La agenda cultural globalista, su penetración en el discurso de la izquierda y las verdaderas necesidades de la Región

    Por Instituto IDEAL
    In
    Sep 11, 2017
    0 Comentarios

    La realidad actual resulta mucho mas complicada de lo que parece  a simple vista y las simplificaciones suelen llevar a conclusiones equivocadas, dejando de lado categorías de análisis superadas por los acontecimientos que no son adecuadas para una correcta evaluación de la situación actual. 

    Antes que nada es imprescindible comprender los cambios que representan, en primer lugar aceptar que a partir de los años 70 la arquitectura mundial, basada en el concepto de la primacía del Estado Nación como forma de estructuración internacional, comenzó a quedar obsoleta ante la aparición de un modelo de acumulación que ya no privilegiaba a la producción sino a la especulación financiera a partir de la reproducción del capital, independizándolo de los bienes reales.

    Esta situación da origen a un modelo nuevo que en forma anónima, o al menos bastante reservada, concentra la titularidad de las corporaciones de todo tipo, principalmente las bancarias, bajo el nombre de Fondos de Inversión.

    Estos actores que representan el poder real están entremezclados en una maraña de inversiones entrelazadas donde cada uno tienen una parte de la propiedad de los otros. Esta conformación hace que se concentre en unas pocas manos un poder mayor que el de muchos Estados pequeños y medianos y sean un factor de presión  incontrolable para los propios Estados desarrollados.

    Para este nuevo esquema de poder ya no se necesitan los Estados, en realidad son una limitación a las posibilidades de expansión y acumulación, prefiriendo que la administración real de los negocios pase por sus corporaciones, las plataformas de proyección de su poder. Este esquema requiere generar una estructura global que les permita hacer negocios sin trabas de ningún tipo.

    Para lograr este propósito están desarrollando un sistema de ataque en diferentes planos a los Estados para reducirlos a meras dependencias administrativas. El globalismo tiene como una característica diferenciadora que  es capaz de atacar a diversas regiones simultáneamente en diferentes niveles de acción. Lo que conocemos como guerras por las mentes, de quinta generación (incluso hay autores que hablan de sexta generación) es algo mas profundo y que se aproxima la sumatoria de conceptos como guerra permanente, sin límites y de alcance global.

    El enfrentamiento durante la Guerra Fría con la aparición masiva de armas nucleares cambió las hipótesis de guerra, ya no era posible enfrentar al enemigo en una batalla convencional por el riesgo de destruir la civilización misma, por lo que se desarrollaron as guerras cuarta generación, las llamadas guerras asimétricas que buscaban destruir al enemigo sin un enfrentamiento directo.

    El éxtio de la nueva estrategia se vio cuando EE.UU. y sus aliados consiguieron destruir a la URSS con una implosión, a combinación de diferentes factores como la guerra económica que hizo caer el precio de los productos de exportación soviéticos, el ahogo financiero, las guerras en terceros países que desangraron la economía soviética, la penetración de la inteligencia occidental dentro del aparato estatal y del propio PCUS, la propaganda consumista y la alteración de los valores éticos y morales socialistas fueron demasido para la URSS, que cayó sin un disparo de las fuerzas occidentales.

    Hoy estas acciones han sido sobepasadas, los think tanks anglosajones han elaborado métodos mucho mas sofisticados, definiendo como enemigo ya no el campo socialista sino todo aquel que se oponga a la globalización de las estructuras sociales y económicas. Esta nueva metodología de enfretamiento dirigida a golpear en primer lugar a los nacientes enemigos estratégicos como la China actual y la Rusia de Putin, pero no solo a ellos sino a cualquier adversario potencial como sucede con nuestra región y con cualquiera que intente mantener en pie la estructura Estado Nación.

