Una nueva batalla en Venezuela: ¿quién ganó?

    Por Marco Teruggi
    In
    Abr 22, 2017
    0 Comentarios

    Del lado del chavismo el presidente Nicolás Maduro había denunciado la luz verde dada por Estados Unidos para el Golpe, activado un plan especial ante la amenaza -el Plan Zamora-, varios grupos preparados para caotizar la movilización habían sido arrestados, y el chavismo se preparaba para movilizar en todos los puntos del país.
    Es necesario entender el escenario en el cual se desarrolla la confrontación en Venezuela para realizar balances sobre las sucesivas jornadas de calle. Si se cuenta desde el inicio de este nuevo ciclo -que comenzó el 30 de marzo- la movilización del 19 fue la séptima que encabezó la derecha. Si se mira hacia atrás es el segundo intento insurreccional desde el mes de octubre pasado, y si se analiza desde el inicio de la presidencia de Nicolás Maduro, se trata del cuarto intento. Un promedio de uno por año.

    Estas fechas son cuando pueden quebrarse correlaciones de fuerza, darse vuelcos catastróficos. Son los momentos en los cuales el Golpe de Estado en permanente desarrollo se torna visible. Esta vez brillaba de tan nítido: Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, había realizado un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), el Departamento de Estado de los Estados Unidos había emitido un comunicado contra el Gobierno de Venezuela, y 11 países del continente habían firmado una declaración conjunta contra del Gobierno. ¿Qué más hacía falta?

    Existían varias hipótesis acerca de lo que podía pasar y desencadenar la tragedia. La más fuerte era que grupos de la derecha -entrenados, armados y financiados- se introdujeran en el oeste de la ciudad -zona por excelencia del chavismo- para iniciar confrontaciones y desatar enfrentamientos entre civiles. Eso hubiera significado la apertura de una escalada de final incierto y peligroso, un escenario favorable a la derecha empecinada en caotizar el país hasta el borde de la ingobernabilidad para pedir a gritos la intervención extranjera. Si eso era antes una idea que podía parecer lejana, desde el bombardeo norteamericano a Siria, Afganistán y las dos declaraciones contra Venezuela en una semana, ya no lo es.
    Los peores augurios no tuvieron lugar: el tablero estaba medido y controlado -dentro de los márgenes de lo posible. Al menos que sucediera la hipótesis anteriormente descrita, o un repentino llamamiento de un sector de la Fanb, era difícil que se diera el vuelco. En cuanto a un posible alzamiento popular este estaba descartado así planteadas las cosas: cuando la gente, las barriadas, se alzan, simplemente lo hacen, no lo anuncian durante días.

    ***
    Es necesario entender el escenario, porque entre intento e intento insurreccional -como este- se desarrolla el corazón de la estrategia contrarrevolucionaria. Lo que existe en Venezuela, contra su Gobierno y el pueblo, es un proceso de asfixia que cubre todos los flancos. Se trata de un nuevo tipo de guerra que no se anuncia, no se reconoce, no tiene generales visibles, pero es tan real como las otras. Una de sus complejidades reside justamente en que hay que acorralarla hasta poder nombrarla: se esconde, es cobarde, y en su accionar inunda los cotidianos de la gente, no deja punto de fuga ni de descanso. Todo queda subsumido bajo su lógica.

    Todo: la economía, la comunicación, la geopolítica, las fronteras, la violencia, la calle, las relaciones entre la gente. Se trata de una combinación de golpes de asfixia con golpes insurreccionales. Los primeros operan sobre el día a día, generan lentamente las condiciones. Los segundos aparecen cuando los autores del plan creen que existe un cuadro maduro para recoger el agotamiento/odio/rencor acumulado, y la fragilidad permite un quiebre. Así sucede, en alternancia. Por eso estas fechas son las de la salida a la superficie de la guerra. El resto de los días, semanas, y meses, trabaja en las sombras.

    ¿Quiénes son los autores del plan? En orden de importancia se encuentran primero los Estados Unidos. Esta nueva metodología de guerra es parte de su estrategia. La han aplicado en varios países claves: Siria, como caso más claro y reciente. Luego viene la derecha nacional, junto con las del continente. Estas últimas pueden ocupar el lugar público del ataque como una forma de presionar desde un lugar de fuerza intermedia. Esto ha sido, por ejemplo, la declaración de los 11 países el pasado lunes. La pinza aprieta por todos lados.

