asesinados y calcinados, y después sus cenizas arrojadas a un río. Los pocos restos encontrados fueron enviados a un laboratorio en Austria, para intentar identificarlos, pero los padres de los jóvenes afirman que no dejarán de buscarlos hasta que haya una prueba científica que les demuestre que están muertos.
    Con la consigna “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, el pueblo mexicano salió a la calle para decir basta y terminar con ese círculo de impunidad, recibiendo la solidaridad mundial. Además de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), participaron de las marchas otros sectores como el Frente Popular Social y Ciudadano, la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas, el Frente Popular Francisco Villa (FPFV) y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME). También estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).


    Cumbre del Mercosur: integrarse al mundo, pero unidos

    “Es imposible integrarse al mundo si no se está integrado regionalmente”, así como “no puede haber desarrollo ni crecimiento si no es de carácter inclusivo”, manifestó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la dar apertura a la XLVII cumbre de jefes y jefas de Estado del Mercosur, en la ciudad de Paraná.
    Esta Cumbre se caracterizó por ser menos política que otras, pues el trabajo normativo se centró en regularizar la situación del bloque tras el regreso de Paraguay, y para avanzar en iniciativas de integración que se concretarán en un futuro cercano.
    El eje estuvo puesto en la necesidad de consolidar una “ciudadanía del Mercosur” y en afianzar el modelo regional en contraste a otras formas de integración que se practican en otras partes del mundo. Además se firmaron cinco declaraciones conjuntas y dos comunicados, que incluyeron apoyo a la Argentina en el litigio con los fondos buitre y en su reclamo por la soberanía del Atlántico Sur.
    En esta cumbre estuvieron presentes: como anfitriona Cristina Fernández de Kirchner, el uruguayo José Mujica, el paraguayo Horacio Cartes, el venezolano Nicolás Maduro y la brasileña Dilma Rousseff, además del boliviano Evo Morales, cuyo país es socio adherente del Mercosur y está en trámites para lograr la pertenencia plena.
    Como presidenta pro témpore saliente, CFK  destacó los logros alcanzados por el bloque y defendió el esfuerzo para lograr una inserción en el mundo de forma conjunta. “Nos dicen que el Mercosur es una traba para integrarnos al mundo”, pero “podemos exhibir en los últimos años el mayor grado de apertura e integración al mundo que hemos tenido”, señaló.
    Se vio con gran optimismo el diálogo entre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su par cubano, Raúl Castro, que derivó en el primer acercamiento en más de medio siglo anunciado por ambos, mientras en Entre Ríos se desarrollaba la Cumbre del Mercosur.
    Por su parte, Rousseff, que asumió el liderazgo del bloque por los próximos seis meses –la rotación se hace siguiendo el orden alfabético–, sostuvo que la característica constitutiva de ese espacio es la búsqueda de un “modelo de desarrollo dirigido a la inclusión social” y “la justicia en la distribución del ingreso”. La mandataria, recientemente reelecta, destacó la transformación de la región en “un proyecto ambicioso para alcanzar el desarrollo con integración” y destacó que el comercio entre estos países “tuvo mejor evolución que el comercio a nivel mundial”. También protagonizó el momento emotivo de la jornada al despedir al saliente mandatario de Uruguay, José Mujica, en su última cumbre, a quien le expresó su “emoción por haberlo conocido” y el “agradecimiento por contar con su colaboración.
    También, se realizó la Cumbre Social del MERCOSUR, con la presencia de delegaciones de todos los países miembro, sumándose la delegación boliviana. En la misma se dieron dos días de trabajo en distintos talleres, culminando con un plenario con un intenso debate de los delegados de organizaciones sociales, sindicales, políticas y académicas presentes. Una Cumbre más que aporta a la integración de nuestros pueblos.