    Los Coroneles Qiao Liang y Wang Xiangsui de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación de China, elaboraron una obra llamada La Guerra sin Límites en febrero de 1999 (Unrestricted Warfare), donde afirman que esta nueva forma de enfrentamiento consiste en “usar todos los medios disponibles que impliquen el uso de la fuerza de las armas o de medios que no impliquen la fuerza de las armas, de medios que acarreen bajas y de medios que no acarreen bajas, para obligar al enemigo a obedecer nuestros propios intereses”. “Esto incluye la aparición de actores no estatales, que disponen de conocimientos y tecnologías de alto nivel y que pueden llevar a cabo ataques asimétricos con la intención de promover intereses individuales o grupales”. Para el imperialismo no existen límites cuando el fin económico para ellos justifica el uso de todos los medios. El venezolano Roso Grimau resume estos ataques integrados que explotan todas las áreas de vulnerabilidad, de la siguiente manera:

    1. La Guerra Cultural, controlando o influenciando los puntos de vista culturales de la nación adversaria.
    2. La Guerra de las Drogas, invadiendo a la nación adversaria con drogas ilegales.
    3. La Guerra de la Ayuda Económica, empleando la dependencia a la ayuda financiera para controlar al adversario.
    4. La Guerra Ambiental, destruyendo los recursos ambientales a la nación adversaria.
    5. La Guerra Financiera, subvertiendo o dominando el sistema bancario del adversario y su mercado de valores.
    6. La Guerra de las Leyes Internacionales, subvirtiendo o dominando las políticas de las organizaciones internacionales o multinacionales.
    7. La Guerra Mediática, manipulando los medios de prensa nacionales y extranjeros.
    8. La Guerra en Internet, mediante el dominio o destrucción de los sistemas informáticos transnacionales.
    9. La Guerra Psicológica, dominando la percepción de las capacidades de la nación adversaria.
    10. La Guerra de Recursos, controlando el acceso a los escasos recursos naturales o manipulando su valor en el mercado.
    11. La Guerra de Contrabando , invadiendo el mercado del adversario con productos ilegales.
    12. La Guerra Tecnológica, ganando ventaja en el control de tecnologías civiles y militares claves.

    En Siria, en Ucrania y ahora en Venezuela vemos que han empleado muchas de estas áreas, algunas de las cuáles no son nuevas y que podemos identificar fácilmente., sin embargo hay algunas que están relacionadas entre sí y que no son tan fácilmente identificables.

    Las guerras psicológicas están orientadas a quebrar desde adentro la identidad de una nación, quebrando a su pueblo en los aspectos identitarios, en los valores éticos  y morales, los liderazgos políticos, las tradiciones y cualquier otra situación que sirva para debilitar a la sociedad de forma tal de romper su voluntad de resistencia sin necesidad de combatir.

    En algunos casos no lo han conseguido y han debido pasar a la acción directa empleando la fuerza con estrategias que no son abordadas desde este análisis como sucede en Venezuela, estamos en una etapa donde las Guerras Culturales son la clave.

    El mejor ejemplo, el mas directo es observar como las izquierdas regionales, ya sean moderadas o duras, han seguido el camino de las europeas y han sido cooptadas por “retoques” ideológicos sucesivos que las han ido podando hasta despojarlas del carácter anticapitalista, dejándolas casi en una anécdota y compensando la defección con bizantinas discusiones sobre derechos de segunda generación cuando aún ni hemos empezado a solucionar los mas elementales como el derecho a la alimentación, a la seguridad o la salud. No es solamente la confusión entre lo que es una posición política y lo que tiene que ver con puntos de vista ético, moral y hasta religioso, es la destrucción de las bases que le dan a las naciones su identidad para poder ser reemplazadas por valores “universales” que son producto de una cultura global que borra las particularidades de cada pueblo, reescribiendo la historia y de esa manera quebrando la continuidad pasado – presente  que es la base de las raíces populares.

    ¿Quiénes han impuesto entonces estas prioridades? Las ONGs, con sedes en EE.UU. o en la UE. Una vez instalada la nueva política, solo es cuestión de tiempo para que todo tipo de actores sociales la acepten como propia. Guerra cultural, guerra mediática, guerra psicológica y guerra de las leyes internacionales aparecen alineadas. No olvidemos que estas políticas son impulsadas por las Naciones Unidas, que han ido mutando en las últimas décadas y modificando las reglas de acuerdo con la presión de las ONGs originadas en los thins tanks anglosajones, quienes trabajan en la ingeniería social necesaria para encontrar los caminos adecuados para que estas políticas avancen.
    Políticas que van desde las teorías de género hasta el ecologismo radical, pasando por la eugenesia, la eutanasia, el aborto, el veganismo, feminismo y varios ismos mas, tienen un fin: distraer a las mas inquietos de los problemas centrales, como es el tema referido a la concentración de riquezas, ocupando mentes y desgastando energías en temas secundarios al interés de la sociedad. 