    ***
    ¿Quién gana entonces en una fecha como la del 19? Quien logre conducir el escenario al desenlace deseado. En el caso del chavismo a la paz, en el caso de la derecha al desborde que conlleve el caos. Visto así se trata de una victoria chavista. En particular porque en el caso de este 19 el despliegue de fuerzas chavistas fue multitudinario. Si la derecha se planteaba disputar Caracas, la realidad indicó que necesita más. Su base social actual es grande pero insuficiente para un objetivo de esa magnitud. Sin un crecimiento hacia las barriadas, le será muy difícil ocupar la capital como habían planteado hacerlo -el plan era 26 puntos de salida.

    En los balances públicos los voceros de la derecha dirán lo contrario: ellos fueron miles y miles y el chavismo tan solo un puñado. De eso trata la disputa por el sentido. Quien logre convencer gana. Dicen, por ejemplo y sin pruebas, que el joven muerto en el barrio de San Bernardino este 19 fue responsabilidad del Gobierno, de sus presuntos grupos armados, un hecho que hubiera sido para amedrentar a quienes se movilizaban. Quienes tienen memoria -y recuerdan por ejemplo que Julio Borges encabezó el Golpe de Estado del 2002- saben que la derecha ha utilizado como modus operandi el asesinato con francotiradores en los momentos de agudización de la confrontación. ¿Este fue el caso? No se sabe. Tampoco en el caso de la joven muerta en San Cristobal. Las investigaciones, informó el vicepresidente, están en marcha. Este escenario de sangre e imágenes viralizadas solo le favorece a la derecha y a los titulares tremendistas que posiciona en el mundo.

    Todo está en desarrollo. La derecha convocó nuevamente a las calles para este jueves 20 de abril. No resulta claro con qué fuerza y con qué método piensan quebrar la correlación de fuerzas: tal vez no sea ese el plan, sino el de desgastar y presionar. Van a seguir, eso es seguro, y presentándose como víctimas de una represión. Quien transite las calles de Caracas, entre a las zonas de conflicto, verá que lo que existe son grupos de choque de la derecha -a la vanguardia de las columnas o en focos aislados- que van en búsqueda de la confrontación para generar las imágenes internacionales. Las necesitan, son una pieza clave del andamiaje comunicacional.

    Venezuela es un gran laboratorio de las nuevas formas de la guerra. Comprender cómo se mueve es clave para pensar los balances de estas jornadas. Permite entender que los ataques son constantes, y que no deberá sorprender más violencia de la derecha, incendios de instituciones, declaraciones de agresión internacional disfrazadas de preocupación. Se trata del objetivo número uno del imperialismo en el continente. No descansará hasta tener el control directo sobre los recursos naturales y el poder político.

  • Otras notas

    Por Marcelo Ramírez / La realidad actual resulta mucho mas complicada de lo que parece a simple vista y las simplificaciones suelen llevar a conclusiones equivocadas, dejando de lado categorías de análisis superadas por los acontecimientos que no son adecuadas para una correcta evaluación de la situación actual.
    Por CiudadCCS / Uno de los temas prioritarios para la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional Constituyente en sus primeras sesiones de trabajo será considerar la propuesta presentada ante el poder originario por el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, de replantear el desarrollo de los motores de la economía, como parte de la transición entre el modelo rentista petrolero que ha imperado en el país en más de un siglo, y un modelo productivo.
    Por Adriana Rossi / Crimen organizado, terrorismo, injerencia de Rusia, China e Irán que socavan valores compartidos por Estados Unidos y el resto del continente, son las amenazas que hay que enfrentar en América Latina de acuerdo a la óptica estadounidense. Por ello el Comando Sur se propone recuperar protagonismo conformando redes militares y de inteligencia con las demás agencias estadounidenses y con los países socios y aliados en una proyección regional y extracontinental que encubre un juego de poder a nivel mundial en el que se verían envueltos los países de América Latina y el Caribe.
    Por Martín Granovsky / La sesión de jefes de Estado y la cumbre social por separado. Por primera vez en 11 años el Gobierno no quiso integrar a las organizaciones sociales en una cumbre del Mercosur. En Mendoza habrá dos encuentros con un solo participante común: Evo Morales.