    Cuba: se abre una puerta

    Los tres cubanos, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero que estaban presos en Estados Unidos desde 1998, fueron liberados y también, Alan Gross estadounidense Alan Gross, de 65 años, condenado en Cuba por espionaje fue liberado. René González, Fernando González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino, fueron detenidos en 1998 en la ciudad de Miami, Estados Unidos, por dar seguimiento a grupos extremistas que organizaban y financiaban acciones violentas contra Cuba. Los dos primeros ya están en libertad, tras haber cumplido sus condenas.  
    Los tres luchadores antiterroristas cubanos regresaron a casa. Se puso así fin a una flagrante injusticia, que mostró la impunidad del sistema judicial estadounidense. Y Barack Obama, ante el inocultable fracaso de medio siglo de política hacia Cuba, decidió un cambio de rumbo y que si bien tiene muchas dificultades por delante  –para lo cual habrá que lograr que el Congreso derogue la legislación que decreta el bloqueo económico, comercial y financiero de la isla– por lo menos abre la puerta a una serie de cambios que permitirán mejorar las condiciones de vida de la población cubana.
    No es un dato menor que en su discurso Obama haya prometido que enviaría al Congreso un pedido para derogar esa legislación que se interpone como un obstáculo a su pretensión de normalizar las relaciones diplomáticas con Cuba. Porque, ¿cómo se podría conseguir ese objetivo si, al mismo tiempo, se le impone a ese país un bloqueo que ha sido condenado en reiteradas ocasiones por la comunidad internacional en la Asamblea General de las Naciones Unidas, por la mismísima OEA, por la Unasur, por la Celac?
    Pero en cuestiones de comercio y finanzas, los anuncios fueron importantes. A partir de esta apertura, las compañías norteamericanas podrán abrir cuentas en bancos cubanos y los viajeros autorizados podrán usar sus tarjetas de crédito, que los cubanos no aceptaban porque los emisores se negaban a pagarles. Las firmas norteamericanas ya no quebrarán la ley por reunirse con cubanos en terceros países y las empresas del sector telecomunicaciones podrán vender equipos y construir infraestructuras en Cuba.
    El presidente Barack Obama no puede, aun si quisiera, levantar completamente el bloqueo comercial y financiero a Cuba, como reclamó ayer mismo el presidente Raúl Castro. El bloqueo está basado en una serie de leyes que, comenzando en 1963, fueron trabando las relaciones entre ambos países y que no pueden ser derogadas por decreto. Pero Obama anunció ayer una serie de medidas que avanzan, hasta donde se puede por orden presidencial, en la normalización de relaciones. Así, el secretario de Estado John Kerry dijo ayer que va a “revisar” la calificación de Cuba como “Estado que ayuda al terrorismo” que sufre la isla desde el gobierno de Ronald Reagan, en 1982.

    En síntesis

    Terminamos el año con una hermosa noticia, la liberación de los antiterroristas cubanos. Será un largo camino, pero a pesar de las complicaciones que hay que enfrentar es un triunfo del pueblo y el gobierno cubano. Consideramos que es un triunfo, pues más allá de la solidaridad de los pueblos del mundo, Cuba pasó por situaciones muy críticas, ante el bloqueo despiadado que implementó Estados Unidos durante décadas, con la intención de que se rindiera que se sometiera a seguir con la dependencia. Pero, el pueblo cubano con Fidel, ahora con Raúl y con una dignidad extraordinaria no bajó la cabeza y continuó pobre, pero libre. Y hoy tenemos una Cuba, más sólida que nunca, integrada y acompañada por los países de América Latina.
    También tenemos muy buenas noticias al analizar todo este año de América Latina. En los triunfos logrados a nivel electoral, político y económico, en un mundo en que el capital financiero se ha extendido y consolidado mucho más que el productivo: la concentración de la riqueza es mayor que antes, los gastos en armamentos no se han detenido sino que incrementado. La magnitud e intensidad de la ofensiva conservadora, dirigida por la derecha norteamericana y militada por los medios de comunicación masivos, que han sabido perfilar nuevos candidatos y sectores sociales que los representen y expresen electoralmente; alejados de los tradicionales dirigentes de la oligarquía y el establishment.
    Hasta el momento, en Suramérica los conservadores siguen perdiendo a pesar de los intentos de Capriles en Venezuela, de Rodas en Ecuador, de Doria Medina en Bolivia, de Marina Silva o Aecio Neves en Brasil, y Lacalle en Uruguay. Continúan sin ganar elecciones. Las últimas victorias para derrocar a un gobierno progresista sólo las consiguieron con golpes antidemocráticos, tanto en Honduras como en Paraguay. Aún lo siguen procurando con golpes de esos que llaman mercado; en Venezuela con prácticas usureras que someten al pueblo a una inflación inducida; en Argentina con fondos que buitrean, y con devaluaciones forzosas por prácticas especulativas cambiarias o sojeras. En definitiva, sí se puede afirmar que lo que hay en América latina son intentos de restauración conservadora, pero no restauración conservadora.
    Por ahora, el bloque de países progresistas sigue sin perder elecciones presidenciales. El chavismo con Nicolás Maduro en Venezuela, Cristina Kirchner en Argentina (a la espera de lo que pueda pasar el año próximo), Rafael Correa en Ecuador, Sánchez Cerén en El Salvador, Daniel Ortega en Nicaragua, y recientemente, Evo Morales en Bolivia. La última revalidación la obtiene Dilma Rousseff en Brasil, y previsiblemente Tabaré Vázquez en Uruguay. Este año, fue un año muy importante para la consolidación de los procesos populares y de izquierda en América Latina. Por eso podemos decir que este 2014, fue un muy buen año.
     

     

    Icono PDFInforme Anual IDEAL

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.