    No es casualidad que todos los motores que forman el “sentido común”, desde la televisión, radios y medios gráficos, junto con Hollywood que utiliza todo su potencial en series, películas y estrellas de la música, casi sin excepciones mantienen un cerrado apoyo a estas políticas. Las empresas relacionadas con las redes sociales (Youtube, Facebook, Tweeter, Tumbler, Instagram, etc) tienen una actitud militante en pro de las políticas mencionadas. Sin embargo, sus posiciones a favor de la “libertad” de las minorías y de las libertades individuales, no son acompañadas por la pluralidad de expresiones cuando estas son en otro sentido. 

    La política de Youtube de sancionar impidiendo la monetización, y a en algunas oportunidades cerrando las cuentas, de los mismos youtubers que en otro momento promocionaron, no debe ser pasada por alto. Hay una explicación para el cambio, aquellos adolescentes que tenían millones de visualizaciones hablando de temas menores, en algunos casos comenzaron a hacerse preguntas mas complejas y que podían afectar las políticas “políticamente correctas”, el correctivo entonces apareció. June Lapine (Shoe0NHead) y Chris Ray Gun fueron algunas de las víctimas de la censura. Ni siquiera Blaire White, transexual pero critica de esas políticas, tampoco pudo escapar a  la represión de las ideas diferentes a las que se imponen. Nick Monroe opina que el problema de la monetización (pago) de los videos se realiza por presiones de los patrocinadores (publicistas) que no aceptan lo que no consideran políticamente correcto.

    Los patrocinadores son las grandes empresas y corporaciones, cualquiera sea su rubro, que apoyan sin fisuras todo lo concerniente a los “nuevos derechos”. Amazon, Google, E-Bay HSBC, Starbucs, Citicorp, Apple, Microsoft, Facebook, Nike, UBS, Cisco, Marriot, Adidas, American Express, IBM, NY Times, BBC, DW, Santander, son solo algunas de las que colaboran entusiastamente, la lista completa sería interminable. Dificil entonces es comprender como estas políticas pueden ser consideradas un desafío al Sistema capitalista cuando es lo mas granado de él quien las promueve.

    Los organismos internacionales también actúan en sintonía. Por supuesto que los países occidentales hacen valer su peso para promover políticas que saben que chocan contra la ideosincracia de otras naciones. El uso como herramienta geopolítica es muy claro cuando vemos las acusaciones que se lanzan sobre Vladimir Putin por no avalar la publicidad de algunas de estas políticas o permitir la acción de Ongs y grupos desestabilizadores enancados en estos reclamos, China también sufre las acusaciones al igual que el Islam básicamente chii, razones extrañas hacen que países con monarquías islámicas no sean atacadas. 

    ¿Por qué insistir con políticas que rechaza el mundo entero?, si se exceptúa parte de EE.UU. (grandes metrópolis) y la Unión Europea (con diferencias internas importantes). Seguramente la explicación la encontraremos entonces en promover el enfrentamiento interno en las sociedades que se dividen ante cada uno de estos temas, obstaculizando la unidad necesaria para enfrentar a un enemigo tan poderoso y facilitando la ruptura con la identidad de las propios pueblos que pierden su historia, sus propias raíces que les indican un camino a seguir y los nuevos valores, basados en un individualismo extremo, que los contradicen.

    Guerras mediáticas, psicológicas, cultural y de leyes internacionales combinadas. La aplicación práctica del marco teórico que menciona Roso Grimau en consonancia con lo que denuncian los coroneles Qiao Liang y Wang Xiangsui. Tan éxitosa es esta política que hasta los sectores mas lúcidos políticamente hablando caen en la trampa y se alinean con lo políticamente correcto en una falsa división izquierda-derecha, sin reparar que personajes como Macrón, Obama, Hillary Clinton o David Cameron son grandes impulsores de estas políticas al igual que megamillonarios como Bill Gates, David Rockefeller (recientemente fallecido) o George Soros. 

    El sentido común mas elemental nos dice que algo no está bien si coincidimos con ellos en las políticas que realizan, sin embargo la presión es tal que pocos se dan cuenta de lo que sucede o se  atreven a disentir con la corriente general. Rafael Correa es uno de los líderes regionales que se han atrevido a desafiar estas operaciones políticas y ha recibido severas críticas de los sectores de “izquierda”, lamentablemente no se dio un debate en el campo popular y la mayoría prefiere soslayar el debate y no enfrentarlo, “acompañando” con la vana esperanza de poder reconducir los movimientos sociales cooptados por el liberalismo hacia otros horizontes. Estas políticas han sido desarrolladas con métodos muy sofisticados y redirigirlas es una utopía.

    Estas políticas, las cuales también afectan al pueblo de los propios EE.UU. y de la UE, son una traba al desarrollo de los pueblos en un proceso de lucha. Es necesario una comunión entre los principios, valores y tradiciones populares que han dado identidad a cada uno de los pueblos y para ellos las elite políticas y académicas deben profundizar en lo que está sucediendo, profundizar los estudios desde una perspectiva propia y no colonizada, con un objetivos claro de emancipación, impidiendo que avance la desestructuración de las sociedades. Los valores liberales propuestos por la globalización apuntan  a profundizar la vida en solitario, destruyendo los lazos solidarios primarios como los familiares o vecinales. 

    Cuando analizamos los sucesos geopolíticos debemos dejar de lado las visiones voluntaristas o consideraciones de corte moral para poder considerar los hechos crudamente, su influencia y propósito dentro de una análisis general.

    Es secundario el hecho de estar a favor o en contra de las políticas de derechos de segunda generación, lo indispensable es comprender cuál es el objetivo real dentro de la política cultural globalista. 

    Los grandes intereses que alimentan el poder real desarrollan sistemas de penetración sumamente sofisticados y, así nos parezcan justos o no, la ingeniería social resultante debe identificarse y entenderse dentro del marco en que fue creada y su propósito real, mas allá de los enuenciados por mas loables y bienintencionados que parezcan. Es fundamental identificar a los diferentes actores y sus intereses, para poder trazar un cuadro general de la situación sobre la cuál debemos pronunciarnos.

    Cualquier intento de combatir a los Macri, si no se tiene en cuenta  esto, terminará frustrado porque Macri, en realidad, es eso mismo que se describió como políticas de segunda generación, sus jefes son el globalismo y la cultura que propone es la que hace una base necesaria para la aceptación del capitalismo financiero globalista, que necesita de la construcción de  un ser individualista, egoísta, materialista y hedonista que acepte gustoso el sálvese quien pueda propio de la sociedad capitalista. En el mejor de los casos cambiaremos el nombre, la cara visible, pero no la política de fondo.

    Marcelo Ramírez 
    Analista geopolítico
    Director de Contenido de Asiatv 
    Miembro del Ogeoc

     

  • Otras notas

    Por Marcelo Ramírez / La realidad actual resulta mucho mas complicada de lo que parece a simple vista y las simplificaciones suelen llevar a conclusiones equivocadas, dejando de lado categorías de análisis superadas por los acontecimientos que no son adecuadas para una correcta evaluación de la situación actual.
    Por CiudadCCS / Uno de los temas prioritarios para la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional Constituyente en sus primeras sesiones de trabajo será considerar la propuesta presentada ante el poder originario por el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, de replantear el desarrollo de los motores de la economía, como parte de la transición entre el modelo rentista petrolero que ha imperado en el país en más de un siglo, y un modelo productivo.
    Por Adriana Rossi / Crimen organizado, terrorismo, injerencia de Rusia, China e Irán que socavan valores compartidos por Estados Unidos y el resto del continente, son las amenazas que hay que enfrentar en América Latina de acuerdo a la óptica estadounidense. Por ello el Comando Sur se propone recuperar protagonismo conformando redes militares y de inteligencia con las demás agencias estadounidenses y con los países socios y aliados en una proyección regional y extracontinental que encubre un juego de poder a nivel mundial en el que se verían envueltos los países de América Latina y el Caribe.
    Por Martín Granovsky / La sesión de jefes de Estado y la cumbre social por separado. Por primera vez en 11 años el Gobierno no quiso integrar a las organizaciones sociales en una cumbre del Mercosur. En Mendoza habrá dos encuentros con un solo participante común: Evo Morales.